Gigantes y cabezudos

160922LOS POSTILLONES CONTESTAN
Abarán, Asociación de Gigantes y Cabezudos: 
29 de septiembre Buenos días:
Una vez saboreadas las mieles del éxito del 17 ENCUENTRO y pasacalleado a los gigantes manteniendo la tradición de los días 26 y 27, aprovechamos un hueco para daros las gracias a tantos que hacéis posible con la divulgación sincera del evento que  cada día nos hagáis estar más comprometidos. SIN TODOS NO SOMOS NADIE.
Gracias Postillón

Abarán

Abarán 19 de septiembre de 1700
En las Villas administradas por la Órden de Santiago, las elecciones de Alcaldes se llevaban a cabo mediante un antíguo protocolo: Cada cinco o siete años, un Visitador elaboraba una lista de los vecinos que reunían las condiciones de honestidad y bonhomía necesarias para ocupar los cargos más relevantes. Esos nombres se apuntaban en pequeñas notas que eran envueltas con cera y depositadas en un pequeño cántaro, que a su vez era depositado en la iglesia dentro de un arca.

Ayer, invitado por el Ayuntamiento de Abarán, estuve en la presentación de la revista “Atrio” en la que, entre otros, había un artículo mío. A lo largo de la mañana varios investigadores jóvenes de la comarca de Abarán presentaron sus trabajos. Nos dieron a los mayores una lección de calidad y seriedad. De esos cuatro jóvenes, tres están en el paro o colaborando en otros campos con un salario infimo.

150918Los Sres Dn Diego Salbador Fernadez, Cura propio de la parroquial desta Villa …/…, estando juntos en la parroquial desta dhª Villa, su adbocazion de la Conbersion del Señor San Pablo, para hazer helezion de Alcaldes hordinarios, de la Hernandad y otros ofizios que se acostumbran azer en cada un año para que las sirban desde oi, dhº dia, asta otro semejante del año que biene de 1701. Para lo qual, en un arca que esta en la Capilla del Stº Xpto en la dhª Yglesia se abrió con las llabes que exibieron las personas a quien tocaban, se abrio dhª arca, y leiyda la lei Capitular, se saco un cantarillo que abia en dhª arca. El qual se abrio con las llabes que asi mesmo exibieron. Y habierto y dado muchas bueltas al dhº cantarillo, por un niño de corta hedad llamado Fernando, yjo de Francº Maquilon, vezino desta dhª Villa, se saco una pelotilla de zera amarilla, y abierta se allo un nombre escrito que dezia:

Pedro Molina Martinez, Alcalde hordinario desta Villa por un año, en amarillo, con 28 botos, Abaran y febrero 22 de 1696,

Dn Fernando Sancho Abad y Villegas. Y por sus Mrds bista, mandaron que abiendo jurado se le de la posesion.

Abarán abandona sus norias

Abarán, 7 de marzo de 2015
El sábado pasado nos fuímos de excursión. En un intento de alarde, yo quería dar a conocer a unos amigos las huertas y las norias de Abarán y Blanca. Al principio todo fue bien. Había una buena temperatura y la luz era casi clara, a pesar de la neblina causada por “la quema de rastrojos”. Antes de iniciar el paseo hubo un pequeño refrigerio en uno de los muchos excelentes establecimientos del pueblo.
El camino que sigue por las dos norias mayores estaba cuidado, los huertos estaban en plena actividad, con almendros en flor. Los caballones de patatas recien plantadas mostraban lo ajustado de los riegos, por el sentido de gestión del agua que los regantes tienen por estas tierras. Algunos de ellos, viejos conocidos por anteriores visitas, nos enseñaron la forma de los modernos tablachos y cómo se ponían y quitaban.
A la vuelta cruzamos el río por una pasarela, en dirección de las dos norias pequeñas que, en teoría, procuran el agua a unos pequeños huertos. Siempre me ha parecido que esos artefactos son, o eran, el testimonio vivo del sistema de abastecimiento de agua que instalaron los árabes y luego mantuvieron los moriscos y los llamados cristianos nuevos. Los viejos papeles cuentan que entre Abarán y Blanca se construyeron entre veinte y treinta artefactos como esos, cada uno en su parcela. Hoy sólo están visibles seis, o mejor cinco y medio.
La "Ñorica" funcionando

