Esto no es lo que parece… Señor Juez.

Esto no es lo que parece… Señor Juez.
En verdad, parece que los hechos se tornan según los fiscales en mi contra y que la prensa,
(sotovoce : ¡Que Dios les perdone!)
ha venido contando muchas cosas que me involucran en el asunto. Pero en realidad, yo no estoy aquí para hablar de ellos, o de algunos de ellos, que solo tratan de incomodarme.
Su Señoría comprenderá que esto de venir aquí a contar todo eso me resulta muy incómodo, con todo lo que tengo que hacer. Y además no me han acompañado los técnicos de imagen, que tienen aprendido el protocolo de cómo hacerme fotos, y de todo eso. Es tan pesado todo esto…
Verá Su Señoría: Aunque la cita la ha puesto V. S., y que por ello he tenido que aplazar otros asuntos urgentes, deberá anotar que lo he hecho por mi propia voluntad, sin apremios ni arrestos. Porque, insisto, todo esto no es lo que parece, y puede explicárselo tomando un café.
Los tiempos están muy agitados, y con las prisas se pueden olvidar algunas cosillas, o pasarlas por alto. La actividad de mis cargos resulta tan dinámica, que suelen colarse algunas tonterías, de las que luego ni siquiera puedo acordarme. Total, aunque estoy en este puesto porque me votaron, debo dar cuentas primero a los del partido. Ya se encarga la maquinaria de explicarlo a esos. De aquí a cuatro años, todo esto habrá pasado y como les habremos contado todo lo que decimos que queremos hacer, y se lo habrán creído…
/al oido: -Porque, créame V. S. Se lo creen todo y nos votarán/.
En fín. Su Señoría disculpará que no pueda dedicarle más tiempo, y esto solo es una cordial visita de cortesía. Y si no es mucha molestia para V. S., le ruego sea breve en decirme para qué me ha llamado, insistiendo, créame, en que todo eso no es lo que parece.

