Tornel y las naranjas

13 de diciembre de 1914.- Diario de Murcia.

41208
Las huertas murcianas habían cambiado su fisonomía y del cultivo de la seda, cuya demanda había bajado estrepitosamente después de varios asuntos de adulteración, sólo quedaban pequeñas parcelas de moreras. La naranja era el producto estrella. Las coplas populares, hoy tan recordadas, lo mencionan:
“Naranjos que hablan de marchas nupciales…”
por la costumbre de que en las bodas la novia debía llevar una flor de azahar.
Los empresarios tomaron la iniciativa ante la ausencia de apoyos y ayudas del gobierno central. No debe olvidarse que el maestro Tornel, entre otros cargos, era Secretario de la incipiente Cámara de Comercio.
Exportadores.- Ayer se reunieron en el Ayuntamiento los exportadores de naranjas de esta ciudad y de otros pueblos de la provincia con el objeto de acordar medios con que defender su industria. No perdieron el tiempo en vanas discusiones.
Convinieron en el propósito y se constituyeron en asociación, nombrando una junta directiva que los represente, los dirija y haga los trabajos conducentes a favorecer la exportación de tan preciado producto.
No acordaron poner telegramas ni a los representantes en las Cortes ni al Gobierno ni a nadie. Se propusieron ayudarse ellos a si mismos; y como este es el modo más efectivo y más práctico de conseguir lo que se necesite, pues hasta Dios dice: Ayúdate y te ayudaré. Creo que los exportadores van por buen camino.
Cuando yo estuve hace pocos días en Cartagena, me llamó la atención un gran número de cajas de naranjas que había depositadas en un cobertizo del muelle y me dolí de no verlas cargar, porque todo retraso en este asunto es un perjuicio para el género y una rémora para los giros y pagos y demás operaciones mercantiles. Y ahora he visto que los exportadores se quejan de estos perjuicios y tratan de remediarlos.
La naranja es hoy una riqueza de esta Huerta.
Los huertos se han aumentado de modo tan considerable y es tal la producción de este rico fruto, que si no se exportan llevándolo a las grandes poblaciones de mercados mundiales, sería preciso dejar las naranjas en los árboles para dejar que se cayeran, pues no darían para cojerlas. Sería una riqueza baldía, y aquí no hay industrias para sacar utilidad de ellas como ya la sacó un alemán, el señor Smith, que hizo en Archena una superior aguardiente de naranja.
Tampoco se aprovechan los limones sobrantes en la extracción del ácido cítrico que tiene actualmente un alto precio y que sólo se fabrica en Alemania e Inglaterra, sin que en España, donde tanto abundan los agrios, se haya podido nunca hacerles competencia. Se han hecho algunos ensayos, pero con poca fortuna.
De modo que para que esta riqueza sea un calor efectivo es necesario exportarla bien y pronto, y eso es precisamente por lo que van a trabajar los exportadores. No podrán remediar todos los males que hoy afectan a todo lo que es tráfico y comercio, porque estos son el resultado de la guerra malhadada que aflige a Europa, pero al menos conseguirán hacer los quebrantos más llevaderos. Sobretodo que el vencer las dificultades que estén a su alcance es un deber.
Ayúdate y te ayudaré.
José Martínez Tornel.

