Cartagena, 15 de marzo de 1760
tierras cercanas a la Rambla del Albujón
tierras cercanas a la Rambla del Albujón
Las inmediaciones de la Rambla del Albujón fueron objeto de especial interés por los gobernantes de Murcia y Cartagena. Tanto los estamentos civiles como las comunidades religiosas y el obispado fueron instalándose en esos terrenos. Uno de los grupos más conflictivos fue la Congregación de San Felipe Neri, protegida del Obispo Belluga, que de forma reiterada, construyó muros, partidores y balsas en el mismo cauce de la rambla en las cercanías de La Aljorra y El Estrecho.
La Ciudad dixo que experimentandose de cada dia mas y mas los perxuicios que resultan contra sus vezinos labradores que tienen sus Haziendas confinantes a la Rambla del Albuxon, ocazionadas de haberse extraido el curso natural que dhª Rambla tenia para dirixir las aguas a regar las heredades de dhºs vezinos, haviendose hecho varias tomas y moxones por los Padres de la Congregazion de Sn Phelipe Neri para dirixir las aguas a su hazienda confinante con dhª Rambla sin que para remedio de tan perxudiziales yntroduziones haigan bastado las providenzias tomadas por esta Ciudad y la de Murcia. Por lo que Acuerda se represente por Cavalleros Comisarios que sorteen al Yllmº Sr Governador del Consexo, haziendole relazion de lo actuado hasta de presente en dhª razon a fin de obtener de su Yllmª la seria providenzia que esta Ciudad se promete de su acreditada justificazion a contener e ympedir los daños que continuadamente se experimenta por los vezinos de esta Jurisdiczion.
Y haviendose sorteado, toco a los Sres Dn Francº Anrrich y Dn Juan Garcia Campero.

 

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 206 user reviews.

Septiembre de 1706
Palacio del Huerto de las Bombas,  desaparecido.
Palacio del Huerto de las Bombas,

1703-1714

Fue un tiempo duro y una guerra larga y muy costosa para las gentes del Reino de Murcia. En su principio, hubo una división ideológica, abundando los que se acogieron a las intenciones de los Austrias y los ingleses, pero la mayoría se apuntó al bando de los Borbones. Quizá influyó en esto la poderosa personalidad del Obispo Belluga, que se convirtió en Capitán General de Felipe V. Por eso en su estatua mantiene una espada entre sus manos.
Los murcianos participaron de forma muy activa, y sufrieron numerosas pérdidas en vidas, estando los hospitales desbordados por la contínua llegada de heridos. Además de la participación humana, la guerra hizo que las labores agrícolas se vieran casi paralizadas, puesto que tanto las caballerías como los carros, carretas y galeras eran sistemáticamente requisados.
Cartagena fue asediada en varios intentos, desde el mar por los ingleses, y desde tierra por los murcianos, al haberse pasado al bando austracista.
Los habitantes de Beniel, Alquerías y Beniaján estaban en contínua vigilancia por la amenaza de las cuadrillas de “miqueletes” alicantinos de Orihuela y Almoradí. Y si Alhama y Totana se encontraban en estado de alarma por un posible desembarco del enemigo en Mazarrón, Lorca reforzó, dentro de sus posibilidades que no eran muchas, las costas desiertas del entorno de Águilas, lugar que sólo tenía el castillo y unos pocos barracones.
En una de las acciones militares más agresivas, los austracistas con los ingleses que habían tomado Cartagena, tuvieron un fuerte encuentro en las cercanías de la torre del Albujón, hoy desparecida, y llegaron hasta la huerta de Murcia. Para ocupar la ciudad tenían dos objetivos: destruir los importantes molinos de Aljucer, y destrozar la Contraparada. Tanto las milicias urbanas como los pequeños destacamentos destinados en los molinos de la pólvora de la Ñora pudieron frenar el intento.
Desconozco el coste en vidas humanas que sufrió este país, pero debió superar los dos millares. Los daños fueron incontables, pagando Cartagena duramente su compromiso con los Austrias durante las décadas siguientes.
Estos hechos, contados de forma tan escueta, deberían ser suficientes para justificar su conmemoración, como se pretende en otras regiones. Quizá me contetaría con ver que, con motivo de las fiestas patronales de este país, en los balcones ondease la bandera local o la regional.
Dijo que respecto de que en el dia de oy, al amanecer, hizo movimiento el henemigo con mas de mil hombres, la maior parte yngleses, marchando para esta Ciudad con algunas piezas de artilleria y puente de madera para su pasaje, por las cortaduras y azequias de la huerta prevenidos para impedirles el paso; y que haviendose avistado a la Casa que llaman de las Bombas, distante desta poblazion medio quarto de legua, y abanzando a ella haziendo fuego y hechando granadas con el animo de apoderarse della, como con efecto lo hubiera logrado a no haverlo rechazado con gran valor la Ynfanteria que estava de guarnizion en dhª casa y socorro de los naturales que ocurrio para este lanze, obligandolos a hazer fuga, que ejecutaron con perdida de mas de quatrozientos hombres heridos y muertos, y entre ellos algunos ofiziales y dos coroneles. Cuio feliz suzeso se a zelebrado como lo pide acto tan glorioso, esperando en Dios, repetira.
Y por que conviene partiziparlo luego al Excmº Sr Obispo de Cartaxena, Nrº Prelado y el de estas tropas, que se alla en la Ziudad de Lorca, y que el buen exito se debe a la intelixenzia y esfuerzo de los Cavos militares que goviernan.
La Ziudad acuerda se despache propio a toda dilixenzia para ello, y como se hecha de menos la falta de dinero, zevada, plomo, piedras y demas muniziones; y espera de su Excelenzia esta puntual providenzia, pues a obligado para los socorros y gastos deste dia, por dezir su capellan no tener medios algunos, a sacar seis mil Rls del posito del pan, haziendo la falta al comun que se deja considerar; vajo las zircuntanzias prebenidas por su Excª en la ocasión que se le entregaron quinientos Doblones.
En considerazion de que el administrador de dho caudal a hecho al entrega de dhos Seis mil Rls a Dn Manuel Luna, su capellan y dado recibo con el se le hagan buenos a dho administrador del posito.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 191 user reviews.