Día mundial de la radio: Marconi, Flammarion y H. G. Wells

El Liberal de Murcia, 27 de febrero de 1906
La prehistoria de la radio está marcada por los trabajos de Marconi, quien “inventó” la tecnología capaz de transmitir señales mediante ondas hercianas. Desde 1904, técnicos enviados por el inventor italiano trabajaban activamente en el puerto de Cartagena para instalar aparatos en los barcos de la marina de guerra española. A finales de ese año habían instalado una pequeña antena junto al faro de Cabo de Palos.
La electricidad, a principios del siglo XX, era el centro de numerosas investigaciones, ya que en todos los terrenos científicos se trabajaba en sus posibles aplicaciones.
En este sentido cabe mencionar que el cine tal y como lo conocemos pudo no llegar a ser, puesto que desde algunos centros experimentales se habían establecido las bases para poder transmitir imágenes en movimiento mediante las ondas: La televisión.
Camille Flammarion, hermano del fundador de la importante editorial, fue un apasionado astrónomo y difusor de la cultura en Francia. Apasionado estudioso del planeta Marte, probablemente debió quedar impresionado por la novela de H. G. Wells”: La Guerra de los mundos”.
TELEGRAFÍA INTERPLANETARIA.
Los periódicos de ambos hemisferios publican, desde hace algunos meses, una noticia sensacional, acerca de cuyos términos me pida alguna explicación. Parece que se trata de que en un punto de las Islas Británicas llamado cabo Clear, donde Marconi tiene instalada una estación de telegrafía sin hilos, se recibe diariamente entre doce y una de la madrugada un mensaje, siempre el mismo, que todavía no ha podido ser descifrado.
No se ve en él palabra alguna de lenguaje terrestre conocido. La señal misteriosa permanece incomprensible. Se agrega que el sabio inventor de la telegrafía sin hilos, ha dado a entender que puesto que el mensaje no corresponde a ninguna lengua terrestre, quizá sea enviado por habitantes de Marte.
La idea es original, pero inverosímil. De toda suerte convendría saber con exactitud lo que ha sido observado. Quizás se trata de un trastorno debido al magnetismo terrestre y a la electricidad atmosférica. Como quiera que Marconi se ha abstenido de toda comunicación personal sobre el asunto, es probable que no le conceda gran importancia.
Por otra parte, también convendría saber lo que hay de verdadero en el origen de esta historia, en qué época comenzó el misterio, cuanto tiempo ha durado y si verdaderamente la perturbación se ha producido a una hora fija de la noche. Al pasar por la trasmisión sucesiva de los periódicos de los diversos países, los hechos más sencillos se transforman, se deforman, se metamorfosean de la manera más extravagante.
Y desde luego, el hecho de que los habitantes de Marte hayan escogido esta año de 1906 para entrar en relación con nosotros, reviste evidente aspecto de imposibilidad; porque hemos permanecido desde hace un año a la mayor distancia los unos de los otros, habiéndose alejado el planeta Marte por el otro lado del Sol. Es de creer que no habría de escogerse tal situación para l’entante cordiale. Si nuestros vecinos del cielo tratan de comunicar con nosotros, las épocas más propias para tales ensayos de telegrafía interplanetaria serían las épocas de mayor aproximación, tales como Mayo de 1905 o Julio de 1907; pero el año de 1906 nada vale para ello.
Por otra parte, ¿cómo es posible que se haya recibido ese mensaje martiano todos los días entre doce y una de la madrugada, no hallándose el planeta por encima de nuestro horizonte, sino estando por el contrario bajo la Tierra?
Todo nos induce, pues, a creer que los habitantes de Marte no han intervenido para nada en este asunto.
Si como lo afirman varios periódicos científicos, la señal recibida consiste en tres puntos (…) lo que representa el l,s de Marconi, podemos recordar que los aparatos Morse, en tiempo de fuerte tensión eléctrica, dan precisamente ese signo de tres puntos (no masónicos) por lo cual podemos pensar que la electricidad atmosférica, como decíamos más arriba, es la verdadera causa de todo. La regularidad periódica, continúa de todas suertes constituyendo un problema.
Hasta lograr más amplia información, debemos pues, guardar una prudente reserva. Pero la cuestión no pierde por ello interés. No crean ustedes que es de ahora ni mucho menos.
La primera idea de una comunicación con otro mundo, tomó a la Luna como primera etapa. Ya hace mucho tiempo, en 1862, escribía yo en mi obra “La pluralidad de los mundos habitados” que en sus explicaciones de astronomía dadas veinte años antes en el Observatorio de París, recordaba Aragó que un geómetra alemán había propuesto se instalasen en un vasto espacio de terreno cierto número de espejos metálicos, reflectores de la luz del Sol, y dispuestos siguiendo figuras geométricas, tales, por ejemplos, como el  cuadrado de la hipotenusa. Por poco inteligentes que fuesen los habitantes de la Luna (decía el geómetra alemán) reconocerían sin trabajo que esas figuras geométricas regulares no debían ser efecto de la casualidad, sino obra de los habitantes de la Tierra. De aquí a pensar que ellos podrían a su vez trazar figuras de la misma índole, no había más que un paso. Y de este modo una primera comunicación óptica, en lenguaje geométrico, podría establecerse entre ambos mundos.
