Pedro Cobos

Pedro Cobos
¿Para qué quieres un barco
con aparejo pesquero?
¿Para qué quieres un barco
si del mar que navegabas
ya nadie guarda recuerdo?
Marinero de salitre,
saca tu blanco pañuelo
y tiéndete en la bodega
a llorar llanto de sal
porque los mares se han muerto.
El hombre de tierra adentro,
entre el quiero y el no quiero,
te ha partido en dos la vida
v te ha matado la mar
echando a la mar veneno.
¿Para qué quieres un barco
con aparejo pesquero?
¿Para qué quieres tú ya
las treinta dos direcciones
de la rosa de los vientos?
Para nada, marinero.
Para sentarme a llorar
en la escollera del puerto.

La porquería no sólo está en el agua de los mares.