Gabriel Celaya: En la raíz

170211Gabriel Celaya: En la raíz
¡Cómo llama la tierra mojada,
las larvas, las raíces,
todo el peso del hermano
de sombra que en mí habita!
Es inútil que el viento nos empuje,
que en su rápida huída
surjan los cuerpos radiantes
y un ansia que ilumina todo el cielo.
La Sangre está abrasada.
Un amor transparente no la sacia.
En el oscuro
llanto del hombre hay más deseo.
La fuerte embriaguez, quizás la muerte,
¡dámela hermano de sombra!
¡dámela, tierra que mueven
terribles y secretas, las raíces!
¡Dame ese fuego nocturno!
¡Date ya en lo oscuro!
(No digáis que destruyó.
¡También crecen las plantas bajo el cielo!)