Tornel y los huertanos

17 de noviembre de 1914
41117
Las cosas se habían vuelto ágrias. La escasez de trabajo, junto con los cada vez más apremiantes impuestos, la especulación con el valor de la seda y las miserables condiciones de vida de los huertanos, rompieron definitivamente la imágen folclórica del huertano. Las barracas sólo eran yá el último refugio habitable, pero eran insalubres y peligrosas puesto que ardían o se destrozaban con facilidad.
Lejos de dedicar a la Federación Agraria de huertanos unos versos “panochos”, tan de moda en la época, Tornel utilizó el mejor castellano que había.
A la Federación Agraria, en el primer aniversario de su fundación.
Porque habeís cumplido un año
lo celebraís muy contentos,
y yo que tengo setenta
a felicitaros vengo.
Traigo un romance huertano
para expresar mi afecto,
y un guitarrico invisible,
para acompañar mis versos.
¿Pero a quién mi enhorabuena
y mis plácemes ofrezco?
¿A quién le beso la mano
y le hago mis cumplimientos?
¿A quién? A la hermosa huerta,
a la que todos queremos,
porque es nuestra buena madre
y nos dá vida y sustento.
¡Oh, Huerta de Murcia amada!
Bien dijo el poeta egrégio
que desde tu hermoso valle
para mejorar, al cielo.
Bien pregonan tu hermosura
tus jardines y tus huertos,
tus flores y tus palmeras
y tu moreral inmenso!
¿Qué muchos que los nacidos
en tu venturoso suelo,
como reina te tengamos
y como madre te amemos,
si nos has dado al nacer,
las dulzuras de tu pecho
y nos das, como Dios Padre,
de cada día, el sustento?
¿Si hasta las aves de paso
aquí detienen su vuelo
y hacen su nido en las ramas
de los olmos corpulentos,
porque ten encuentran propícia
a abrigar a sus hijuelos…
Qué amor tan hondo y tan santo
no debe de ser el nuestro
cuando nos abres tus brazos
en la cuna en que nacemos
y en la tierra bendecida
y santa del cementerio?
Nadie elige pátria porque
la impone el destino ciego.
Pero si a mí, si a vosotros,
El que rige el nacimiento
nos preguntara que en donde
queriamos ver los primeros
rayos de luz de esta vida,
sin vacilar, al momento,
contestabamos: “Señor,
en Murcia nacer queremos
en una pobre barraca
expuesta a los cuatro vientos”.
Por eso, huertanos míos,
vosotros que soís un ejercito
que a defender a la Huerta,
vaís con valor y denuedo:
Os une el amor de hermanos,
la santa ley del derecho,
la obligación del deber
y la fé de nuestro credo.
¿Y qué es lo que pretendeís?
Lo más justo, lo más recto.
Que os dejen trabajar libres,
que no os acosen a impuestos,
que no os quiten hasta el agua
que necesitan los riegos.
Que no es den simiente mala
a cambio de buen dinero;
que se venda en buena ley
el capillo y a buen precio.
Porque así podeís comer
y podreís pagar el rento,
echaros alguna ropa
para el abrigo del cuerpo
y fumar alguna caja
de Gijón, que sale bueno.
Estas no son gollerías
ni guaguas, ni privilegios:
Estas son necesidades
vitales para los pueblos.
Como vaís por buen camino
conseguireís vuestro intento,
guiados por vuestro jefe
que es un general-flamenco.
Un año teneís, no más,
soís como un niño pequeño
que aún necesita el calor
del cariño y del afecto;
pero lo tenéis, huertanos,
porque en vuestro corto tiempo
ya habeís conseguido mucho
de vuestro leal empeño
y de orden y corrección
habeís dado mil ejemplos.
Las tarifas y transportes,
son un triundo verdadero.
Y otro triunfo la conquista
del respeto y el aprecio
de los murcianos que antes
os miraban con recelos.
Y ahora que teneís un año,
A echar los dientes, porque éstos,
para morder y enseñarlos,
es necesario tenerlos.
José Martínez Tornel

Tornel y el mercado. BULLAS

11 de noviembre de 1914
41110El frio había llegado a la Región. Y la vida cotidiana trataba de acomodarse a los tiempos, disimulando los agobios del conflicto mundial. El mercado semanal tenía su sede, desde los tiempos de los árabes, en la plaza de Santo Domingo. Como muchos otros españoles, los murcianos mantenían la esperanza de que la guerra terminaría en pocas semanas, y que la Navidad sería como las de siempre.
Diario de Murcia.- Por la fuerza de la costumbre, ayer se trasladó el mercado de los jueves de las plazas de Santo Domingo y del Romea, donde se celebra los meses de calor, a los alrededores de la Glorieta, Paseo de Garay y subida del puente, explanada amplia y bañada del sol, donde se han de celebrar en los meses de invierno. En este traslado no han intervenido autoridad ninguna: el mercado íntegro se ha trasladado él sólo, ocupando los vendedores sus respectivos sítios, sin que nadie les haya disputado su derecho.
En este sítio hacen más negocio los pequeños industriales que salen al mercado que en Santo Domingo, porque, por tomar el sol y dar un paseo, salen muchas señoras y señoritas, y porque en los géneros que se ponen a la venta predominan frutas apetitosas como los dátiles, low peros, las níspolas, las naranjas, las granadas, etc., cosas que no entran en la compra diaria.
Por eso, teniendo los dos mercados el mismo secular orígen y estando amparados por las mismas tradiciones, este del Arenal es más popular y castizo que el de Santo Domingo. El del Arenal tiene días grandes que no los tiene el otro, como los mercados anteriores al dia de Navidad, el de Noche Buena en los cuales toda Murcia va al Arenal a comprar el pavo, las castañas, bellotas, nueces, piñones, ápio, cardo, coliflor y la batata de Málaga, etc.
Las primeras horas de la Noche Buena es cuando se da en aquel sítio mayor concurrencia, porque acuden las pobres mujeres de los trabajadores que han cobrado al oscurecer a llenar su cesta de lo que pueden comprar, no faltando su medio de castañas para que las criaturas tengan ese regalo.
Esta noche, aunque la guerra no haya terminado, que tal vez para entonces esté más intrincada, la plaza de la Reina y la subida del puente presentará el mismo aspecto alegre y consolador de la gente pobre que tiene dinero y que gasta en comprar cosas para celebrar en familia y al calor de hogar la noche de Noche Buena.
He dicho que para entonces no habrá terminado la guerra. ¿Y quién lo sabe? Faltan cuarenta y ocho días, y en este largo tiempo pueden ocurrir sucesos tan grandes, cuyas consecuencias no puede nadie calcular. Pero aquella noche, en que se conmemora la venida al mundo del Divino Pacificador, pot imposición de lo alto, no debe haber guerra y no la habrá. Todos los beligerantes son cristianos y les repugnará a ellos mismos disparar un tiro que mate a un hermano suyo en la noche que se dijo: “Paz en la tierra a los hobmres de buena voluntad”.
Ni aún en el campo de las batallas, pueden ser esos ejércitos una excepción del orbe cristiano, que todo él celebra piadoso y regocidamente esa noche, tan llena de augustos misterios.
J. Martínez Tornel
BULLAS.- El Postillón conoce algo de los campos de Bullas. Con mucho esfuerzo y con mucho trabajo han conseguido que su vino, de origen centenario, sea reconocido entre los mejores. ¿Quien no ha probado el clarete del Carrascalejo?
A la entrada del Lugar hay un pequeño museo cuya visita es muy agradable y muy didáctica. La torre del reloj señorea el casco antíguo, y la Vírgen del Rosario y sus cofrades han tenido un importante protagonismo en la historia del Lugar.
Un fuerte abrazo para todos ellos.

