Rogativa para que cese la lluvia

16 de junio de 1728. Colegiata de San Patricio.- LORCA
160616Eran frecuentes los rituales de conjuros y rogativas para implorar el beneficio de la lluvia. Sin embargo, ocurría a veces que la llegada de esa agua no tenía lugar en el momento adecuado o que lo hacía en excesiva cantidad. Por ello, dentro del protocolo eclesiástico de las rogativas estaba la denominada “pro serenitate tempora”, por la que se pedía el cese de las tormentas, sobretodo las tan temidas de granizo en época de cosecha.    
Miercoles de partes de tarde, a son de campana.
Illmº Sr:
Siendo tan repetidas las llubias y tempestades que en la presente cosecha ympiden la recolezion de las mieses con notable detrimento y perdida de ellas, y teniendo presente esta Ziudad que V. Sª., con su propension al benefizio deste publico, en su Sta Yglesia esta impetrando el Divino Aussilio para que zesen, ha tenido por muy propio de su obligazion tributar para ello a V. S. las debidas grazias y suplicarle se sirba continuar sus rogativas poniendo patente el Ssmº Sacramento durante la zelebrazion de la Misa Maior el dia que V. S. tubiere por combeniente elegir y señalar para que esta Ziudad concurra a dhª impetrazion, todo a fin de que la Divina Magestad conzeda la serenidad que nezesita, y que no se experimente mayor quebranto por causa de dhªs tempestades y llubias, esperando este favor del piadoso zelo de V. S., y que asi lo pongamos en su alta considerazion como lo hazemos, quedando siempre a su disposizion para obedezer sus ordenes, con las veras de Nrº afecto.
Ds gde y prospere a V. S. felizes siglos, en su amyor grandeza.
Lorca y Junio 16 de 172
B. L. m. de V. S., ss. Mrs Serbidores.
Dn Jorge Faxardo Molina y Salido, Dn Juan Gregorio Alburquerque.
Illmº Sr Abad y Cavildo de la Ynsigne Colegial, &ª.

 

Rogativas y conjuros por Abril

Lorca, 6 de abril de 1715
160406La frecuencia y categoría de los ritos de protección como eran las rogativas, las bendiciones de campos y los conjuros contra el pedrisco, ofrece una amplia información acerca de la actividad en los campos y en los lugares. Como es natural, en las tierras sureñas en donde la falta de agua suponía, y sigue suponiendo, una continua angustia, cualquier medio para conseguir la lluvia era fundamental. Pero también lo era cuando en abril había exceso de precipitaciones, puesto que, los caminos y las calles de la mayoría de los lugares, pueblos y ciudades no estaban empedradas si no que eran de tierra, lo que hacía que se convirtieran en barrizales intransitables. Además los frecuentes episodios de tormentas de pedrisco suponían serias pérdidas de las cosechas.

La Ziudad Acordo se de recado por el presente escnº a los Rvdºs Pes Prelados de los Conventos para que desde mañana domingo, siete del corriente, asista un religioso de cada Convento en el Calbario para conjurar las nubes y por este medio preserbar los panes de la malignidad que puedan ocasionar las nubes, ejecutandolo como los años anteriores, alternando por sus antiguedades; y tambien se de recado al Sr Vicario para que mande se toquen las campanas de las Parrochias a nublo por la mañana, a mediodia y a las Abemarias todos los dias, y que se conjuren dhªs nubes en dhªs Yglesias quando ubiere nezesidad.

 

Conjuros

Catedral.- 28 de abril de 1757
Entre 1756 y 1760 hubo una de las más importantes plagas de langosta que sufrió toda España. Los rituales de los conjuros contra la langosta incluían en sus protocolos la invocación al maligno en todas las formas en que es mencionado en la Biblia. La ceremonia duraba entre dos y tres horas, presidiéndola habitualmente la imágen de San Agustín, santo protector contra las plagas.
alegoría de un viento?

alegoría de un viento?

