Rento en La Arboleja (Murcia)

La Arboleja, 13 de enero de 1757
El rento, era un contrato implacable, que se concertaba entre propietario y huertano. Se hacía de forma oficial para evitar malas interpretaciones o abusos por algunas de las partes. La barraca sólo servía para el cultivo de la seda, como almacen de los aperos de labranza, y como vivienda cuando la parcela tuviese más de doce taullas. Los dueños mantenían sus casas construídas de obra.
…parecio Pedro Hernandez, vecino de esta Ciudad y morador en su huerta, Pago de la Arvolexa, y dixo recivia y recivio en arrendamiento de Dª Maria Yrene Galtero, Viuda de Dn Juan Antonio Fontes, diez y nueve taullas, poco mas o menos o lo que hubiese, de tierras blancas y morerales con una barraca de 6 andanas incluido en ellas en dha huerta y Pago de la Arvoleja, divididas en dos pedazos, linde tierras de Dn Pedro Salafranca, Dn Lucas de Azcoytia, Rio de Segura y otros, por tiempo de 6 años que an de tomar principio el dia de Sr Sn Juan de Junio que vendra de este año y en precio cada uno de ellos de 1.500 Rls Vn pagados por dhº dia, siendo la primera paga que de hazer Sn Juan de junio del año que viene de 1.758 y asi subcesive por dho dia los demas años vajo la pena de ejecucion y costas de su cobranza, y con las condiciones siguientes:
– Lo primero que ha de labrar, regar y cultivar dhªs tierras a uso y costumbre de buen labrador, dandoles en cada un año por lo menos 6 rexas y los riegos nezesarios, pagar mondas y azequiaxes, exzepto obras nuebas que si las hubiere han de ser de quenta de la renta.
– Que ha de escardar las moreras sin daño alguno de ellas, la que se muriese la ha de arrancar, llevarse la leña, poner otra en su lugar criar e ingerir a su costa.
– Que todos los reparos que se ofrecieren en la varraca an de ser de quenta del otorgante y dejarla corriente cumplido que sea este arrendamiento a ecepcion de hazerla de nuevo, que en este caso a de ser su rehedificazion de quenta de la renta.
– Que por el dia de Pasqua de Navidad de cada un año de los de este arrendamietno ha de dar y traer a las casas de dha Srª 2 pares de gallinas o capones, y a ello se le ha de poder apremiar.
1914: El año de la guerra
Murcia comenzó el año con una extraordinaria nevada que duró varios dias y que llegó a dejar hasta 20 centímetros de nieve en Cartagena y en todo su campo.
En los ambientes laborales, se buscaba neutralizar los movimientos sindicales mediante campañas mediáticas, para evitar huelgas y acciones de reclamación de sueldos y derechos.
Los empresarios cartageneros apostaban por una línea de ferrocarril que enlazase directamente la ciudad con París.
Los cafés, los restaurantes y los comercios mantenían su tradicional actividad sin ningún sobresalto, y en los cines, las sesiones eeran amenizadas por sextetos. Pero en muchas familias se esperaba la vuelta de los mozos que luchaban en Marruecos.