1914: Anglófilos y germanófilos. Tornel se define

22 de octubre de 1914
41027Las noticias de la contienda venían cargadas de cifras de muertos y de heridos. Bélgica había quedado arrasada y la guerra de las trincheras, tan divulgada por novelas y películas no había hecho más que empezar.
La opinión en Murcia, al igual que en toda España, comenzaba a dividirse con simpatías hacia los dos bandos, lo que a lo largo se ampliará a términos casi crueles con apuestas sobre las acciones de los países beligerantes.
Diario de Murcia.
Cada dia se acentúa más el apasionamiento de los que desean que triunfen los alemanes y el de los que hacen votos porque el triunfo sea de los franceses, ingleses y rusos. Yo, no sólo no me he apasionado por ninguno de los pueblos beligerantes, sino que permanezco en esa impasible neutralidad que nos recomienda a todos los españoles el Señor Dato, jefe de Gobierno.
Yo saldría de mi neutralidad si me probaran que de algunas de las naciones beligerantes podrá temer algo España en caso de que triunfase; pero, como veo, según sus respectivos partidarios, que del triunfo de todas las que luchan no puede venirnos más que cosas buenas a los españoles y a todo el mundo, de aquí que no me atreva ni a hacerme alemanófilo ni francófilo ¿Para qué?
El triunfo de Alemania impondría a Europa su cultura, sus principios autoritarios, el orden social, la moralidad más severa, el progreso de las ciencias y las artes, y otras muchísimas cosas excelentes que levantaría el sentido moral de los pueblos y evitarían desórdenes y revoluciones – según los partidarios del Kaiser y sus ejercitos.
Si el triunfo fuese de Francia y de Inglaterra, estaría en el mundo de enhorabuena el principio de las libertades, imperaría el derecho, sería soberana la democracia, caería vencido el militarismo, no se repetirían guerras como la presente y Europa gozaría de una paz octaviana.
Convengamos en que si esto es lo que podemos esperar del triunfo de unos y otros, no hay en ello nada temible que nos impulse a malquerer a ninguno, ni a maldecirlos.
Yo lo que maldigo es la guerra que tantas vidas inocentes cuesta, la guerra que ha ensangrentado los campos y teñido los ríos con arroyos de sangre, la guerra que ha asolado y cubierto de ruinas una nación tan laboriosa y tan honrada como Bélgica. Y maldigo también, no a los que pelean por defender su patria, sin a los que luchan porque se creen hombres providenciales, y creen que los hombres han nacido para matar y morir antes en los campos de batalla a la conquista de grandes territorios.
Aquel altivo tu regere imperio populis, romanae memento no se le puede aplicar ya a nadie, porque la civilización y la cultura y la libertad rigen en todos los pueblos que se gobiernan por si mismos y viven la vida del derecho.
Por eso, yo al decidirme a desear el triunfo de algún beligerante, elegiría a aquel que respetase y protegiese a todas las naciones por pobres y pequeñas que fuesen, al que garantizase la libertad de los pueblos y aspirase a la paz universal en una fraternidad cristiana.
Del 23 de Octubre.- En el Ayuntamiento me parece que no llegó a constituirse el Consejo de Hombres Buenos, y si se constituyó apenas celebrarían algún juicio. En lloviendo se acaban las cuestiones sobre riegos y sonrriegos. Cuando estas cuestiones apasionan hasra el extremo es cuando el sol agosta las plantas y hay poca agua en las acequias.
José Martínez Tornel
Teatro Romea.- Accediendo a nuestro ruego, nos ha manifestado el Señor Llano que el próximo sábado pondrá en escena el drama del inmortal Zorrilla “Don Juan Tenorio”.