La “Ñorica” funcionando

El paseo seguía entre fotos y charlas, pero al llegar al asentamiento de la noria llamada “La Ñorica”, (todas tienen nombre), me llevé un disgusto. El artefacto estaba parado y con evidentes muestras de abandono y deterioro.
Uno de los muchos atractivos que ofrece Abarán es La Ruta de las norias. Por parte de algunos colectivos se ha intentado que esas ruedas fuesen declaradas Bien de Interés Cultural, pero sólo se ha obtenido la calificación de elementos “protegidos” en nivel A. Es decír, lo inmediato anterior a BIC. Ello implica que los organismos responsables, tanto municipales como regionales deben cuidar de su conservación y mantenimiento.
Este no es el caso, y de no intervenir con urgencia, los rapiñadores de ferralla pueden arramblar con lo que queda de la rueda.
Estado actual de deterioro de "La Ñorica"

Estado actual de deterioro de “La Ñorica”

La noria grande de Abarán: V.I.P.?

Concordia entre regantes: Abarán – Blanca, 1807
estado de la noria grande en 1994

estado de la noria grande en 1994

Uno de los documentos más extraordinarios que hablan de los riegos murcianos es una concordia realizada entre los labradores de las Villas de Abarán y Blanca para utilizar las aguas de una misma acequia de forma mancomunada. Estas tierras disponían de su sistema de riegos que bien pudo tener su origen en los tiempos de la ocupación árabe.
Es muy sencillo: A cierta distancia aguas arriba de las huertas de cada Villa se construía una presa o azud sobre el cauce del rio. Esta obra derivaba cierta cantidad de agua hacia las acequias que regaban después las taulla mediante pequeñas derivaciones. Teniendo en cuenta la orografía del terreno con la inmediatez de tierras en mayor altura, con respecto al nivel de esas acequias, se construyeron norias, aceñas y contra aceñas, que elevaban el agua a veces hasta varias decenas de metros. El reparto de las aguas se hacía siguiendo viejas leyes árabes, mediante las cuales, todos tienen derecho al agua, pero todos tienen la obligacíon de cuidar de los canales, repararlos y limpiarlos.
La construccíon de artefactos en estos cauces, tanto molinos como norias, era sometido a los consejos de regantes, quienes estudiaban su viabilidad en función del espacio que debían ocupar en la acequia y la cantidad de agua que extraían.
Una tremenda avenida del Rio Segura acontecida en 1804 dejó destrozadas todas las tierras del Valle de Ricote, gobernado por la Encomienda de Santiago. Después de varios años de conversaciones y de tensiones ente las Villas de Abarán y Blanca, se consiguió redactar un documento cuyo estudio, todavía hoy, debería motivar los criterios sobre el uso del agua para riego entre muchas regiones de España.
Una de sus clausulas acuerdó la construcción de una gran noria que debía servir tanto para dar riego a las tierras de Abarán como para dotar de agua el lavadero y el caño de esa población. Su uso y mantenimiento debía correr por los regantes de las dos Villas por el beneficio que obtenían sus huertas.
De una conformidad y a una voz dijeron que con el motibo de haberse roto la presa o azud de la toma del agua que tenia la Villa de Blanca en esta Jurisdicción para los regadios y uso del molino:
Desde luego se trató de que no había necesidad de reedificarla porque facilmente podía venir agua suficiente para los dos pueblos por las minas y cauce que tenía Abaran, ensanchandolo, como con efecto se ha hecho con seis mil Rls. que suministro la Encomienda. Con lo qual se han conducido vastantes aguas para las dos huertas y molinos con el veneficio de no tener que contribuir la Encomienda a los costos que habia de haber sufrido de guias y clabos para la dhª presa como cosa precisa de su obligacion.
Y con noticia que de esto tubo el Excmº Sr. Duque de la Roca, Grande de España de 1ª clase, del Consejo de Estado de S. M. y Governador de las Encomiendas Generales, por el Serenisimo Señor Rl Infante Dn. Francº de Paula, enterado su Excª, se sirvió encargar al Sr. Administrador de esta Encomienda que por el veneficio tan grande que se les seguia de union de aguas y aorro de gastos en mantener dos presas habiendo vastante con la una, procurase conciliar los dos pueblos y sus acendados a efecto de verificar la dhª union y condución de aguas, que se verificó sin determinación alguna.
Y conferenciado este asunto con la devida deliveración: Acordaron dejar avandonada la presa rota de Blanca y establecer el modo y forma de continuar en la dha union y en observar y cumplir con la fabrica de la dicha presa de Abaran.
Se han de tomar las aguas para las dos villas y Molinos, corriendo unidas hasta el Escorredor de Dn. Franco Marin. Presvitero, donde está la salida de las minas y el partidor y división de las aguas, para las dos acequias, avocandolas en la azequia de Blanca todas las q necesite; desde cuyo sítio corren separadas.

