Baile en El Palmar

 El Palmar, 13 de marzo de 1764
El baile y la narración de cuentos eran las únicas distracciones durante las tardes y noches de invierno. Se cenaba sobre las seis y media o siete, como en toda Europa. Pero ocurría que a diferencia de los paises del norte, el clima no predisponía a acostarse pronto. La vida en las puertas de las casas o en los patios de las haciendas era muy animada, y con frecuencia se organizaban pequeñas representaciones teatrales o bailes. Estos últimos, por sucesivos Autos de Buen gobierno, debían ser anunciados a la autoridad, aunque a veces no ocurría así.
Esos bailes no siempre eran de carácter popular sino que por la categoria de la familia podían ser considerados como de “sociedad”, aunque el bolero y la seguidilla eran ejecutados por todo el mundo. 
Viose memorial de Luis Bernabe y Marcos Nortes, Diputados del lugar de El Palmar, haziendo presente que con el motivo de haverse zelebrado bauptismo en las casas de Jines Manresa, morador en el, dispuso este una recreazion honesta de baile, a el que solo concurrieron el Sr Cura de dhº lugar con su familia y algunos parientes, y sin hallarse alli los suplicantes ni tener la menor noticia de dha funzion se les ha multado por esta Real Justicia en quatro ducados vellon a cada uno, en cuya atenzion y en la de ser dhºs empleos onerosos, despues de tener sobre si otras muchas cargas y contingenzias sin vtilidad alguna, y no haver dado motivo para la imposizion de esta multa, suplican rendidamente a esta Ciudad se sirva exonerarlos de dhºs encargos confiriendoles a otras personas que sean de su agrado. Y haviendolo oydo, acordo no haver lugar a la despedida que hazen los referidos Luis Bernabe y Marcos Nortes, y que se les prevenga a estos cumplan puntualmente con sus respectivos empleos obedeziendo en un todo las ordenes de la justicia.