Esta idea, que yo puse en circulación hace más de 40 años, ha sido repetida después otras veces y aplicada con preferencia al planeta Marte, al que tan magníficamente nos han aproximado las conquistas del telescopio. La vida intelectual parece hallarse hoy en su apogeo en ese mundo vecino, y no es absurdo que allí ensayan desde hace miles de años el dirigirnos señales que aún no somos aptos para comprender. La Ciencia es, en efecto, muy reciente en nuestro globo. No hace más que unos 200 años del comienzo de nuestras observaciones de Marte con instrumento de óptica y de su estudio geográfico y meteorológico, y aún en nuestra época, sólo un pequeño número de hombres siguen esos trabajos con asiduidad. Los martianos (s), más avanzados que nosotros en su evolución, pueden haber imaginado desde largo tiempo diversos modos de comunicación, a los cuales permanecemos extraños y estimarán que la humanidad terrestre no es muy fuerte desde el punto de vista intelectual.
Varias veces, es verdad, hemos notado en dicho planeta puntos luminosos que han dado la impresión de señales a imaginaciones un poco vivas, pero la observación atenta de esos puntos ha mostrado que se trataba de fenómenos naturales: nieves y nubes.
Nuestros progresos en Geografía Marítima han sido tan rápidos desde hace unos 20 años, que cabe esperarlo todo. No conviene, sin embargo, exagerarlo, como ha hecho una de mis lectoras, Mme. Guzmán, que al legar a la Academia de Ciencias la cantidad de 100.000 francos para premiar a quien encuentre el medio de comunicar con un astro, ha exceptuado al planeta Marte, pensando, sin duda que esto ha de ser cosa pronta y fácil.
La Academia ha aceptado este premio y ha hecho bien. El ilustrará durante largo tiempo el nombre de Guzmán, porque si alguna vez se llega a establecer una primera comunicación, es probable que sea precisamente con Marte. De modo que la adjudicación del premio es problemática.
Felizmente los intereses de esa suma se entregan en beneficio de los progresos astronómicos. Ya logró alguna protección a cuenta de esto Mr. Perrotín, el malogrado director del Observatorio de Niza.
Pero es este un caso notable de extravagancia. Poner fuera de concurso al único planeta que se halla en situación de responder, es el colmo de la originalidad. La humanidad terrestre es verdaderamente curiosa, aun en lo que sube del término medio corriente.
Mi amigo Carlos Crós imaginó y propuso un ingenioso procedimiento de comunicación con los planetas, que puede leerse en detalles en un pequeño libro titulado “Excursiones por el cielo”, y que consiste en la trasmisión de una serie de haces luminosos suministrados por un intenso foco eléctrico y dirigidos por medio de espejos parabólicos.
Así se crearía en la Tierra una estrella artificial, que vista desde Venus o desde Marte, tendría el brillo de una estrella de octava magnitud. Las señales se harían con intermitencias rítmicas de destellos simples, de destellos dobles, de destellos triples, etc., etc., de tal suerte, que los observadores de Venus o de Marte no podrían atribuirles un origen natural volcánico o de orden semejante, sino un fin intencionado e inteligente.
Así podría realizarse una primera comunicación del Cielo con la Tierra. La idea es ingeniosa, como cuanto salía de aquel cerebro ardiente. (Generalmente se ignora que Carlos Crós fue el inventor del fonógrafo y de la fotografía de los colores.) Pero se nos antoja que rozamos una utopía al pensar que los ciudadanos de nuestro planeta tienen otras cosas en que ocuparse antes de acudir a los otros mundos.
No es obligatorio, sin embargo, que hayan de permanecer siempre adheridos como ostras a su roca, y quizás algún día un fenómeno inesperado elevará sus miradas y sus espíritus hacia la solución del problema. ¿Quién hubiera podido prever el análisis espectral de los cuerpos celestes, por virtud del cual los elementos constitutivos de las estrellas, situadas a millones y millones de kilómetros, son hoy determinados en los Observatorios? ¿Quién hubiera podido prever los rayos X, que permiten á un operador fotografiar el esqueleto de una persona el través de sus carnes y de sus vestidos? No neguemos nada. Esperemos.
La perturbación magnética o eléctrica de los aparatos Marconi probablemente no hace adelantar nada en la cuestión, pero nos incita a pensar que quizás un día la humanidad de nuestra isla flotante no quedará ya aislada de sus hermanas del espacio.
Camille Flammarion.

