Animales de compañía

Murcia, 21 de mayo de 1785
Las reseñas sobre animales domésticos como perros y gatos son muy pocas. Algunas familias incluían perros en los retratos que encargaban para dejar patente un cierto nivel económico. Sin embargo, por el acuerdo reseñado hoy, queda claro que había muchos perros en las poblaciones murcianas. Alguna vez hemos reseñado el rito, salvaje e incomprensible, de ahorcar a los perros de caza una vez terminada la temporada. Esto se hacía entonces y, por desgracia y para vergüenza de esta sociedad, todavía se practica.
Entendido el Ayuntamiento por el Sr Dn Juan de Borxa Fontes, Rxºr, de los muchos perros alanos y mastines que andan sueltos por las calles desta Poblazion con riesgo conozido de suzeder desgrazias embistiendo a unos y mordiendo a otros, de que ya se han advertido algunas, y que no debe permitirse esta livertad a los dueños de dhºs perros, Acordó la Ciudad se prohiba absolutamente no bayan animales si no es con voz y cadena, y se haga presente esta resoluzion al Sr Crrxºr Ynterino para que ponga su providenzia de buen govierno con imposizion de pena y multas correspondientes a los respectivos dueños de dhºs perros que la quebranten.