Vigilantes de la costa, 4 de septiembre de 1724
40904Casi todas las torres de vigilancia de la costa murciana han desaparecido. Unas desmoronadas por abandono, las más por sustituídas por faros como las de Cabo de Palos, Portmán y Mazarrón, y otras convertidas en vivienda por encontrarse en lugares de expansión urbanística como una de las tres que hubo en la Manga.
En estos baluartes, la misión de sus moradores era avisar mediante ahumadas de día o luminarías de noche, de la presencia de barcos hostiles. Para que el mensaje llegase con rapidez a Cartagena, Lorca o Murcia, se construyeron pequeñas torres de enlace en el Albujón, en Púrias y en el Saladillo, a medio camino entre Alhama y Mazarrón.
Los responsables vivían en condiciones muy duras sin poder abandonar el puesto al menos durante seis meses. Tenían unos excasos sueldos, y sólo uno de los seis hombres que componían el destacamento se desplazaba a final de cada mes a la población más cercana para adquirir probisiones. El tédio y la monotonía hizo que muchos de ellos cultivasen pequeños huertos en las cercanías, lo que oficialmente estaba prohibido.  
Haviendo llegado a mi notizia que V. S., con su acostumbrada justificacion dispuso que el Sr Crrxºr y dos Cavalleros Comsarios fuesen con agrimensores a medir las tierras del Rincon de San Gines y otros sitios de estos terminos por haver excedido algunos de lo señalado por V. s. en los arrendamientos que les hizo y con este motivo echo medir algunas tierras que tenian los Alcaides y soldados de las torres y los de las atalaias que sirven a la defensa de esta Ciudad y sus Campos si tambien al resguardo deste Reyno de Murzia, procuré ynformarme de personas de credito y desinteresadas que origen asistia a estos soldados para disfrutar algunas tierras realengas..Halle que con toleranzia de V. S. y de sus Cavalleros Rejidores y lizenzia de mis antezesores en el Govierno militar de esta Cuidad avian desmontado los Alcaides y soldados de las torres y guardas de muchos años a esta parte cortedad de tierras ynmediatas a las torres y sitios que ocupan con los motibos no solo de limpiarlos de los riesgos de moros y enemigos, frequentes de esta Corona, que de ordinario los ocupavan por lo montuoso de ellos y traidoramente los capturavan y pasavan a estos Campos a ejecutar lo mismo. Aviendo desmontado aquellas malezas, los soldados podian dilatar la vista y excusar los ynsultos que se experimentaban de estar motusosas aquellas cercanias a las torres y atalaias y tambien algun alivio (a) aquellos pobres soldados con la labor de las tierras que a su costa desmontaron con las tolerancias o licencias de V. S. y de mis predezesores, que sin duda redumdava (s) en el servizio del Rey, y allanar los padrastros que tenian las atalayas y torres sirviendo de alvergue a moros y corsarios y de gran daño a los vezinos, ganaderos y labradores que ocupaban aquellas cercanias como la experiencia lo avia acreditado muchas vezes. Con cuyas noticias rogué al Sr Corregidor que embista (s) del reconocimiento y medidas de tierra que con los Cavalleros Comisarios de V. S. se avian executado, se atendiese el principio justificado de la ocupacion de tierras baldias o realengas por los soldados; y que si por lo pasado ubo motivos para lexitimar sus licencias o permision tacita, aora los avia de maior consideracion para mantenerlos sin agravio, por que como a V. S. es notorio, la Real Hacienda padeze tal estrechez que los tiene sin pagar los miserables sueldos que gozan, que se reduzen a Real de Vellon y Real y quartillo y Real y medio por dia los soldados, y los Alcaides a dos Reales, conforme a la situacion de las torres y atalaias. Y se les deve a la gente de las torres 40 meses y 20 a las guardias y sobre guardias sin bastar para su satisfaccion los Reales Decretos ni tan repetidos Despachos como se han expedido y actualmente se expiden a este asumpto.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 280 user reviews.

