3 de diciembre de 1799. El Intendente Palacios
41203
Muchas calles de Murcia llevan nombres de familias que durante siglos formaron parte del gobierno municipal: Montijo, Alfaro, Riquelme, Pascual, Ceballos, Cetina, Etc. Ello no responde a criterios políticos o de homenaje, sino sencillamente porque allí tenían sus viviendas.
Las ciudades de Murcia, Cartagena y Lorca gozaban de unos fueros y privilegios que les dotaban de una autonomía casi total en su gobierno. La corona sólo controlaba la hacienda, las relaciones internacionales, incluído el estado Vaticano, la justicia y la defensa, es decir, el ejercito. Para ello desde la corte se nombraba un Corregidor, cuya permanencia en el cargo se limitaba a cuatro años. Las funciones de estos altos cargos se limitaban a administrar la justicia, presidir los plenos de los ayuntamientos en los que todos los regidores tenían derecho a voto independiente, y en los que el Corregidor sólo podía tomar partido en caso de empate o cuando las decisiones pudieran incidir en las competencias reales. El Corregidor de Murcia, por ser esta la capital del Reino, ostentaba el título de Intendente con plenos poderes en todo el territorio  
Pocos de aquellos personajes han pasado a la historia local. Uno de ellos fue el Intendente Palacios, último Corregidor del siglo XVIII, que estuvo ocho años al cargo, ya que no era frecuente que la Ciudad solicitase la continuidad de ssu Corregidores.
El Sr Dn Matheo de Zeballos, Regidor Decano y Presidente de este Cavildo, hizo presente a la Ciudad que habiendo merecido el Sr Yntendente Corregidor a la Rl Clemencia de S. M. le confiera la Yntendencia de Extº del Reyno de Valencia, premiando por este medio el particular merito que ha contrahido su Señoria con sus notorios servicios, al paso que debe complacerse este Ayuntamiento del ascenso de dhº Sr, no podrá menos de sentir su ausencia por la separacion de un Juez el mas recto, zeloso y caritatibo hasta con los mas infelices; y que se ha dedicado a procurar por todos medios la mayor utilidad de los propios y a proporcionar a este comun singulares veneficios. Circunstancias todas que le hacen acreedor a su Sriª al mas digno elogio. Y siendo ello tan notorio y constante a este Consistorio le ha parecido muy conforme ponerlo en su noticia para que se sirba representar a S. M. quanto estime combeniente para que, atendiendo a lo utiloso que sera a este pueblo la continuacion de el a dhº Sr Yntendente, se digne diferir a la rendida supliva de esta Ciudad.
Y habiendolo oido, estimando las expresiones de dhº Sr Dn Mateo y conformandose en un todo con su modo de pensar, desde luego nombra por Comisarios a los Sres Dn Francº Antonio Sandobal y Dn Josef Moñino, Regidores para que arreglen la mas reberente y eficaz representacion al Rey, Nrº Señor, exponiendo todos los motivos que asisten a esta dhª Ciudad para solizitar la continuacion de un juez adornado de las mayores qualidades y circunstancias que puede apetecerse, y se dirija en la posta de este dia.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 296 user reviews.