Tornel y los mineros de La Unión

Murcia, 20 de octubre de 1914
41020Habían pasado los primeros meses de la contienda mundial, y Murcia seguía sin reaccionar. Las zonas más dañadas por las primeras acciones bélicas fueron las más industrializadas como Mazarrón y sobre todo la Sierra de La Unión y Cartagena. Cientos de ex-mineros en paro deambulaban por la región en busca de algún trabajo. Y mientras tanto las sociedades acomodadas se refugiaban en los teatros.
NOTA: El importante investigador y difusor de la cultura del pasado del Campo de Cartagena José Sánchez Conesa mencionaba ayer en el diario La Verdad el trabajo fotográfico del Postillón sobre las casi extintas carreras de cintas a caballo. Los curiosos pueden ver una pequeña muestra en la carpeta “Etnography” de este blog.
Teatro. Romea.- El estreno que se anuncia para hoy es el de la obra en tres actos de gran fuerza cómica, “Los chicos de la calle”, original de los aplaudidos autores Enrique García Álvarez, y Antonio Plañiol.
Se ofrece además en “Los chicos de la calle” el atractivo que en el primer acto se baila el tango argentino por varios artistas de los que en la interpretación de esa obra toman parte.
La Plausible variedad que da al cartel la notable compañía Plana – Llano, ofreciéndonos los últimos estrenos de más éxito, es de esperar y desear que la siga, premiando el público murciano con sus numerosísima asistencia al Teatro Romea.
Varios señores abonados nos han rogado expresemos al Señor Llano sus deseos de verle representar “Don Juan Tenorio” ya que esta obra no ha de representarse el día clásico del Tenorio, puesto que no hay contratada compañía para esta fecha. Coincidiendo con dichos señores, expresamos también nuestro deseo de ver a esta compañía el genial drama de Zorrilla aunque sea fuera de la fecha oportuna. Confiamos en que el Señor Llano atenderá estos deseos, por lo que anticipamos nuestro agradecimiento.
Diario de Murcia.
Cuando anoche me disponía yo a escribir mi crónica del día, se presentaron en mi casa cuatro obreros forasteros, que venían a referirme sus cuitas. No tienen trabajo, lo buscan y no lo encuentran. Se habían refugiado debajo del Puente Nuevo para pasar la noche con algún amparo y los habían echado de allí; habían querido guarecerse en una casa sin puerta que hay en las inmediaciones del mercado de animales, y el dueño les había dicho que no podía, que le estaba prohibido. Últimamente habían acampado con sus mujeres y sus hijos debajo de unas moreras de la huerta para pasar al noche, si les dejaban.
En pocas palabras, es el que dejo transcrito el relato que estos obreros me hicieron, emocionándome con sus tristes detalles y no sabiendo qué contestarles.
-Aquí no hay un Asilo para transeuntes pobres, pero hay casa de dormir en el barrio de San Juan y posadas donde, en unas y otras, les darán a ustedes albergue esta noche por muy poco dinero.
-Si es que nosotros no somos mendigos, y lo que quisiéramos sería trabajo.
-Pues en tantas obras públicas como hay ¿No han podido ustedes encontrar colocación?
-No, señor. En las pocas que hay no admiten más que por influencias, y a veces colocan a uno, y a los dos días lo despiden, para que entre otro.
-Pues aquí, en Murcia, será difícil que encuentren ustedes colocación, porque hay muchos jornaleros parados y escasea el trabajo. Pero preséntense ustedes al Señor Alcalde que si él no les puede dar trabajo, les socorrerá y les podrá dar algún norte para que encuentren colocación.
Yo, después de esto, les socorrí a los cuatro con un modesto donativo; a un niño como de tres años que traía uno de ellos, le día un pedazo de pan y una onza de chocolate que había sobre mi mesa, preparada para un niño de la casa, y se marcharon rogándome que escribiera algo sobre su situación, para que no les echen de donde se guarezcan cono si fuesen perros rabiosos.
¡Qué triste es todo esto! Verse unos hombres jóvenes, fuertes, con mujeres y con hijos, sin un mal hogar, sin un pequeño rincón donde meterse con sus criaturitas. ¡Qué ideas tan negras se les ocurrirán! ¡Qué pensamientos tan siniestros los que pasen por su mente! Y con razón, sí con razón, no andemos con eufemismos y atenuaciones. Podríamos echarles en cara a ellos, a los hombres, su imprevisión, el haberse lanzado sin cálculo a esta aventura de buscar trabajo en tierra desconocida. Pero sabemos cómo estarían en La Unión, de donde proceden. ¿Qué sabemos si les habrá impulsado a esta caminata la convicción de que peor que donde estaban no podían estar en ninguna parte? Pero así todo, esto rezaría con los rezaría con los padres. Pero ¿Y los hijos? Esos inocentes niños, que han pasado esta noche a la intemperie ¡Qué culpa tienen de nada? Dios nos perdone lo que no hemos sabido hacer por ellos.
José Martínez Tornel

1914: Primeros reportajes en los cines.

