Murcia, 5 de febrero de 1765
50205Había serios problemas en la administración de los servicios sanitarios. Los hospitales se encontraban en las Ciudades y Villas, pero la población que vivía en los caseríos dispersos recurría a otros métodos.
Los saludadores o curanderos suponían una pequeña solución. Estos personajes debían ser reconocidos por las autoridades sanitarias. Pero la aplicación de muchos remedios, con una farmacopea muy artesanal, en muchos casos se encontraba en los peligrosos límites de la brujería. El tratado de Gregorio López, que estuvo vigente hasta bien avanzado el siglo XVIII, es una buena muestra.
Tesoro de Medicinas de Gregorio López:
Frenesis:
Es fiebre con locura. La causa es apostema caliente engendrada en los paniculos del celebro de colera rubia pura, o ebolucion de sangre en el corazon.
– Poner higado, azafran y la orina del propio doliente mezclada, y beberlo por la mañana
– Rapar la cabeza y lavarla con leche o con vinagre aguado, y poner al enfermo en parte fresca y regada.
Para que duerma el frenetico untar la frente y las sienes con zumo de llanten y yerva mora, raer la mollera y no cubrir la caveza. Luego poner como escofia cera resinada embuelta con leche de muger.
Otra: Rapada la caveza, ponerle un perrillo o pollo o palomino o pulmon de puerco.
Otra : Untarle los ojos con mirra y estroque, o que beva simiente de alholvas con vino.
Otra: Untar frente y sienes con simiente de apio, de calavaza, lechuga y azucar, todo molido.
Otra: Untar la caveza con azeyte rosado, y ponerle una sanguijuela en la vena de la frente para que le sangre.
Otra: Comer migas de pan remojada en agua en lugar obscuro que no tenga delante pinturas.
Viose memorial de Ysidro Antonio Navarro y Martinez, vezino de la Villa de Carabaca, suplicando a este Ayuntamiento le conzeda lizenzia para usar de la grazia de saludador mediante hallarse habil para exerzerla.
Y habiendolo oydo, lo cometio al Cavallero Procurador General a fin de que se ynforme si esta o no examinado y tiene las lizenzias nezesarias, y encontrandose en el referido estas zircunstanzias le de la lizenzia que pretende.

Average Rating: 4.6 out of 5 based on 268 user reviews.

Murcia, 25 de junio de 1735
Durante los meses de verano, era frecuente la aparición de afecciones y enfermedades provenidas de una higiene muy deficiente o por la presencia de aguas estancadas en acequias y ramblas. El tabardillo o fiebre tifoidea provocaba fuertes diarreas, mientras que el paludismo generaba las tercianas o cuartanas. Debido a esto, por ejemplo, estuvo a punto de desaparecer la población de Fuente Álamo por las infecciones que causaban las numerosas charcas que permanecían durante semanas en la cercana rambla.
Uno de los alimentos más vigilados eran los embutidos que se elaboraban con muy escasas prevenciones higiénicas.
El Señor Dn Francisco Rocamora, Rexidor, hizo presente el rezelo que se ha dibulgado de el perjuicio que se puede seguir a la salud publica en la venta del rafali expecialmente en el presente tiempo de los calores y continuacion de las enfermedades de tabardillos, lo que participa a la Ciudad para que resuelva lo mas combeniente. Y haviendolo oido, dio las gracias a dhº Señor por su zelo, y Acordó que los Cavalleros Fieles Executores dispongan una Junta de quatro medicos de la maior inteligencia y en ella se confiera esta materia, y de lo que resolvieren traigan razon para determinar en su vista.

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 172 user reviews.

Lorca, 12 de mayo de 1742
Los boticarios, junto con los medicos y los cirujanos y los sangradores, eran los responsables del buen estado de la salud en general. La presencia de farmacias o botícas en las grandes ciudades de Murcia está documentada desde la Edad Media. Recibián el Real Título desde la Corte. Su trabajo era contínuamente vigilado tanto por las comisiones de salud como por la inquisición. En los campos y en las pequeñas poblaciones, lo habitual era que hubiese un “sanador” o “saludador”, pero este es otro tema que trataremos otro dia.
Nota: Desde hoy El Postillón se lee en México, Chile, Hamburgo, Pisa, Elche, Lugo, León, Ibi, Segovia y Fuente Álamo de Murcia.
En este Ayuntamiento se ha visto un memorial de Bartholome Ruiz Zuñiga, Maestro de Boticario en esta Ciudad, por que expresa haver subministrado toda la medizina nezesaria para los pobres enfermos de la carzel mas tiempo de un año, por lo que pide se le libre el salario que a sido costumbre.
Y por el ynforme de la contaduria costa (s) haversele librado zien Reales en cada un año de los anteriores y que se le deve uno que cumplio en fin de abril de el,
Y por la Ciudad entendido, Acordo se despache libranza en forma contra el Maiordomo por dhºs zien Rls, los que se den y entreguen a dhº Barme Ruiz por el menzionado salario tomada la razon por la Contaduria.

Average Rating: 5 out of 5 based on 216 user reviews.