1914: Crímenes, guerra y el Teatro Circo

26 de spetiembre de 1914

EL ALGAR.- El presidente del Centro Obrero del Algar, Don Emilio Castro, nos dirige una atenta carta rogándonos hagamos constar desde estas columnas la gratitud de aquella entidad que preside hacia los Señores Bernal, del Palmar.
Treinta y ocho obreros extenuados por el hambre y el cansancio se presentaron en el establecimiento de dichos señores a emplear los escasos recursos de que disponía para acallar en algo las necesidades.
Uno de los señores Bernal – la carta no dice cual – reunió a todos los obreros, dando a cada uno de ellos dos pesetas en metálico, un pan de cuatro libras y un buen trozo de longaniza y chorizadas. Estos desgraciados obreros – dice el señor Castro – quieren hacer constar ante todo el mundo, que jamás olvidarán la conducta observada por los Señores Bernal en momentos tan dificiles con los actuales.
Digno de todo encomio es el hermoso y caritativo acto realizado por los señores Bernal a los que felicitamos por su altruísta y humanitario proceder para con los desgraciados obreros sin trabajo del Algar.
LORCA.- En la Diputación del Puntarrón (Lorca), sítio conocido por Campico de Piñuelas, tuvo conocimiento la benemérita de Lorca de que habían reñido dos hombres. Para el indicado sitio salieron los guardias Juan Aeldo Cerón y Juan Cerón Baños, los que en el expresado sitio encontraron en tierra los cadáveres de Miguel Blázquez Soler, de 55 años, casado, y José Raja Blázquez, sobrino del primero, de 42 años.
De las averiguaciones practicadas por la benemérita, parace ser riñeron por cuestiones de familia tío y sobrino, disparando este sobre el Miguel un tiro con una pistola del doce, matándole en el acto.
Al ruido de la detonación acudió un hijo del Miguel llamado Domnigo Blázquez Pedrero, de 18 años, de edad; el cual, al ver a su padre muerto, arrebató la pistola al José disparándole a este la capsula que le quedaba a dicha arma, dándole después varios golpes en la cabeza hasta que le produjo la muerte.
Después de vengar la muerte de su padre, El Domingo se presentó al juzgado de instrucción de dicho partido. El juez ordenó el levantamiento de los cadáveres y el ingreso del Domingo en la cárcel.
Teatro Guerra.- Sigue la compañía cómico-dramática, Comendador – Montenegro, que con gran éxito viene actuando en este teatro, alcanzando justos y merecidos triunfos. Proximamente se pondrá en escena “La Muñeca trágica”.
Salón de Actualidades.-Se anuncia para el 1º de Octubre el debut de la compañía de opereta que dirige el 1º actor Vicente Aparici.
La Ciudad de Murcia conservaba a principios del siglo XX el diseño árabe, a pesar de la desaparición de la muralla
La Ciudad de Murcia conservaba a principios del siglo XX el diseño árabe, a pesar de la desaparición de la muralla
DIARIO DE MURCIA.- En plena actividad.- Todos los murcianos que son algo, si ocupan algún puesto desde el cual pueden poner su influencia en favor de Murcia, trabajan en estos momentos, identificados, para ver si pueden evitar que caigan sobre esta Ciudad las pesadas consecuencias de la guerra, y si no pueden evitarlas del todo, hacerlas mas ligeras y tolerables. No hay egoísmos ni retraimientos; todos trabajan para todos con la más consoladora fraternidad. El que no hace más es porque no sabe o no porque no puede.
Desde que pasó el veraneo, se han empezado al tocar las beneficiosas consecuencias de esta labor, que ha dado resultado muchos miles de pesetas, que se están gastando en obras públicas para que la clase obrera tenga trabajo y en él medios para vivir.
Ahora está el empeño de conseguir facilidades para la exportación con la rebaja de tarifas; cosa en que está interesado el gobierno que lo han ofrecido las mismas compañias de los ferrocarriles que se ha gestionado por los Diputados y Señadores por la Federación Agraria y por otras varias representaciones de exportadores; pero que no ha llegdo todavía a ser un hecho, una concesión positiva.