3 de Octubre de 1914
La sociedad murciana seguía a la espectativa del inmediato fín del conflicto. La actividad minera e industrial de Cartagena se había paralizado pro completo, y cientos de hombres deambulaban por los caminos buscando trabajo. Sin embargo, los acomodados insistían en mantener sus costumbres y sus ratos de ocio.
El cine se había convertido de repente, en el mayor atractivo. Junto con las mejoras obligadas por Reales Decretos en la seguridad de las salas, en estas la oferta comenzó a centrarse en los primeros documentales sobre la guerra. Hasta entonces, los relatos cinematográficos de batallas se habían rodado con maquetas y efectos visuales. Ahora se podía ver la cruda realidad. Y algunos, al ver esas imágenes, comenzaron a vislumbrar que el asunto iba para largo.
41006Para poder filmar en los frentes, los beligerantes de ambos bandos habían fabricado cámaras cuyas carcasas fuesen metálicas y estancas al agua, que eran más resistentes a los posibles golpes.
CARAVACA.- Se ha solicitado permiso en este gobierno civil para celebrar una novillada en Caravaca, el dia 4 de octubre. En ella actuarán los novilleros Alvarito de Córdoba y Corchaito II.
CARTAGENA.- …No negamos la realidad de una intensa crisis de trabajo que sume en la miseria a numerosos elementos obreros, la hemos puesto de relieve repetidamente clamando por su solución, pero asimismo es notorio que la legión de mendigos profesionales ha aumentado extraordinariamente al amparo de esa crisis, en la que encuentran justificación para ejercer la mendicidad muchos hombres jóvenes y vigorosos, algunos de los cuales no han aceptado modestas ocupaciones retribuídas por resultarles sin duda mas lucrativa y descansada la mendicidad. Contra estos casos concretos va nuestra protexta interpretando el unánime sentir del vecindario que sufre las molestias y está expuesto a los peligros de una mendicidad que se ejerce de manera violenta y grosera…
MURCIA.- Teatro Circo Villar.- No cabe más actividad en la empresa de este Teatro. Hoy viernes 2 nos dará a conocer las actualidades de la guerra europea, entre otros episodios los combates en la Alsacia y la Lorena tomados en el mismo teatro de la guerra, cuya autenticidad e impresión se debe a estar en las filas de combate el director de la famosa casa Gaumont. Para impresionar estos y otros episodios más salientes de la guerra está autorizada por el Estado Mayor de los Ejércitos de los aliados la renombrada casa; y con ello el público podrá apreciar los horrores y extragos que está produciendo esta contienda por los detalles minuciosos y concretos que se representan en las fotografías tomadas en los campos de batalla cubiertos de muertos y heridos de ambos ejércitos combatientes.
Un sincero aplauso al empresario Señor Fontes, por que a pesar del importante sacrificio que le supone el obtener estas exclusivas, los precios de entradas y localidades no sufren aumento alguno. También veríamos con gusto que la Empresa repitiera mañana sábado la proyección a fín de que pudiera ser vista por las personas que hoy no puedan asistir.
Diario de Murcia.- Hemos entrado en Octubre, pero el tiempo sigue como en Agosto y Septiembre, seco y caloroso (s), con un cielo azul e invariable. Aquí, en esta larga normalidad atmosférica, no ha habido variación sensible más que la ocurrida en la tarde del dia 8, a las cuatro, cuando iba empezar la famosa corrida, con la nube casi repentina que se presentó sobre esta Ciudad y dejó el piso de la plaza casi imposible por la muchísima agua que descargó. Fué una nube de verano que no tenía precedentes ni tuvo reproducciones subsiguientes, pero que parecía formada por un espíritu malo, para dar un gran disgusto a los interesados en aquella corrida.
Después creo que no hemos tenido ni un dia de cielo nublado. Parece que este verano no va a acabar nunca. Ya han anunciado algunos astrónomos dias del lluvia, pero han resultado fallidos sus pronósticos; las llubias no han venido. Ahora se dice que según conjeturas del campo, afirman los campesinos que el cuarto menguante de esta luna, que ocurrirá en la próxima semana, dá lluvia indefectiblemente. Veremos. Todo se puede esperar y todo se puede temer, porque todo está en un “tris”.
Octubre es el mes en que las lluvias son más oportunas y beneficiosas porque preparan las tierras para labrarlas y sembrarlas. Por eso se pide al cielo con fervor, aunque el cielo sea de bronce a las súplicas de los mortales. Si Octubre no pone la base de la cosecha futura con abundantes lluvias, se pierde la esperanza o solo queda una confianza remota en algunos de los meses siguientes.
Hay una tradición por la cual se sabe que en este mes, los romanos hacían el sacrificio de un caballo a Marte, el Dios de la guerra, no sé para qué. Probablemente sería para que el furibundo dios estuviera de parte de sus ejercitos en las batallas que empeñasen con sus enemigos. De alguna actualidad es al presente esta tradición. Hoy no hay Marte que valga; pero hay un Dios verdadero, un Señor de los Ejercitos, que tiene en suspenso el triunfo sobre los campos de batalla, cubiertos de cadáveres y regados de sangre.
¡Quien sabe si todavía este renegago mes de Ocrubre, que no les dá a los campesinos el agua que necesita para sus tierras sedientas, anegarán con tremendos aguaceros las fortificaciones, trincheras, parpapetos y toda clase de defensas, y a la vez que fecunde los campos, haga imposible la continuación de la lucha empeñada! Esto parecería un milagro, que es lo que se necesita para que termine esa atroz y bárbara guerra.
José Martínez Tornel