16 de enero de 1736
La rambla del Albujón era un límite geográfico conflictivo, casi una zanja inexpugable más que un peligrososo cauce natural. Al norte era el Campo de Murcia y al sur el de Cartagena. Las dos administraciones buscaron por todas las maneras posibles afianzar esa frontera, incluso traspasarla, facilitando la ocupación de los terrenos insertos en el cauce de la rambla. Por parte de Murcia se potenció el repoblamiento en El Estrecho, Lobosillo, Balsa Pintada y Torre Pacheco. Cartagena, por su parte hizo lo mismo en La Aljorra, El Abujón, Pozo Estrecho y sobre todo en La Palma. Fuente Álamo quedaba al márgen, por su carácter de Pedanía autónoma y por los graves y contínuos problemas de paludismo que le generaban las aguas estancadas de esa rambla.
Alegoría de la rambla del Albujón
A Tito Bernal le gustaban mis fotos.
Un abrazo a su familia
Testimonio:
Martin de la Xara Valero, scnº del Rey, Nrº Sr, publico en Su Corte, Reynos y Señorios, vezino de la Jurisdiczion de Murzia y estante al presente en este Partido de el Lobosillo, doy fee que oy dia de la fhª, haviendo visto, paseado y reconozido con todo cuidado la Rambla que nombran del Albuxon que divide los limites y terminos de las Jurisdicciones de Cartaxena y Murcia, en fuerza de lo dispuesto por el auto ultimo en esto probehido, desde el Partido que nombran del Estrecho hasta el camino que va de la dhª Ziudad de Murzia a la de Cartaxena; y he visto un bancal que ay junto a las oliveras que ay en el hazienda de Dn Jill Antonio de Molina, Marques de Veniel, que linda con dhª Rambla y esta sembrado de trigo, y se dixo tenerlo a terraxe Miguel Moreno, morador en dhº Estrecho; y según se manifiesta y pareze, parte de el esta dentro de los limites de dhª Rambla. Y pasando dhª Rambla avaxo, en la confrontacion de la casa de Alonso Madrid, morador en Jurisdiczion de dhª Ziudad de Cartaxena, ay como tres fanegas de tierras sembradas de trigo y varvecho que dixeron aver sembrado y barvechado el mismo Alonso Madrid, y todo ello pareze esta en dhº Rambla. Algo mas abaxo, otro pedazo como de media fanega de simentero de zevada que expresaron ser propio de Joseph Vidal de dhª Jurisdiczion; otro como de fanega y media de dhª espezie y como media de barvecho, que asimismo manifestaron ser de Gines de Vera, de el referido Campo de Cartaxena; otros como de dos zeleminis de Barme Nicolas, otro como de una fanega de Miguel Roca, del Campo referido, y como otra media fanega de Gines Nicolas, de esta Jurisdiccion; y otro como de fanega y media tambien sembrado de zevada que dixeron ser el mismo que avia barvechado Francº Gomez y zedido a Nrª Srª de la Mina y sus devotos sembrado de limosna.
Y todos, segun se manifiesta, estan dentro de los limites de dhª Rambla, y junto a la casa que nombran de los Vidales, en esta Jurisdiczion, ay otro pedazo de simentero de zevada que pareze tendra como una fanega, y la mitad con corta diferencia, esta tambien en dhª Rambla, el que se refirio aver echo Fulxenzia Conesa, Viuda de Pedro Vidal. Y en la misma forma otro pedazo que dixeron ser de Joseph Gomez, de dhª Jurisdiczion de Cartagena, y tendra como otra media fanega
Y para que conste pongo este en observanzia de lo mandado por dhº auto que signo y firmo en el dhº Partido de Lobosillo, Campo y Jurisdiczion de la Ziudad de Murzia, en diez y seis dias del mes de enero de mil setecientos treinta y siete años.
Martin de Xara Valero

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 258 user reviews.