Y este movimiento de lucha que se da en Murcia en favor de sus intereses locales se da en toda España, que toda aspira a salvarse impulsada por la necesidad y el patriotismo, sin acordarse de ninguna otra lucha, que como la politica resulta pequeña y mezquina para un pueblo.
Esta lucha, empeñada por las circunstancias, va a trasnformar el páis, que está viendo que la única guerra noble es la competencia por la cultura, por la ilustración, por la producción, por los adelantos en todas las manifestaciones de la vida y de la actividad. Y esta transformación del país afectará irremisiblemente a los partidos políticos y a los gobiernos que no llevarán al ejercicio del poder el estrecho criterio de partido sino el ámplio, el práctico de fomentar la riqueza de España, fomenntado las industrias, el comercio, la agricultura, la minería, Etc.. no cargándolas y recargándolas de tributos y de dificultades.
Siempre se ha dicho que no hay mal que por bien no venga. ¡Quiera Dios que los males de esta guerra nos traigan el bien de hacernos buenos españoles a todos!
TEATRO-CIRCO.- Esta noche inaugura el Teatro Circo la temporada de invierno. El arrendatario don Diego Fontes, lo ha preparado convenientemente para que pueda disfrutarse en él con toda comodidad de un agradable confort. Al efecto ha embellecido el teatro, pintándolo y restaurándolo bonitamente; ha peusto un espléndido alumbrado, ha levantado las localidades de preferencia, separándolas completamente de la entrada general; ha aproximado el escenario al público y ha introducido otras mejoras como es el hermoso salón de espera que a la vez será salón-café. También ha aumentado el número de entradas y salidas del teatro. Con este decorado, el teatro hace la impresión de lo nuevo.
Por ahora Don Diego no ofrece al público más que un seelcto y variado cinematógrafo con las cintas más artísticas y de más actualidad que encuentre en las casas mas acreditadas; pero no renuncia a la presentacíon de aquellas novedades y amenidades que sean compatibles con el cine y sean dignas del público murciano.
Deseo un éxito completo al señor Fostes, siquiera sea porqeu nos prepara un refugio para las largas y frías noches del invierno que se avecinan.
José Martínez Tornel.

San Ginés de La Jara

Mojones de San Ginés de La Jara
Para Don Antonio Gómez, profesor de La Unión, en su cumpleaños.
El Monasterio de San Ginés de La Jara se encuentra cerca de la finca de los Señores de Lo Poyo, negociantes y regidores cartageneros. En el siglo XVI, el Monasterio comenzó a cobrar importancia como sanatorio, por lo que la Ciudad de Cartagena le donó los terrenos colindantes. En el papel instrumento de cesión se menciona el paraje de El Garbanzal, donde nació la actual La Unión, así como “El Bedal”, donde algunos postillones solemos ir de excursión o a merendar. 
En 28 dias del mes de (roto) de 1596 años, estando en el Convento de Sr San Gines de la Xara, que es en el termino desta Ciudad, adelante del Garbançal haçia la mar, los dhºs Pedro Casanova, Alguacil del Stº Oficio, Diego Bienbengud Rosique, Julian Zunge y Nicolas Garri, Regidores y comisarios nombrados por esta Ciudad para señalar y amojonar el monte y cabeço que diçen de los Angeles.
Y en presencia por antemi, Jusepe Giner, escrivano mayor del Ayuntamiento, publico y del numero de esta dhº Ciudad de Cartagena, hiçieron el dhº amojonamiento en la forma siguiente:
Començaron desde la cruz de marmol que esta frontero de la puerta de dhº Convento, la qual queda por mojon porque todo lo yncluso desde la dhª cruz hacia el dhº caveço y monte de los Angeles queda por de dhº Conbento.