1914: Crímenes, guerra y el Teatro Circo

26 de spetiembre de 1914

EL ALGAR.- El presidente del Centro Obrero del Algar, Don Emilio Castro, nos dirige una atenta carta rogándonos hagamos constar desde estas columnas la gratitud de aquella entidad que preside hacia los Señores Bernal, del Palmar.
Treinta y ocho obreros extenuados por el hambre y el cansancio se presentaron en el establecimiento de dichos señores a emplear los escasos recursos de que disponía para acallar en algo las necesidades.
Uno de los señores Bernal – la carta no dice cual – reunió a todos los obreros, dando a cada uno de ellos dos pesetas en metálico, un pan de cuatro libras y un buen trozo de longaniza y chorizadas. Estos desgraciados obreros – dice el señor Castro – quieren hacer constar ante todo el mundo, que jamás olvidarán la conducta observada por los Señores Bernal en momentos tan dificiles con los actuales.
Digno de todo encomio es el hermoso y caritativo acto realizado por los señores Bernal a los que felicitamos por su altruísta y humanitario proceder para con los desgraciados obreros sin trabajo del Algar.
LORCA.- En la Diputación del Puntarrón (Lorca), sítio conocido por Campico de Piñuelas, tuvo conocimiento la benemérita de Lorca de que habían reñido dos hombres. Para el indicado sitio salieron los guardias Juan Aeldo Cerón y Juan Cerón Baños, los que en el expresado sitio encontraron en tierra los cadáveres de Miguel Blázquez Soler, de 55 años, casado, y José Raja Blázquez, sobrino del primero, de 42 años.
De las averiguaciones practicadas por la benemérita, parace ser riñeron por cuestiones de familia tío y sobrino, disparando este sobre el Miguel un tiro con una pistola del doce, matándole en el acto.
Al ruido de la detonación acudió un hijo del Miguel llamado Domnigo Blázquez Pedrero, de 18 años, de edad; el cual, al ver a su padre muerto, arrebató la pistola al José disparándole a este la capsula que le quedaba a dicha arma, dándole después varios golpes en la cabeza hasta que le produjo la muerte.
Después de vengar la muerte de su padre, El Domingo se presentó al juzgado de instrucción de dicho partido. El juez ordenó el levantamiento de los cadáveres y el ingreso del Domingo en la cárcel.
Teatro Guerra.- Sigue la compañía cómico-dramática, Comendador – Montenegro, que con gran éxito viene actuando en este teatro, alcanzando justos y merecidos triunfos. Proximamente se pondrá en escena “La Muñeca trágica”.
Salón de Actualidades.-Se anuncia para el 1º de Octubre el debut de la compañía de opereta que dirige el 1º actor Vicente Aparici.
La Ciudad de Murcia conservaba a principios del siglo XX el diseño árabe, a pesar de la desaparición de la muralla

La Ciudad de Murcia conservaba a principios del siglo XX el diseño árabe, a pesar de la desaparición de la muralla

DIARIO DE MURCIA.- En plena actividad.- Todos los murcianos que son algo, si ocupan algún puesto desde el cual pueden poner su influencia en favor de Murcia, trabajan en estos momentos, identificados, para ver si pueden evitar que caigan sobre esta Ciudad las pesadas consecuencias de la guerra, y si no pueden evitarlas del todo, hacerlas mas ligeras y tolerables. No hay egoísmos ni retraimientos; todos trabajan para todos con la más consoladora fraternidad. El que no hace más es porque no sabe o no porque no puede.
Desde que pasó el veraneo, se han empezado al tocar las beneficiosas consecuencias de esta labor, que ha dado resultado muchos miles de pesetas, que se están gastando en obras públicas para que la clase obrera tenga trabajo y en él medios para vivir.
Ahora está el empeño de conseguir facilidades para la exportación con la rebaja de tarifas; cosa en que está interesado el gobierno que lo han ofrecido las mismas compañias de los ferrocarriles que se ha gestionado por los Diputados y Señadores por la Federación Agraria y por otras varias representaciones de exportadores; pero que no ha llegdo todavía a ser un hecho, una concesión positiva.
Y este movimiento de lucha que se da en Murcia en favor de sus intereses locales se da en toda España, que toda aspira a salvarse impulsada por la necesidad y el patriotismo, sin acordarse de ninguna otra lucha, que como la politica resulta pequeña y mezquina para un pueblo.
Esta lucha, empeñada por las circunstancias, va a trasnformar el páis, que está viendo que la única guerra noble es la competencia por la cultura, por la ilustración, por la producción, por los adelantos en todas las manifestaciones de la vida y de la actividad. Y esta transformación del país afectará irremisiblemente a los partidos políticos y a los gobiernos que no llevarán al ejercicio del poder el estrecho criterio de partido sino el ámplio, el práctico de fomentar la riqueza de España, fomenntado las industrias, el comercio, la agricultura, la minería, Etc.. no cargándolas y recargándolas de tributos y de dificultades.
Siempre se ha dicho que no hay mal que por bien no venga. ¡Quiera Dios que los males de esta guerra nos traigan el bien de hacernos buenos españoles a todos!
TEATRO-CIRCO.- Esta noche inaugura el Teatro Circo la temporada de invierno. El arrendatario don Diego Fontes, lo ha preparado convenientemente para que pueda disfrutarse en él con toda comodidad de un agradable confort. Al efecto ha embellecido el teatro, pintándolo y restaurándolo bonitamente; ha peusto un espléndido alumbrado, ha levantado las localidades de preferencia, separándolas completamente de la entrada general; ha aproximado el escenario al público y ha introducido otras mejoras como es el hermoso salón de espera que a la vez será salón-café. También ha aumentado el número de entradas y salidas del teatro. Con este decorado, el teatro hace la impresión de lo nuevo.
Por ahora Don Diego no ofrece al público más que un seelcto y variado cinematógrafo con las cintas más artísticas y de más actualidad que encuentre en las casas mas acreditadas; pero no renuncia a la presentacíon de aquellas novedades y amenidades que sean compatibles con el cine y sean dignas del público murciano.
Deseo un éxito completo al señor Fostes, siquiera sea porqeu nos prepara un refugio para las largas y frías noches del invierno que se avecinan.
José Martínez Tornel.