 

Gabriel Celaya: En la raíz

170211Gabriel Celaya: En la raíz
¡Cómo llama la tierra mojada,
las larvas, las raíces,
todo el peso del hermano
de sombra que en mí habita!
Es inútil que el viento nos empuje,
que en su rápida huída
surjan los cuerpos radiantes
y un ansia que ilumina todo el cielo.
La Sangre está abrasada.
Un amor transparente no la sacia.
En el oscuro
llanto del hombre hay más deseo.
La fuerte embriaguez, quizás la muerte,
¡dámela hermano de sombra!
¡dámela, tierra que mueven
terribles y secretas, las raíces!
¡Dame ese fuego nocturno!
¡Date ya en lo oscuro!
(No digáis que destruyó.
¡También crecen las plantas bajo el cielo!)

Tornel y La Candelaria

3 de febrero de 1915
Febrero tiene sus fiestas, como todos, pero tiene unas fiestas cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos, que no las tiene ninguno: me refiero o las fiestas del Carnaval.
Ya hemos pasado la fiesta de la Candelaria, con sus candelas amarillas, sus tórtolas, su tortada y su procesión, cosas simbólicas de la Purificación de la Virgen.
Hoy la fiesta de San Blas, en la misma iglesia de Santa Eulalia, en cuya plaza continua la verbena de ayer, con mucho concurso de pobres chicas, mucho confetti, muchos cordones de San Blas, muchos empujones.
Es la tradición, que obliga a celebrar esa fiesta sin serlo y sin haberlo sido nunca.
Los frailes trinitarios, que vivían donde hoy está el Museo y el primer grupo de Escuelas Graduadas, fueron los primeros que hicieron y vendieron cordones benditos del santo, pero luego les sucedieron los industriales; ello es que todavía son artículo de comercio y remedio contra males de la garganta, a pesar de tanto específico como hay contra la tos, preconizados con el célebre: sí toseis, tomeis…
Algo a menos ha debido venir esta mercancía, porque ya no la ostentan las mozas bizarras de la huerta ni de los barrios, que eran las que se ponían sobre el pecho esos cordones majos, de sedas e hilillos de plata y oro y con un santo de barro, de regular peso, obra de arte y de piedad, hasta cierto punto; pero porque haya venido a menos, en el concepto popular, no dejan de salir al mercado, de todas clases y precios.
Bueno es siempre la piedad y el pedir con fe lo que necesitamos en nuestras enfermedades, es, por lo menos, un consuelo; pero desde que la gente ha visto que la difteria, que tantas angustiosas muertes causaba en los niños, ha sido vencida por el suero antidiftérico, ni se atiene a brujerías, ni a sortilegios, ni a supersticiones, sino al específico proclamado en todo el mundo. Y esto sin faltar a nada ni faltarle a nadie.
Quiero decir que hasta en estas fiestas populares, como tengan algo de tradicional, se ve cómo el progreso verdadero se va extendiendo en todos las clases y se van borrando viejas rutinas, hijas de la ignorancia o de la falta de medios con que defenderse de los males.
Tampoco se dice ya el conocido refrán:
Si la Candelaria plora
el invierno fora.
porque ha sucedido ya llover abundantemente es ese día y continuar el frío.
Una efemeride tiene este mes muy interesante, condensada en una copla popular que dice:
Del día dos de Febrero
memoria nos quedará:
a las doce de la noche
se quemó la Catedral.
Yo recuerdo haber visto, al día siguiente del famoso incendio, muchos santos del retablo del altar mayor, carbonizados en medio de la plaza de Belluga.
Aquella noche hubo en Murcia el mismo terror que la noche de la riada de Santa Teresa.

 

 

Cartagena: Molinos y vientos

170131Los molinos de viento cercanos a Cartagena quedaban parados e inoperantes durante semanas por la falta de aires. En todas las Ciudades, Villas y Lugares, la gestión del acopio de granos y su transformación en harinas era fundamental, ya que esta era la base de la alimentación, tanto en las panaderías como en la elaboración de aletrías, fideos y sémolas, bizcochos, pastelería y confitería.
La actividad molinera más afianzada por su continuidad era la realizada en Aljucer, inmediato a Murcia, pero a más de cinco leguas de Cartagena. Tener que llevar los granos a esa distancia conllevaba el aumento del precio de los productos mencionados por los gastos generados por el transporte.
Cartagena, diciembre de 1727
El Sr Dn Joseph Mrz, patron del Posito, dixo que por la falta de aires que ay y porque no llegase el caso de que faltase la arina para este publico, le fue presizo, con notizia que paso al Sr Theniente Correxidor, ymbiar con la maior prontitud a los molinos de Murzia 100 fªs de trigo y continuar en el dia de oy con otra remesa. Y aviendo llegado ya dhª arina la primera y que de ella es preziso dar a los panaderos esta tarde, aviendo sido el coste del trigo a 17 Rls la fanega, agregandose el gasto de la conduzion a Murzia y demas acostumbrados. Por lo que es nezesario que esta Ciudad arregle el precio y peso que a de tener la arina y peso del pan, lo pone en su notizia para que resuelva lo que combenga.