En esa época todavía no se habían construído los pisos superiores de la torre de la catedral, pero al completarse en la década de 1780 se pusieron unas extrañas máscaras en los cuatro conjuratorios. Se pueden hacer muchas interpretaciones sobre ellas, pero la más lógica es que se trate de alegorías de los cuatro vientos: maestral, jaloque, lebeche y cierzo.
Por haver llovido copiosamente el domingo en la noche y haverse imposibilatado por este motivo la prozesion del lunes, dia de San Marcos, en que se determino traer la Ymagen del Sr San Agustin a esta Stª Yglesia, Determinó el Cavildo que esta tarde se zelevre el Conjuro General de la langosta en la Plaza del Arenal, yendo primero por dhª Stª Imagen en Prozesion General a su Convento saliendo por la puerta de Perdones y bolbiendo por la de Cadenas. Y, llevando juntamente la Ymagen de Nrª Srª de la Fuensanta con el Stº Lignum Cruzis en la misma Prozesion, se aga dhº conjuro bolviendose a esta Stª Yglesia dhªs Stªs Ymagenes y manteniendose en ella la de San Agustin por los nueve dias que esta acordado.

Semana Santa y terremotos

1 de Abril de 1732
150401La Semana Santa de 1732 se vió alterada por los fortísimos episodios sísmicos que se dejaron sentir en todo el Reino y que venían sucediendo desde cinco años atrás de forma continuada. Muchos edificios, entre ellos la catedral de Murcia y su nueva fachada, se vieron afectados. Se tiene noticias de daños en lugares como Alumbres, Fuente Álamo y Mazarrón por los comunicados que enviaron los párrocos, pero previsiblemente muchos cortijos y viviendas aisladas de los campos quedaron seriamente afectados.
Las procesiones no salieron y en las iglesias se realizaban rogativas y conjuros con la plegaria “Pro serenitate”.
Viose zertificacion de Juan Pastor y Francisco Coronado, maestros beedores del oficio de albañileria, hecha de horden del Sr Correjidor, que contiene los reparos que necesitan las casas de la Corte por el quebranto que an padecido con los continuados temblores de tierra que an sobrevenido en estos dias,
Y la Ciudad, haviendola oido y al Sr Correjidor que manifestó la precision y brevedad para la ejecucion de estos reparos por el eminente riesgo que amenazan dhªs casas, Acordo que los Cavalleros Procurador General y Obrero Maior hagan se practique nuevo reconocimiento de ellas por dhºs maestros, quienes zertifiquen con yndividualidad de los que se necesitan hacer y su coste, y se traiga para resolver, haciendo al mismo tiempo reconocer las demas casas propias de esta Ciudad dando quenta del estado en que se hallan y los reparos de que necesitan y las personas que tienen obligacion a ejecutarlos, y de todo traigan razon.

Salzillo y los Cuatro Santos

Cartagena, 28 de octubre de 1755
41028Uno de los mayores éxitos de Salzillo a nivel popular fue la elaboración de los Cuatro Santos para el Ayuntamiento de Cartagena. Las ímagenes fueron recibidas con carácter de alto protocolo. Quedaron expuestas en las Salas Capitulares durante unas semanas, por su mejor iluminación, y cerca de la Navidad fueron conducidas a la Catedral.
El año de 1755 fué bastante complicado con fuertes episodios sísmicos y una sequía tremenda, con las consiguientes amenazas de plagas de langosta. En todas partes se hacían rogativas y bendiciones de campos, por lo que la llegada de estas imágenes a la Ciudad portuaria trajo a sus habitantes un profundo sentimiento de protección.
El Sr Dn Pedro Garzia Garro, dixo que a conformidad de los encargos y acuerdos de esta Ciudad y por la direccion del Sr Dn Pedro Corvari, Regidor de la Murcia, por Dn Francº Zarzillo, maestro maior en ella de escultura y modelo, se an conduzido y entregado en esta Sala Capitular las quatro ymaxenes que se le mandaron hazer de los Gloriosos Sn Fulgencio, Sn Leandro, Sn Yzidoro y Stª Florentina, naturales y Patrizios de esta Ciudad, executados con el primor que se conoze por hallarse presente en esta Zala. Lo que segun lo ajustado de su fabrica, son trezientos pesos a nobenta cada uno de ocho Rls de Plata de a dies y seis quartos, y que el coste que a tenido en dhª conduzion y hazer dos caxones de madera en que se an trahido a sido de otros sesenta y cinco pesos de dhª moneda; de que espera el referido Dn Francº Zalzillo se le de satisfaczion por haverse de restituir luego a la dhª Ciudad de Murzia.
De que da quenta para que en su yntelixenzia resuelva esta Ciduad lo que tenga por combeniente.
Y entendida, dixo que hallandose sus Ymajenes dezentes las que rezive esta Ciduad a su satisfaczion, Acuerda que para la de dhº Ympresario se despache libramiento de seis mil y quatrozientos Rls de Vn, que es el ymporte de su coste y costa contra Dn Mathias de Palacio, Mayordomo de Propios de esta Ciudad, para que de su prozedido y que prozediere, haga dhª paga al referido Dn Francº Salzillo, tomando rezivo y dando y escriviendo El Sr Dn Pedro Garzia las grazias a su Merced y al dhº Sr Dn Pedro Corvari por su favor y cuidado en este negozio.