Desde la dhº cruz de marmol prosiguieron por la orilla del camino que pasa por delante de la puerta del dhº Convento hasta llegar al arca y nacimiento de la fuente del agua con que se riega la guerta (s) del dhº Convento, la qual dhº arca quedo por segundo mojon. Y el camino que pasa por la puerta del dhº Convento a de quedar siempre libre y desembarazado para que todos los que quisieren puedan pasar por el. Y el abrebadero que esta mas abajo de la dhª arca y nacimiento del agua y a la esquina del real de afuera del dhº Convento, queda libre para que en el puedan abrevar sus ganados y bestiares todos los que quisieren sin que se les pueda bedar.
Desde la dhª arca y naçimiento del agua, fueron prosiguiendo alrededor del dhº Cavezo haçia la parte de mediodia hasta las casas en la dhª parte tiene Baltasar Lopez arrimadas a otras de Pedro Macias. Y se señalo el limite de dhº cabeço por la orilla de un arrollo y ramblizo que pasa 30 pasos apartado de la esquina de las dhªs casas.
Pasando mas adelante haçia la dhª parte de mediodia, se puso por mojon una crus de palo.
Desde la dhª cruz se fue prosiguiendo por la falda del dhº monte haçia el mediodia, y se puso un mojon de piedra con dos hitas que mira  hazia el Caveço de los Mingotes.
Desde dhº mojon se fue prosiguiendo por la falda del dhº Caveço hacia la parte del mediodia hasta un pino que esta la dhª falda, el qual quedo por mojon.
Desde el dhº pino se prosiguio por la laeda (s) del dhº monte, haçia la dhª parte del mediodia y se puso otra cruz de palo por mojon.
Desde la dhª cruz se prosiguio por la laeda (s) del dhº caveço hasta otro pino que esta en ella, el qual quedo por mojon.
Desde dhº pino se prosiguio por la laeda del dhº monte hasta çerca de la senda que diçen del Puerto El Losar (s), y alli se puso por mojon otra cruz de palo que a la parte del mediodia tiene el Cabeço que diçen de la Cueba del Hermitaño.
Desde la dhª cruz se fue prosiguiendo hasta el rastro de una rambla que diçen ser vereda (s) de Los Colmenares. El qual dhº rastro de rambla, como cerca el dhº monte por la parte del mediodia, quedo por limite y mojon, como tanto que un gollisno (s) que vaxa de el dhº monte de donde diçen el Estrecho y ba a dar a la solera que diçen de Los Frailes que queda por majada para los ganados para que libremente puedan entrar en el.
Desde la dhº rambla se fue prosiguiendo alrededor de dhº monte y quedo por mojon el tajo de peñas que tiene hacia la dhª parte de mediodia.
Desde la parte donde el dhº monte mira hacia el poniente quedo asimismo por limite y mojon las peñas y altura de dhº monte. Y las majadas que caen haçia la casa y heredad de Juan Pascual quedan libres para que puedan entrar a ellas los ganados.
Prosiguieron el amojonamiento hasta una punta del dhº monte que haze Puerto con otro montecillo pequeño, que esta a la parte de poniente, y alli se puso una cruz por mojon.
Desde esa cruz se prosiguio el amojonamiento por la falda de los montesillos (s) que estan a la parte del poniente del dhº monte de los Angeles y por la falda de los dhºs dos montezillos que mira al mediodia se fue prosiguiendo hasta lo alto de otro tercero montecillo que esta a la parte del poniente de los dhºs dos, y en lo alto del dhº terzero montezillo se puso por mojon otra cruz de palo. Y el dhº monte donde se puso la dhª cruz, caen sus vertientes a la parte del Bedal que dicen de la Giana (s). Y las dhªs bertientes y majadas que caen hacia el dhº Bedal, quedaron libres para los ganados.
Desde la dhº cruz prosiguieron por lo alto de otro cabeço que vaja haçia el camino que ba desta Ciudad al dhº Convento de Sr San Gines, que esta del dhº cabeço a la parte del norte, y en el dhº cabezo se puso otra cruz por señal.