23 de Septiembre de 1914
40922Diario de Murcia.- Nunca ha habido tantos peligros en las calles de esta ciudad para los pacíficos transeuntes como hay en la actualidad; es verdad que tampoco ha habido nunca tantos vehículos como hoy discurren por la vía pública.
Hallábame yo el domingo último detenido a la entrada del Puente Viejo, debajo precisamente del aparato donde hacen el cruce los troles de los tranvías que van al Plano de San Francisco y los que van para la plaza de la Cruz, cuando se detuvo un momento a mi lado un amigo mío y me dijo:
“Estamos en el sitio más peligroso que actualmente hay en Murcia; si un hilo de esos se desprendiera y nos diera un latigazo, lo más problable es que nos diera la muerte”.
“Es verdad” – le dijo yo – retirándome de aquel sitio y acordándome de la muerte de aquella mula que mató en la puerta del Cármen un hilo candente del fluído eléctrico que se desprendió en aquel sitio.
Esos hilos llevan consigo tal fuerza de corriente eléctrica que no la resiste el organismo humano, Hay, por tanto, en todo el trayecto que ocupan un peligro; pero, felizmente no ha ocurrido, desde su instalacíon más accidente que el de la mula de autos. Está bien hecha la instalación y además el Señor Litel tiene un servicio de inspección muy diligente para reparar cualquier avería que pudiera dar lugar a una desgracia.
Los automóviles, que han aumentado notablemente, son un peligro, pero que yo recuerde en este momento no ha causado ninguna desgracia. Avisan a veces desaforadamente, por donde van y ponen en guardia a los transeuntes. Obedece fácilmente al conductor, el cual sortea con habilidad el peligro. De noche llevan una explendorosa iluminación.
Las tartanas y los coches de alquileres no han variado. Si no corrieran tanto como corren a veces, serían inofensivos.
Lo más terrible son las bicicletas, puestas en manos de jóvenes alocados que no las dominan ni saben conducirlas, si no que ellas van por donde quieren. Antes llevaban luz de noche, pero ahora me parece que ni eso. Cuando uno se ha hecho cargo de que viene una bicicleta, ya la tiene casi encima. Ocurriendo con los que las llevan lo que no ocurre con los conductores de los demás vehículos, que no les importa nada el público, que creen que las calles son principalmente para ellos y el que caiga que la caridad lo levante, porque ellos no se paran a recogerlo, sino que siguen, impertérritos, su marcha. (No van a ninguna parte).
El engendro de la locomocíon ha sido la bicicleta. Ha resultado antiestética, sin utilidad práctica, sin haber resuelto ningún problema. Realmente está llamada a desaparecer de las poblaciones y de la industria. Yo creo que ya no hay quien compre una bicicleta: hay quien las alquile, eso sí, y por cincuenta céntimos se da una hora de paseo en ese artefacto.
Bueno que avisen, siquiera.
José Martínez Tornel

 

1914 (o 2014): Problemas con la exportación

15 de septiembre de 1914
40915Las fiestas de la Ciudad de Murcia marcaban de alguna forma el calendario de toda la Región. Aquel año, una vez finalizadas con la romería, los rostros comenzaron a enfrentarse al conflicto bélico y a sus consecuencias. El mercado internacional se había cerrado para las hortalizas murcianas. Las pocas empresas metalúrgicas carecían de carbón, y para mayor desgracia, no dejaba de subir el precio del trigo y por consiguiente del pan. La única esperanza era convencerse de que el conflicto iba a durar unas pocas semanas.
CARTAGENA.- Ante el conflicto.- Siguen a la orden del día los desmanes en nuestro campo, donde pandillas de gente maleante se dedican al pillaje, arrasando todo lo que encuentran al paso. Noches pasadas, en la Aparecida fué recibida a tiros una cuadrilla de estos sujetos que trataba de asaltar una hacienda. Anteriormente se había empleado este procedimiento en una finca situada junto al Cabezo de Beaza para contener la invasión de unos que trataban de asaltar una viña.
MURCIA.- En el salón de sesiones del Ayuntamiento y bajo la presidencia de Dn Jerónimo Ruíz, presidente de esta Cámara de Comercio, se reunió una comisión de exportadores de frutas, habiéndose acordado que salga una comisión para Madrid para unirse a la que la Cámara de Comercio de Valencia ha mandado a la Corte para gestionar facilidades para la exportación de frutas.
Diario de Murcia.- Facilidades para la exportación y mercados donden llevar nuestros frutos, es lo que van a pedir al Gobierno los exportadores que se han constituído en comisión para gestionar tan importante asunto. Esta vega tan rica y los pueblos de la provincia tan abundantes en frutos, que surtían los mercados de las grandes poblaciones se han quedado sin consumidores, por dos razones: primera, porque la demanda casi ha cesado con las complicaciones de la guerra; y segunda, porque ningún Banco ni casa de banca, toma ni abona giros sobre el extranjero.
Además la producción de nuestra huerta como es la naranja, el limón y las frutas frescas, necesitan un transporte rápido y seguro, cosa en que hoy no se puede confiar, porque nadie lo asegura. Y los demás géneros de nuestra produccíon, como los ya apuntados, reuunen la circunstancia de ser asi artículos de lujo, los que se consumen en los dias de paz y de tranquilidad. Tal depreciación hoy en ellos que parece que hoy no se cotiza en el mundo mas que los artículos de primera necesidad, el pan, la carne, el tocino, las judías, el arroz. El rancho de los ejécitos es hoy el tipo de la comida universal. Lo que no se puede conducir en sacos o acarrear en vivo, o llevar en latas de conserva.
De modo que el regalo de nuestras ricas frutas seha surpimido u hasta el confimento del alégre y vistoso pimentón ya no parecen de ordenanza; y como nosotros no tenemos ganados ni trigos para los cuales no hay necesidad de buscar mercados, porque los mercados los buscan a ellos, se hace preciso buscar nuevos centros de venta para nuestros productos estancados, en sustitucíon de los mercados perdidos.
Otra riqueza nuestra también amenazada es la seda, artículo principal de lujo, que de continuar la guerra por algún tiempo no lo querrán en las fábricas que estarán paradas y cerradas, ni lo demandarán en tejidos en los grandes establecimientos comerciales.
Es posible que la guerra no dure tanto como se teme, pero si durara, no es posible prever donde llegaría la misería universal. Cuando en un país rico y productivo como es Murcia se llegaría al extremo de no exportar nada como no se hagan mercados nuvos, y habría que vivir de una abundancia sin valor, de una pobre riquerza ¿qué sucedería en otros países nada favorecidos por la naturaleza?
Bueno será, por tanto que los productores y exportadores se preparen para defenderse y que el Gobierno les preste su más decidida protección, que todo será poco contra las terribles salpicaduras de una guerra tan bárbara e injusta como la que actualmente aflige y empobrece a Europa.
J. Martínez Tornel