Café y botillería

Murcia, 17 de julio de 1787

Cafetería “el Arco”, en Santo Domingo. Julio 2014

En los últimos años del siglo XVIII, eran frecuentes ya los establecimientos conocidos como cafeterías. En ellos, el principal consumo era el café y el té, servidos en elegantes veladores, a diferencia de las tabernas en las que los clientes bebían depie, y las posadas donde se sentaban los clientes juntos. La botillería era el servicio de helados y bebidas frías, como hemos comentado alguna vez. Seguimos sin encontrar referencias al consumo de cerveza.
Viose memorial de Juan Huertos, vezino de esta Ciudad, suplicando se digne darle su permiso para abrir un cafe o botilleria en la parte que pueda colocarse
Y el Ayuntamiento, habiendolo oido, cometio esta instanzia a los Sres Dn Joaquin Lopez de Zetina, Rxºr, y Dn Gregorio Carrascosa, Jurado, para que conzedan al ynteresado la lizenzia que solizita, no habiendo perxuizio comun ni particular y ajustandose por la venta que drºs ha de pagar a la Rl Hazienda.

Alegoría del “maligno” en uno de los conjuratorios de la Catedral de Murcia.

Esta tarde a las siete y media “El Tío del Saco” y “El Postillón mayor” hablarán sobre “Ritos de protección colectiva” dentro de la programación del tradicional Seminario de folklore y etnografía del Museo de la Ciudad. José Sánchez Conesa, “El Tío del Saco”, lleva años recorriendo los lugares en busca de todos aquellos elementos de la cultura tradicional que todavía perviven. Del “Postillón Mayor” ya se conoce su filiación.

Pro serenitate tempora

Huerta de Murcia, 13 de junio de 1728
Felicidades a Antonias, Antonios, Tonis, Toños, etc.

Riada de Santa Teresa en Murcia, según Gustave Doré

El mayor temor de los campesinos eran las tormentas de verano que mandaban al traste sobretodo las cosechas de cereales. En estos tiempos del año en que paradójicamente suele predominar la sequía por la escasez de lluvias, esos fenómenos metereológicos causaban tremendos daños. Lo más frecuente era la caída de granizo. Una antigua creencia era que el sonido de las campanas de las iglesias, mediante los conjuros, hacía “romper las nubes” y que “la piedra”, como se conoce en el Levante español, se desvaneciese.
El Libro de Rezos contiene todas las “colectas”, pequeñas oraciones que se leen en el momento del ofertorio de la misa. Las hay para proteger todo tipo de calamidades, incluso las que piden que deje de llover.
Sobre todo esto hablará el Postillón mayor el dia 17 de julio en una conferencia durante el Festival Internacional de Folklore de Murcia.
Propuso el Sr Dean le parecia conveniente haçer en esta Stª Yglesia alguna demostracion y rogativa por la serenidad del tiempo respecto de experimentarse muchos dias ha continuadas nuves, tempestades y lluvias que en diferentes partes han hecho mucho daño en los frutos de la presente cosecha, y en esta Ciudad envarazan el que se pueda recoger y trillar las mieses amenazando cada dia mayor perjuicio,
Por lo cual, aviendo conferido, Acordo el Cavildo que mañana, lunes catorce del corriente despues de horas del coro se çelebre en esta Stª Yglesia una Misa solemne con musica pro serenitate y que dhº Sr Dean dé providencia para que todos los dias interin durasen los frutos en los canpos (s) se conjure en la torre a las nuves y tempestades por las mañanas, al medio dia y a la tarde.