Vino nuevo

Murcia, 7 de noviembre de 1705
41107A partir de mediados de noviembre se ponía a la venta la cosecha de vino del año. Antiguas ordenanzas obligaban a consumir el cultivado en las huertas cercanas, prohibiendo la entrada de los forasteros. En Cartagena, los médicos titulares debían certificar su bondad. En Caravaca, Lorca y Mula se buscaban los caldos de Bullas y Cehegín. Jumilla producía muy poco y lo compraba en Yecla, aunque aquí lo solían importar, bajo mano, de Monovar.
Al parecer, el vino cosechado en la huerta murciana era muy “bronco”, pero la mayoría de los propietarios eran los mismos regidores. Sólo el destinado para los actos religiosos era de mayor calidad.
Seguimos sin tener noticias sobre la venta de bebidas alcohólicas como el whisky o el coñac, y sólo sabemos del aguardiente de vino o de anís.
Yá entonces, en Murcia había al menos una taberna en cada calle.
La Ciudad, en conformidad del estilo y costumbre que tiene de poner prezio al vino, Acordo que el azumbre de vino nuevo se venda a 6 quartos; y para el consumo del que ubiere viejo en las tavernas se conzede de termino asta el dia catorze de este mes, y se publique. Y pasado, no se pueda vender si en la casa de la nieve y en la Carreteria por mayor vajo la pena de la hordenanza.
Para su observancia se encarga a los Cavºs fieles executores y a los Sres Dn Antonio de Roda y Dn Francº Abellaneda, Rxres, zelen y hagan visitas denunciando a los que a lo referido contravinieren.

Café y botillería

Murcia, 17 de julio de 1787
Cafetería “el Arco”, en Santo Domingo. Julio 2014
En los últimos años del siglo XVIII, eran frecuentes ya los establecimientos conocidos como cafeterías. En ellos, el principal consumo era el café y el té, servidos en elegantes veladores, a diferencia de las tabernas en las que los clientes bebían depie, y las posadas donde se sentaban los clientes juntos. La botillería era el servicio de helados y bebidas frías, como hemos comentado alguna vez. Seguimos sin encontrar referencias al consumo de cerveza.
Viose memorial de Juan Huertos, vezino de esta Ciudad, suplicando se digne darle su permiso para abrir un cafe o botilleria en la parte que pueda colocarse
Y el Ayuntamiento, habiendolo oido, cometio esta instanzia a los Sres Dn Joaquin Lopez de Zetina, Rxºr, y Dn Gregorio Carrascosa, Jurado, para que conzedan al ynteresado la lizenzia que solizita, no habiendo perxuizio comun ni particular y ajustandose por la venta que drºs ha de pagar a la Rl Hazienda.
Alegoría del “maligno” en uno de los conjuratorios de la Catedral de Murcia.
Esta tarde a las siete y media “El Tío del Saco” y “El Postillón mayor” hablarán sobre “Ritos de protección colectiva” dentro de la programación del tradicional Seminario de folklore y etnografía del Museo de la Ciudad. José Sánchez Conesa, “El Tío del Saco”, lleva años recorriendo los lugares en busca de todos aquellos elementos de la cultura tradicional que todavía perviven. Del “Postillón Mayor” ya se conoce su filiación.