 

The NY Times y Trump

THE NEW YORK TIMES 27 de enero de 2017
Los alcaldes de las ciudades santuario desafían la orden sobre inmigración de Trump
Por LIZ ROBBINS
Varios neoyorquinos participaron el miércoles en una protesta en Washington Square Park, organizada por el Consejo de Relaciones Islámico-Americanas.
Los alcaldes de varias ciudades estadounidenses reaccionaron con ira, el miércoles, cuando el presidente Trump firmó una orden ejecutiva que sostiene que se frenarán los fondos a los municipios que no cooperen con los oficiales federales de inmigración.
Los funcionarios de Nueva York, Los Ángeles, Chicago y ciudades más pequeñas como New Haven, Siracusa y Austin, dijeron que están preparados para librar una larga batalla.
“Vamos a defender a nuestra gente sin importar de dónde hayan venido, sin importar su estatus migratorio”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa que ofreció con otros funcionarios de la ciudad.
En Chicago, el alcalde Rahm Emanuel declaró: “Quiero ser claro: seguiremos siendo una ciudad santuario. No hay extraños entre nosotros. Si eres de Polonia o Pakistán, si eres de Irlanda, India o Israel, y si eres de México o Moldavia, de donde vino mi abuelo, eres bienvenido en Chicago para perseguir el sueño americano”.
La orden de Trump se enfoca en lo que se conoce como condados y ciudades santuario que, por lo general, no cumplen con las solicitudes federales de detener a los indocumentados a los que se ha arrestado por cargos no relacionados con su estatus migratorio y entregarlos a las autoridades federales para su posible deportación. La orden de Trump señala que las jurisdicciones que se nieguen a cumplir “no son elegibles para recibir subsidios federales, excepto que se considere necesario para propósitos de hacer cumplir la ley”.
Sin embargo, aunque la postura de Trump es amplia y mordaz, es poco claro qué tan grandes pueden ser los recortes de fondos. En este año fiscal, la ciudad de Nueva York espera recibir 8,8 mil millones de dólares de fondos federales para distintos programas como los de educación y transporte, y así completar su presupuesto anual de 84,8 mil millones de dólares. La capacidad del gobierno para detener los fondos federales es limitada, dijeron los consejeros legales del alcalde De Blasio.
Según el Centro de Recursos Legales para Inmigrantes, al menos 39 ciudades y 364 condados del país se consideran jurisdicciones santuario pero hay variaciones sobre cuánto restringen su cooperación con las leyes migratorias.
San Francisco protagonizó el debate sobre las políticas de las ciudades santuario después del asesinato de Kathryn Steinle, una residente de la ciudad, ocurrido en julio de 2015.
Steinle tenía 32 años cuando Juan Francisco López Sánchez, un inmigrante mexicano que no tenía papeles para residir en Estados Unidos de manera legal, le disparó y la mató. López tenía antecedentes criminales así como una historia de abuso de heroína, y se le había deportado a México por lo menos cinco veces.Durante la campaña, Trump se aferró a la muerte de Steinle como “solo un ejemplo más de por qué debemos asegurar nuestra frontera de inmediato”.Una demanda interpuesta por la familia Steinle ante la corte federal en mayo culpa a Ross Mirkarimi, quien en ese entonces era sheriff del condado de San Francisco, por emitir un memorando que le ordenaba a su equipo cortar toda comunicación con las autoridades federales migratorias, según los documentos de la corte.Los abogados argumentan que ese memorando contradecía la ley federal y “sobrepasaba su autoridad”. Después de que Trump firmó la orden, el alcalde de San Francisco, Ed Lee emitió una declaración coordinada con Liccardo y la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf.“No cederemos ante amenazas ni teatralidad política”, dijo Lee. “Unida, el área de la bahía permanecerá fiel a nuestros valores de inclusión, compasión, igualdad, y estaremos juntos contra todos y cada uno de los esfuerzos por dividir a nuestros habitantes, nuestras ciudades y nuestro país”.