Desde la dhª cruz se prosiguio el dhº amojonamiento hasta la orilla de una rambla que vaja desde donde el dhº monte de los Angeles hace puerto con los otros dos montezillos, y en la orilla de la dhª Rambla se puso otro mojon.
Desde el dhº mojon se fue prosiguiendo por la falda del dhº Cabeço de los Angeles, y en ella por la parte que mira a el norte se puso otra cruz de palo por señal.
Desde la dhª cruz se fue siguiendo por la falda del dhº Cabezo haçia el levante, y en la dhº falda se puso otro mojon de piedra por señal.
Y desde el dhº mojon se prosiguio yendo haçia el levante hasta la cruz de marmol donde se començo el dhº amojonamiento.
Y todo lo yncluso en los dhºs limites y mojones en que entran el dhº Cavezo y Monte que diçen de los Angeles, los dhºs Comisarios, en virtud de la comision de esta Ciudad, los haitaron y senalaron (s) por de el dhº Convento.
En cuyo nombre dieron la posesion de todo ello a Fray Bartolome Muñoz, Guardian del dhº Convento, para que sea suyo y lo aya y tenga como casa propia suia, asi el Guardian e Frailes del dhº Convento que agora son como los que adelante fueren.
E lo firmaron de sus nonbres, siendose Pedro Marques de Rueda, Thomas de Guero, y Alonso de Sepuveda, Regidores desta Ciudad, Pedro Casanova, Diego Vievengud Rosique, Julian Zonge, Nicolas Garri Caçeres, antemi, Jusepe Giner.
Y de  todo lo yncluso por los dhºs limites haçemos la dhª graçia y donaçion yrevocable a el dhº Convento de Sr San Gines del dhº monte con todos los aprovechamientos que en el ay para que sea suyo y como cosa propia lo goze y posea
Y Ordenamos y Mandamos que ninguna persona sea osado de entrar a pastar en el dhº monte en lo yncluso en los dhºs limites ni mojones con sus ganados ni bestiares, ni a haçer leña, caçar ni a otros aprovechamientos so pena de 1500 maravedis por cada manada de ganado menudo cada vez que entrare; y por cada vez que alguno entrare a caçar la misma pena; y por cada carga o carretada o chirrionada de leña la misma pena, y por cada cabeça de ganado bacuno y de yeguas y asnos 2 Reales.

Los peligros del cerdo

Alhama, 20 de Enero de 1767
Se acaba el tiempo de la matanza. En un principio, por estas tierras del cerdo sólo se aprovechaba el jamón y el tocino, siendo peligrosos el consumo del resto de la carne. Aparte de los cochinos que eran propiedad de la Encomienda de San Antón y que se subastaban por estos días, en muchos lugares se criaban en condiciones extremas de salubridad, a pesar de los bandos que lo prohibían. Ante la falta de alimentos, en las últimas décadas del siglo XVIII comenzó a permitirse la elaboración y el consumo de embutidos, siempre bajo un férreo control sanitario. Esto pudo llevarse a cabo en las grandes poblaciones, pero en las pequeñas aldeas, el desinterés o la falta de profesionalidad de los veterinarios responsables motivó graves desastres hasta bien entrado el siglo XX.
Alhama.- Bando de Buen Gobierno:
– Que los molineros y mesoneros no tengan cerdos ni gallinas en los molinos y mesones, pena de 4 Rls Vn, por cada gallina y 10 Rls por cada cerdo aplicados conforme a dro.
– Que ningun vezino de qualquier estado y condizion que sea no tenga cerdos ni gallinas en los vancales contiguos de esta poblazion vajo la pena de 2 Rls por cada gallina y de 10 Rls por cada cerdo, aplicados conforme a derecho.
– Que en la misma pena yncurran las personas que vibieren en el canpo o en la huerta teniendo sueltos dhºs cerdos y gallinas en tienpo que puedan azer daño a qualquier frutos o simenteros; en la misma yncurran todos los que viben en la huerta y ribera del molino en qualquier tienpo del año teniendo sueltos dhºs cerdos y gallinas por el perjuizio que se puede causar a la salud publica, entrando en la cequia de Espuña.
