Cartagena, 5 de octubre de 1756
161005Uno de los gremios más antiguos de la Ciudad de Cartagena es el de los pescadores, confirmado por Fernando 3º, y probablemente heredero de los marinos árabes.
Una de sus actividades más lucrativas, y que era propia de la ciudad, era el calamento de las almadrabas de Escombreras y La Azohía durante la primavera. Algunos años se instalaron ingenios similares en Cabo de Palos, El Alamillo de Mazarrón y junto a la Isla Grosa, frente a la Manga.
Con frecuencia, los responsables de las Rentas Nacionales intentaron intervenir las cuentas de esas pesqueras sin éxito.
Ynformada esta Ciudad por el Sr Dn Alonso Espexo, su capitular y Abogado del encargo que se le hizo en Cavildo de 25 de Septiembre proximo pasado de este año, sobre la ynstancia deducida por Dn Manuel de la Riva, Comisario de Matricula de esta plaza en asumpto de almadrava de Escombreras, y en yntelixenzia cierta en que está esta Ciudad de tener el Sr Dn Francº Barrero, Yntendente Grªl del Departamento de Marina de este Puerto, copia del Rl Privilexio en que a esta referida Ciudad y a sus vezinos por el Santo y Sr Rei Dn Fernando el terzero en fhª de 16 de henero, era de 1280, que corresponde el año del nazimiento de 1242, se le hizo gracia entre otras cosas de los mares, montes y pesquerias,
Acuerda, se responda por los mismos Cavºs Comisarios que lo hizieron el antezedente al Sr Alcalde Mayor por mano de quien se hiso la ynstanzia del dhº Dn Manuel de la Riba, que en fuerza de el a estado esta Ciudad en ynmemorial pozezion de todas las pesquerias de su Jurisdizion, arrendandolas como la de Cavo de Palos y salitrona quando se calavan, haviendo tenido por uno de sus propios como oy tiene, la Pesca de la Asuhia en los 3 meses de Abril, Mayo y Junio, sin que se sepa porque se yntrodujo la compañia de Pesquera que se llama Mayor, a calar la Almadrava de Escombreras en los dhºs tres meses de Abril, mayo y Junio, entregando a esta Ciudad la mitad del pescado grueso que se mata en ella, abonando esta Ciudad a la dhª compañia 2 Rls y 7 mrs de Vn por cada arrova, repartiendo a sus vezinos la dhª mitad del pescado al mismo precio…

 

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 250 user reviews.

26 de abril de 1760.- La Azohía
La Azohía.- Vieja casa de pescadores
La Azohía.- Vieja casa de pescadores
La almadraba de La Azohía se calaba durante los meses de Abril, Mayo y Junio, y junto a esa actividad, acudían a sus inmediaciones numerosos pescadores de toda la costa oriental de Mazarrón. Otras importantes almadrabas se instalaban entre Cabo Cope y Calabardina, y en San Juan de Terreros, a las que acudían los pescadores de esas costas. Esa antigua arte de pesca suponía la presencia tanto de los propios profesionales como de sus familias. Durante los tres meses mencionados, la actividad era frenética por lo que se precisaba de cocineros, carpinteros, trajineros,  y por supuesto sacerdotes para los servicios religiosos, quienes, a falta de ermita, decían misa en algún almacén o al aire libre.
En La Azohía, tanto para el transporte del pescado como de las personas se recurría a pequeñas embarcaciones que tenían su base en el barrio de Santa Lucía de Cartagena, por ser este medio el más rápido.
Cartagena.- Viose en este Ayuntamiento un memorial de Ygnacio Garzia y Sebastian Minguez, armadores y apoderados del Gremio y Compañia mayor del Pesquera desta Ciudad, en que dizen hallarse dhº Gremio con la nobedad de que las varcas que se destinan a la Pesquera de la Asohia se retiran los sabados en la tarde a esta Ciudad, no pudiendo hazer la pesca del Domingo, estimulandoles a ello el prezepto de oyr misa de que carezen en dhº sitio. Por lo que, haviendose acordado dhª Compañia con el Rdº Pe Guardian del Combento de Sn Diego de la Villa de Mazarron en que embiase un relijioso para la celebrazion de misa, no tubo efecto respecto a que el fiel de dhª pesca, de su autoridad propia y sin facultad alguna, dispuso fuere un relixioso del Convento de Sn Francº desta Ciudad (Cartagena), quien lo executo por 3 o 4 dias. Y haviendose recurrido a dhº Convento de Mazarron no bino sacerdote alguno a causa del antezedente motibo.
Lo que dhª Compañia mayor haze presente a esta Ciudad para que quede zerziorada del justo motibo que les ha movido en la retirada de dhªs varcas; con lo demas que dhº memorial contiene, suplicando a esta Ciudad se digne suspender qualquiera providenzia en el asumpto hasta tanto que se enquentra Capellan.
Y entendida, Acuerda queda en Yntelixencia de lo expuesto por dhº Pesquera y satisfecha del motibo que a ocasionado dhª falta, y que se haga saver al fiel de dhº sitio de la Asohia no emvaraze al referido gremio en que llebe a él el Capellan que elixiese para celebrazion de las misas.