 

1914: La Feria y la emigración

1914: Los unos y los otros.- Feria de Murcia
A pesar de la gravedad del conflicto, las cosas por Murcia seguían, o a lo menos se intentaba que siguieran “como siempre”. La feria entonces se reducía a unas pocas atracciones en la Glorieta y en la actual avenida del Teniente Flomesta, con algunos barracones con juguetes y dulces, y las terrazas de los establecimientos en donde actuaban algunas orquestas, y, si hacía buen tiempo, se proyectaba cine. La gran convocatoría seguía siendo la oferta de festejos taurinos.
Fuera de esto, la emigración continuaba en los campos y en las huertas por la presión fiscal, la falta de iniciativas empresariales, los fenómenos climatológicos como sequías prolongadas, y un sin fín de motivos. La minería, con la ausencia de empresarios e ingenieros franceses, ingleses y alemanes, y la falta del carbón que venía de los paises en guerra quedó casi paralizada. Los cortijos y los pequeños poblados se vaciaban, y los jóvenes que habían escapado a la leva para ir a la larga guerra que España tenía con Marruecos, seguían marchado a Cataluña o a las Américas, como desde varios años atrás.
40908Diario de Murcia.- Aún quedan entre nosotros bastantes forasteros, si lo son. La numerosa mayoría de los que vinieron para asistir a la primera corrida, se marcharon el mismo dia 8. Las empresas de los ferrocarriles han ofrecido al público tantas facilidades para la venida como para la vuelta, moviéndose los trenes con exactitud matemática; sin que a pesar de la aglomeracíon y de la alegría de los trenes toreros haya ocurrido ningún accidente desgraciado. Son muy de agradecer estos servicios, pues sin ellos no podrían darse estas grandes concurrencias. Muchas veces hablamos de los servicios del ferrocarril para censurarlos con más razón unas veces que otras; hablamos también de ellos para alabarlos cuando nos sean beneficiosos a todos, como han sido los últimos y serán los del próximo día 13, día de la segunda corrida de nuestra feria.
He dicho que aún quedan entre nosotros bastantes forasteros y he añadido “si lo son”, por que son tales murcianos que viven fuera de Murcia que tienen aquí familia y que no vienen para un día cuando hay fiestas o festejos, si no para el tiempo que estos duren. Diez o doce días que se dan de satisfacción en el antiguo hogar donde aun vive la madre o el padre, y algún hermano, que se esmeran en obsequiar al “forastero” querido, si no es él el que obsequie y hace el gasto.
Esto lo decide el haber de los unos o del otro, predominando en todos la generosidad. En esto días se da culto a Murcia, se la alaba y pondera sobre las demás cuidades del mundo y se enfervoriza el amor a la tierrecica, a la Torre, a la Virgen de la Fuensanta.
Estas cosas pasan en muchas partes, lo mismo en casas ricas que en en casas pobres; pero en la primeras no tiene trascendencia. Es una cosa corriente. En las segundas, en las modestísimas viviendas de los barrios populares, la venida de un hijo que se ha colocado por ahí, por el mundo, y se ha hecho de un comercio, de una pequeña industria, de un oficio o de otro cualquier medio que le pemita vivir decorosamente y ahorra cinco duros, es un suceso.
Martínez Tornel