Murcia, 27 de marzo de 1753
caldereros de Yecla. Col. particular
Los cristianos nuevos de Murcia (sobretodo los gitanos), lejos de mantener una actividad ambulante como en el resto de España, se integraron en la vida urbana y se agruparon en torno a la parroquia de San Antolín. En las calles de (los) Vidrieros y de Pilar trabajaban en su oficio legendario: la calderería, es decir, el arreglo de los viejos cacharros de cocina. También eran propietarios de las tabernas y de los dos mesones del barrio. Además participaban de forma muy activa en las procesiones, sobretodo en las del Corpus, con dos afamadas agrupaciones de danzantes y dulzaineros.  
 Hizose relazion de la zitazion mandada hazer a este Cavildo por Zedula ante diem para tratar, conferir y resolver lo combeniente sobre la pretension del Padre Capellan y maiordomos de la Hermita de Nrª Srª del Pilar para que se señale a los caldereros calle en que vivan distante de la donde se halla dicha hermita; y se volvió a leer el memorial que en esta razon presentaron en el Cavildo proximo, fundando su suplica por el golpeo que con prezision causa la maniobra de dhº oficio que estorba la zelebrazion de los Divinos Ofizios y otras funziones prezisas en dhª Hermita, con lo demas que expone.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 210 user reviews.