 

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 185 user reviews.

Vigilantes de la costa, 4 de septiembre de 1724
40904Casi todas las torres de vigilancia de la costa murciana han desaparecido. Unas desmoronadas por abandono, las más por sustituídas por faros como las de Cabo de Palos, Portmán y Mazarrón, y otras convertidas en vivienda por encontrarse en lugares de expansión urbanística como una de las tres que hubo en la Manga.
En estos baluartes, la misión de sus moradores era avisar mediante ahumadas de día o luminarías de noche, de la presencia de barcos hostiles. Para que el mensaje llegase con rapidez a Cartagena, Lorca o Murcia, se construyeron pequeñas torres de enlace en el Albujón, en Púrias y en el Saladillo, a medio camino entre Alhama y Mazarrón.
Los responsables vivían en condiciones muy duras sin poder abandonar el puesto al menos durante seis meses. Tenían unos excasos sueldos, y sólo uno de los seis hombres que componían el destacamento se desplazaba a final de cada mes a la población más cercana para adquirir probisiones. El tédio y la monotonía hizo que muchos de ellos cultivasen pequeños huertos en las cercanías, lo que oficialmente estaba prohibido.  
Haviendo llegado a mi notizia que V. S., con su acostumbrada justificacion dispuso que el Sr Crrxºr y dos Cavalleros Comsarios fuesen con agrimensores a medir las tierras del Rincon de San Gines y otros sitios de estos terminos por haver excedido algunos de lo señalado por V. s. en los arrendamientos que les hizo y con este motivo echo medir algunas tierras que tenian los Alcaides y soldados de las torres y los de las atalaias que sirven a la defensa de esta Ciudad y sus Campos si tambien al resguardo deste Reyno de Murzia, procuré ynformarme de personas de credito y desinteresadas que origen asistia a estos soldados para disfrutar algunas tierras realengas..Halle que con toleranzia de V. S. y de sus Cavalleros Rejidores y lizenzia de mis antezesores en el Govierno militar de esta Cuidad avian desmontado los Alcaides y soldados de las torres y guardas de muchos años a esta parte cortedad de tierras ynmediatas a las torres y sitios que ocupan con los motibos no solo de limpiarlos de los riesgos de moros y enemigos, frequentes de esta Corona, que de ordinario los ocupavan por lo montuoso de ellos y traidoramente los capturavan y pasavan a estos Campos a ejecutar lo mismo. Aviendo desmontado aquellas malezas, los soldados podian dilatar la vista y excusar los ynsultos que se experimentaban de estar motusosas aquellas cercanias a las torres y atalaias y tambien algun alivio (a) aquellos pobres soldados con la labor de las tierras que a su costa desmontaron con las tolerancias o licencias de V. S. y de mis predezesores, que sin duda redumdava (s) en el servizio del Rey, y allanar los padrastros que tenian las atalayas y torres sirviendo de alvergue a moros y corsarios y de gran daño a los vezinos, ganaderos y labradores que ocupaban aquellas cercanias como la experiencia lo avia acreditado muchas vezes. Con cuyas noticias rogué al Sr Corregidor que embista (s) del reconocimiento y medidas de tierra que con los Cavalleros Comisarios de V. S. se avian executado, se atendiese el principio justificado de la ocupacion de tierras baldias o realengas por los soldados; y que si por lo pasado ubo motivos para lexitimar sus licencias o permision tacita, aora los avia de maior consideracion para mantenerlos sin agravio, por que como a V. S. es notorio, la Real Hacienda padeze tal estrechez que los tiene sin pagar los miserables sueldos que gozan, que se reduzen a Real de Vellon y Real y quartillo y Real y medio por dia los soldados, y los Alcaides a dos Reales, conforme a la situacion de las torres y atalaias. Y se les deve a la gente de las torres 40 meses y 20 a las guardias y sobre guardias sin bastar para su satisfaccion los Reales Decretos ni tan repetidos Despachos como se han expedido y actualmente se expiden a este asumpto.

