Balsa en Balsa Pintada (s)

28 de mayo de 1746
Almendro en Balsa Pintada. Febrero 2015

Almendro en Balsa Pintada. Febrero 2015

Hasta que se puso en marcha el trasvase Tajo – Segura, el territorio comprendido por el Campo de Murcia y Cartagena subsistía por las aguas de las escorrentías que se almacenaban en aljibes y balsas. Allí acudían los ganados y los pocos pobladores. Hubo numerosos intentos de privatizar esas balsas que, por Reales Ordenanzas, eran de uso común desde tiempos inmemoriales.
Balsa Pintada perteneció al Municipio de Murcia hasta la remodelación de los Ayuntamientos en las últimas décadas del siglo XIX.
Por cierto, allí se come muy bien.
Viose  memorial de Juan de Espinosa y otros moradores en el Partido de Balsa Espin, Campo de esta Jurisdiczion, haziendo presente que por los de Balsa Pintada y Balladolises (s) se les causa el perjuicio de llebarse el agua de su balsa, asi para beber como para los ganados y averios, sin tener los suplicantes el recurso que aquellos de poder usar de diferentes pozos que ai en dhº su Partido; por lo que suplican a esta Ciudad de la providencia que tenga por combeniente para su remedio.
Acordó se despachen ordenes a los Diputados de dhºs Partidos para que en sus respectivas hermitas se publique la prohibizion de llevarse dhª agua para los ganados y cabalgaduras lo vezinos de Balsa Pintada y Balladolises, y solo para beber se les permite puedan usar de la referida balsa, y de su contrabenzion den quanta para proceder a lo que hubiere lugar.

Balsa Pintada

 Balsa Pintada.- 27 de febrero de 1798
Viose memorial de Gines Lopez y consortes por si y a nombre de los demas moradores de la Diputacion de Balsa Pintada, representando a esta Ciudad que en aquella y Hermita de su mismo nombre se ha establecido Vicaria para el competente vecindario. Y considerando el mucho terreno que tiene la Balsa Pintada, en cuya extencion (s) se pueden fabricar algunas casas y dejar vastante sitio para ello y haverios y que sirvan de mejor adorno y buen aspecto alarehedor (s) de dhª Hermita, y juntamente construir un aljive a expensas de dhºs moradores que se provea de las aguas sobrantes que caigan vajo de dhª Balsa para socorro del dhº vecindario  y otros fines piadosos que manifiestan: Por estos motivos concluyen suplicando al Ayuntamiento se digne concerderles la licencia competente para la construccion de dhªs casa y aljive, precedidas las diligencias y requisitos correspondientes.
Muchos lugares tienen nombres que hacen alusión a la antigua actividad de la ganadería y el pastoreo. A falta de otros referentes, se buscaban elementos naturales o artificiales que pudieran indicar la ubicación de fuentes y abrebaderos: Fuente Álamo, Pozo Estrecho, Balsa Pintada, Aljimenado, etc.
El campo murciano era casi un desierto hasta la llegada de los regadíos modernos, con una escasa actividad agrícola. Sólo se sembraban cereales, y se cultivaba la almendra y el olivo. La población vivía en caseríos diseminados y las Ermitas cumplían varias funciones. Además de su misión religiosa cumplida por capellanes o monjes de los conventos cercanos, su átrio y entorno era el punto de reunión los días de fiesta, y en algunos se improvisaban bailes. Por ello no era de extrañar que los Concejos colocasen en las puertas de los pequeños oratorios los Edictos y las ordenanzas municipales.

50227