Álamos en la huerta

Murcia, 19 de septiembre de 1775
40919A mediados del siglo XVIII, con el fomento de las obras del puerto de Cartagena, se dio carta blanca para el corte o tala de todo árbol cuya madera pudiese servir. Unos años después se dotó de poderes a los Corregidores Intendentes Generales para regular esa tala, con el fín de evitar una desaparición total del arbolado del país. Como veremos en otra entrada próxima, era obligado dar parte de la intención de cortar lo necesario para los enramados de algunas fiestas locales.
Haviendome ynformado y justificadolo de que en el camino de Espinardo, quijero de la Azequia de Zarahiche (s) hay dos alamos amenanzado ruina, y pasado el puente al prinzipio del brazal hay otro alamo y un olmo con el mismo riesgo: Provehio (s) auto en doze del corriente para que se apreziasen y vendiesen. Y se tasaron los quatro arboles en sesenta y seis Rls. Y desde luego Thomas Serra, maestro de fabricar coches, ha ofrezido pagar esta cantidad.
Por lo que le conzedio lizencia para el corte de ellos, poniendo antes en poder de Dn Francº Albarez, Depositario de Propios, los dhºs sesenta y seis Rls.
Y para su seguro doy esta orden que firmo en Murcia y Septiembre, diez y nuebe de 1775.
40918 2
NO TE OLVIDES: SENCILLAMENTE ÚNICA
Gigantes y Cabezudos en Abarán el domingo 21 a las 12 por toda la población.
Además el tapeo es más que sorprendente.

El Corpus en Cartagena.- 1

Cartagena, 16 de mayo de 1752
Para Koldo, en agradecimiento por sus enseñanzas en los días que ha pasado en Murcia.

Fiesta de gigantes y cabezudos en Abarán
¡¡¡Sencillamente única!!!
(slogan personal del Postillón mayor)

Los gigantes y cabezudos de Cartagena, al igual que la tarasca y los otros elementos no religiosos de la procesión del Corpus, habían sido destruídos durante los sucesos de la guerra de secesión. En 1729, un artesano local decidió confeccionar otros nuevos, solicitando al Ayuntamiento cartagenero el sacarlos él y su familia por una pequeña cantidad. Por la Rl Orden Pragmática de Carlos Tercero de 1780 que prohibía estos elementos en la procesión del Corpus, fueron reconducidos a otras festividades como se hizo en muchos lugares de España.
Koldo Lizarralde, el conocido antropólogo, cuenta en sus trabajos la importancia que tienen los gigantes y cabezudos en las fiestas de muchas localidades vascas. Para vergüenza de los murcianos, a pesar de estar documentada en muchas localidades hasta hace sólo unos pocos años la inclusión de estos elementos así como la tarasca en sus fiestas patronales, hoy sólo se conservan en Abarán, donde está tomada la fotografía, en Blanca, en Caravaca y en algún sitio más.
La Çiudad, antento a la proximidad de la fiesta del Santisimo Sacramento, Acuerda que para sus gastos se despache libramiento contra Dn Juan Miralles Adrada, depositario del arbitrio de quatro mrs por asumbre de vino de que esta Ciudad usa, para que de su prosedido y prosediese, entregue a los Sres Dn Francº Tacon y Dn Alonso Hrz, Comisarios de fiestas en este presente año, tres mil Rls Vn, los mismos que estan señalados para la dhª del Santisimo Sacramento, y en caso de que la dhª cantidad no la aya produsido el referido arvitrio, la supla por ahora ynterin se reembolsa de dhº efecto Alonso Oran, fiel administrador de la pesca del propio de la misma, lo que se le haga saver tomando en el ynterin el resguardo combeniente.