Average Rating: 4.6 out of 5 based on 168 user reviews.

Mazarrón, 25 de julio de 1743
El mayor avance del siglo XVIII en la Región fue en el ambiente de la sanidad. Los tremendos episodios de peste que tuvieron lugar en los siglos anteriores promovieron el establecimiento de protocolos internacionales de prevención de contagios, a pesar de las tensiones bélicas entre naciones. La principal amenaza provenía de las tierras africanas. Las costas murcianas estaban practicamente despobladas. Por ello los lugares ribereños debían proceder a su vigilancia con los escasos medios de que disponían. El municipio de Mazarrón contaba con unos mil vecinos, de los que muchos vivían en cortijos y caseríos aislados. Con toda probabilidad, muchos conocían las calas donde se podía hacer contrabando o matute (delito cometido matutinamente).
…. observando la misma disposicion que en la ultima peste se executo, señalan siete puestos, executando en cada uno de ellos una barraca de a tres hombres que seran: la primera en el Cavezo o Prechel (s) que nombran, mediazion a la jurisdicion desta Villa de la Ziudad de Lorca; otra en la Pelea, otra en Calaleño, otra en el Castellar, otra en los Cavezos de Las Yllas, otra en el Acoolar y otra en el mojon mediazion a la jurisdiczion de Cartaxena, sirviendo en cada puesto dhºs tres hombres, encargandoles todo cuydado y vixilancia para no dejar costear ninguna enbarcazion, jente ni otros prementos a tierra que puedan o no sospechar el yntroduzir dicho mal contaxioso, absteniendose en toda forma, y dando los avisos por menor a esta Villa y encaminarlos a la Real Junta de Sanidad, segun se previene.
Y les consina (s) esta Villa a cada uno de dhºs tres hombres al respecto de dos Rls de Vellon a el dia.

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 179 user reviews.

La Azohía, 8 de julio de 1721
Almadraba en Zahara de los Atunes
La almadraba de bajada de la Azohía terminaba su trabajo a finales de junio. Durante tres meses, los pescadores se alojaban en pequeñas construcciones cerca del cabo, al pie de la torre. Probablemente este fue el origen del pequeño poblado actual. Se han registrado algunas variaciones sobre el topónimo “Azohía”: “Suía”, “Suhía”, “Zudía”, etc.
Viose en este Ayuntamiento una quenta dada por Antº Ortiz, a cuio cargo se puso la administracion de la renta y pesca de la Azudia (s), propio de esta Ziudad, en los tres meses de abril, mayo y junio proximos pasados, por la que pareze aver balido liquidamente dos mil ochozientos trienta y zinco Rls y veinte y quatro mrs.
Y entendido por esta Ciudad, Acuerda aprueba dhª quenta y libra al dhº Antº Ortiz por el trabaxo que a tenido en dhª administracion seiszientos Rls de Vn y se le haga saver que los dos mil doszientos treinta y zinco Rls y veinte y quatro Rls restantes los entregue a Dn Pedro Zapata, maiordomo de propios de esta Ciudad, de quien tome rezivo para su resguardo.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 239 user reviews.