11 de agosto de 1849
Estado en que se encontraba el verano pasado la casa de Antoñete Gálvez Arce
Estado en que se encontraba el verano pasado la casa de Antoñete Gálvez Arce

Al Consejo de Hombres Buenos establecido en esta Ciudad [1].
Jose Escribano, vecino de la misma, y morador en su huerta, Partido de Torre Aguera, hace presente al Consejo:
Que lleva en arrendamiento nuebe taullas, de las cuales tiene sembradas de panizo como unas tres y media. Para el riego de las referidas tierras disfruta de la tanda de media hora [2] / porque la otra media corresponde a otras nuebe que hay contiguas / de la Azequia de Beniajan por medio del partidor de Baeza, que es desde las dos a las dos y media de la tarde de cada quince dias.
Para lo qué, y con el objeto de poder conseguir la entrada del agua en la tierra utiliza la rafa que anticipadamente hacen los de la parte superior con igual fin, o cuando no lo verifican, lo egecuta el que dice, porque de otra manera su derecho era ilusorio.
En el dia de ayer en que le correspondia el riego, obserbando que a las ocho de la mañana no había rafa establecida a la parte de arriba por que sin duda los heredados no necesitaban regar porque se habian remediado con el agua de gracia [3], la formó el exponente. Y al muy poco fué destruida por la fuerza por Antonio Galbez [4], su conbezino, acompañado de otros. Con lo que le pribaron de los medios de adquirirla en terminos que, llegada la hora de la tanda, no pudo regar lo que debia regarse ni en poco ni en mucho, con notable perjuicio de sus intereses. Y si bien es cierto que antes de egecutar ese abuso de fuerza, se comprometió Galbez a abonarle los perjuicios que hubiera, obserbando despues que ellos eran cuantiosos, lo llevó a efecto retirando su promesa.
El que suscribe denuncia este hecho al Consejo para adquirir el competente reintegro, &ª.
Suplica le admita la regular informacion y condene a su pago al Antonio Galbez. En lo que administraría de Justicia, &ª.
Murcia 1º de agosto de 1845. Jose Escrivano
JUICIO DEL CONSEJO DE HOMBRES BUENOS
Dn José María Ballester, Secretario del Yltre Ayuntamiento Constitucional de esta Capital y del Consejo de Hombres Buenos de la misma [5]
CERTIFICO [6]: Que en la Audiencia celebrada por el expresado Consejo en cinco del corriente se hizo el acuerdo siguiente:
Se dio cuenta de esposicion de José Escribano, del Partido de Torreaguera, manifestando lleba en arrendamiento nuebe taullas. Para cuyo riego disfruta media hora de la Azequia de Beniajan por medio del partidor de Baeza desde las dos a las dos y media de la tarde en cada quince dias. Y que para conseguir la entrada del agua en sus tierras utiliza la rafa que hacen los de la parte superior con igual fin,
Que en el dia treinta y uno de Julio prosximo de le correspondia el riego. Y obserbando no había rafa establecida en la parte de arriba, la formó el exponente. Y al muy poco fué destruida furtibamente por Antonio Galbez, su convecino, que antes de egecutar ese abuso de fuerza se comprometia Galbez a abonarle los perjuicios, pero que luego bió heran cuantiosos, retiró su promesa. Y solicita que, previa la justificacion del hecho, se condene a su pago a el Antonio Galbez.
Provó lo espuesto con los testigos Juan Pelegrin y Juan Estevan.
Y habiéndose hecho cargo al Galbez sobre ello, manifestó: ser efectivamente cierto que le exigió al Escribano quitase la parada y le dejase el agua, ofreciéndole remunerarle el perjuicio que sintiere. A lo cual se negó este.
En cuya virtud y observando que las aguas las iba a utilizar no en los bancales para que estan destinadas, por que estos no la necesitaban, y si en un terreno que ha panificado hace poco, y que no tiene dotación de agua, bolcó la parada. Por que ya en este caso no correspondían al Escribano y si al deponente que riega después que él.
En su consecuencia, y respecto a que el citado José Escribano combino en que es exacto no hace mucho tiempo que panificó el terreno que se proponía regar, aun cuando espresó se halla contiguo a las citadas nuebe taullas:
El Consejo, considerando que ya en este caso y puesto que no justifica el demandante que el expresado terreno no tiene dotación de agua, estaba en el derecho de aprovecharla el Gálvez como sobrante
ACORDÓ absolverlo de esta reclamación. [7]
Corresponde con su original a que me refiero.
Y para los efectos determinados por el Consejo en sesión de nuebe del corriente, libro la presente en ella a once de agosto de mil ochocientos cuarenta y nuebe
Ballester[i
[1] A diferencia de otros Tribunales, en el Consejo de Hombres Buenos las partes demandantes y acusadas se “personan” sin asistencia de letrados ni procuradores, con la salvedad de que si el denunciante no supiere escribir, su solicitud la redacta el Secretario del Tribunal como fedatario.
[2] Tanda: Cupo del reparto del agua que corresponde a cada labrador.
[3] Agua de gracia: Dotación de agua extraordinaria que se hacía entre el 20 de julio y el 5 de agosto, tanto para riegos como para usos domésticos. Terminado el riego con esta dotación, muchos huertanos ya en la época marchaban al Mar Menor a tomar los baños.
[4] En el momento que tuvo lugar este juicio, Antoñete tenía 30 años.
[5] En aquellos años el Tribunal todavía estaba vinculado al Ayuntamiento, por lo que el Secretario Municipal se encargaba de las dos corporaciones.
[6] Los juicios del Consejo eran verbales, aunque con frecuencia al menos una de las partes solicitaba un certificado de lo acontecido en ellos.
[7] El Demandante presentó una reclamación que fue atendida por el Consejo, y que publicaremos el sábado próximo.

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 263 user reviews.