La Gran Guerra: Epidemia de triquinosis en El Algar
23 de Enero de 1914.- Las últimas noticias remitidas del Algar confirman que aumenta el número de atacados de triquinosis. Pasan de 200 los enfermos hasta el dia de hoy, siendo casi problable que este número aumente. La segunda víctima ha sido Mateo López, hermano del celador de aquel barrio y además en casa de éste existe un niño gravísimo. En distintas casas existen más de 20 enfermos graves. El inspector Villalba y el subdelegado Señor Oliva, reconocieron varios enfermos y examinaron las carnes del cerdo que ha producido tan gran descalabro.
El agente de La Unión Señor Andeiro, decomisó las últimas partidas de embutidos que en el paraje de Lo Urrutia (s) conservaban los Hermanos Heredia. Estos se hallan graves, asi como la esposa de uno de ellos, las criadas y la viuda de Heredia. También se hallan atacados un dependiente de la tienda de comestibles de dichos industriales y el matarife que mató a la cerda e hizo los embutidos.
Van conociéndose nuevos casos que se han manifestado en los dos últimos dias, pues según hemos podido comprobar, se ha estado vendiendo carne con triquina hasta el martes, cuyo dia los Señores Rosique, médico y farmaceútico, el veterinario Señor Mercader, y el Doctor Más diagnosticaron que se trataba de la trichina, y en el acto se impidió la venta de embutidos y se recogieron los restos de longaniza de algunas casas y el que había en el establecimiento de la calle de Sagasta, donde se expendieron.
En los alrededores de esta tienda, el número de atacados es considerable, pues los vecinos se surtían de allí dada la calidad y excelencia al parecer de dichos embutidos.
Muchas familias del Algar enviaron a Cartagena, Los Dolores, Valencia, Barcelona y Melilla, pequeñas cantidades de longaniza de esta y se ha avisado telegráficamente a dichas poblaciones enumeradas últimamente, advirtiendo al peligro.
El problema más grave es la falta de recursos de la mayoría de los atacados que habitan en casas sin condiciones higiénicas y en muchas hay hasta diez enfermos, sin tener quien los asista por hallarse todo el pueblo invadido. De mil habitantes hay doscientas familias atacadas y es imposible que un solo Medico pueda asistirlas a todas y más dificil que muchas encuentren quien se encargue de su asistencia.
En la investigación que hemos hecho sobre el terreno, hemos sacado consecuencias muy dolorosas. El abandono tradicional de todos los pueblos de España, la incultura y la despreocupación de las autoridades y una criminal indiferencia por lo que afecta a la higiene, son las causas generales de esta que podemos calificar de terrible catástrofe, pues aunque el número de víctimas no puede precisarse, es seguro que será un 40 por 100 de los atacados.
El cerdo atacado de triquinosis se crió en unos basureros del Llano a la vista de muchos vecinos del Algar, que veían como se nutría de basuras, detritus de los Hospitales y otras materias orgánicas este animalito que tanto daño ha causado. Pertenecía a un tal Joaquín Martínez López (a) El suave, vecino de la Loma, del Algar, quincallero, y este la vendió a los Hermanos Heredia. La sacrificaron hacia el 21 de diciembre y pesó unos 170 kilos. Casi todo lo hicieron embutidos y de ellos han venido comiendo los vecinos del Algar hasta hace pocos días.
En el último parto de este animal tuvo once crías, habiendo nacido muertas dos. Las restantes fueron vendidas cuatro que viven, y cuatro que están en poder del “Suave”. Todas han sido decomisadas para su reconocimiento e impedir la propagación de la terrible enfermedad.
El pueblo entero está consternado y la indignación es unánime contra el veterinario por su negligencia en el cumplimiento de su delicada misión. Cartagena, conmovida ante tamaña catástrofe, se dispone a acudir en socorro de las víctimas y al efecto han surgido varias iniciativas para recaudar fondos con destino a las familias pobres del Algar.