Cartagena, 10 de noviembre de 1711
151110Las reglas del mar recomendaban la captura de los barcos enemigos, antes que su destrucción y hundimiento. Una vez apresado un navío, pasaba a engrosar la nómina de los propios, cambiándole el nombre. El dinero obtenido por la carga y aperos susceptibles de ser vendidos se repartía entre la tripulación vencedora. La otra, la vencida, quedaba en cuarentena en puerto, esperando la llegada de algún barco neutral que la condujese a su tierra.
Viose en este Ayuntamiento las dilixensias ejecutadas por los Cavalleros Comisarios de Salud con los setenta y quatro hombres que trae el navio apresado por el nombrado La Yrondela, por donde consta hallarse sanos de todo asidente, segun las declaraziones de los medicos y sirujanos. Y asimismo se ha visto la zertificazion dada por el Comandante del Navio de presa nombrado la Reyna Ana, que esta tradusida de la lengua fransesa al idioma castellano por Joseph Vicuan, Cansiller del Consulado de la nasion fransesa en esta Ciudad, por donde consta que trae plomo y arencones, los que cargo en Bristol de Yngalaterra (s), y que en la Ciudad de Almeria se le dio comersio, y los papeles y patentes los trae el navio corsario franses que lo apreso.
Entendida esta Ciudad de todo lo referido, Aquerda que por lo que toca al navio que cargo trigo en Ysmirre, se buelba reconoser por los medicos, y hallandose sanos se admita a comersio en atenzion al muchismo tiempo que ha que salio de dhº Esmirre. Y por lo que toca al que vino cargado de plomo y arencones, respecto de ser generos de Yngalaterra y haver ynsinuado el Señor Crrxºr que Don Joseph Domas, Consul de la nazion fransesa en esta Ciudad, le ha dado a entender que en Almeria se le a dado comersio, segun se lo notizia el Consul de esta Nazion que reside en ella, Aquerda se le admita al comersi; y por lo que toca a la fragata de moros, Aquerda que mañana que se contaran onse del corriente, se reconoscan por los medicos y sirujanos desta Ciudad se de quenta para el primer Cavildo ordinario.

 

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 247 user reviews.

Cartagena 24 de febrero de 1726
Paresieron presentes Dn Joseph de Lissa, Dn Juan Gonsales, vecinos desta Ciudad, y Joseph Brange, residente en ella. Y dijeron tienen un navio propio nombrado Nrª Srª de Monserrate Sn Juan Bautista y Los quatro Santos de Cartagena, que lo navega y manda como Capitan el dhº Brange con bandera española.
An acordado vaia el susodhº con dhº navio a la Ciudad de Barzelona a buscar fletes, fletandose para la parte o parages donde hallase por combeniente, llevando quenta y razon de lo que ganare desde que llegue a dhª Ciudad para darla a los dhºs Dn Joseph de Lissa y Dn Juan Gonsales, quienes ceden al dhº Capitan los fletes que ultimamente hiso desde Barzelona a esta Ciudad y los que hisiere en este biage desde esta aquella (s), con tal de que a de ser de quenta el susdhº todos los gastos de comida que se ubiesen ofresido y ofresieren desde que salio con dhº navío de dhª Ciudad de Barzelona en el ultimo viage y los ocaçionados en todo el tiempo que a estado en este puerto, y los que hisiere hasta que llegue a dhª Ciudad. Como asi mismo todo el que se pudiere tardar en fletarse, de forma que los dhºs Dn Joseph de Lissa y Dn Juan Gonsales solamente an de entrar en parte de gastos desde el dia que dhº Capitan, como ba referido se flete en dhª Ciudad de Barzelona; y si no llega este caso, no a de poder pretender les satisfagan cosa alguna si no subsediere que por tormentas y otros motivos ynopinados (de los que Dios le libre), rompiese algun arbol o que tubiese el navio algunos quebrantos notables que le ymposibiliten poder nabegar y llegar a dhº Ciudad de Barzelona. En este caso a de componer dhº Capitan el navío a costa de todos tres poniendolo novagable.
Y asi lo otorgaron y firmaron siendo testigos Joseph Yufera, Christobal Garzia y Francº Lopez, vezinos desta Ciudad y los otorgantes, a quienes yo el escrivano doi fee conosco.
Durante el primer tercio del siglo XVIII, Cartagena experimentó serios problemas económicos, lo que motivó que algunos vecinos se lanzasen al negocio del flete de barcos que comerciasen con todo lo que pudieran conseguir. Es decir, que corriesen con los gastos que suponía poner un barco en navegación, desde la contratación del rol de los tripulantes hasta la provisión de todo lo preciso en el barco. El proyecto era arriesgado puesto que los barcos existentes en aquel tiempo eran de factura muy antígua, y además las incursiones de piratas y de los barcos de guerra de otras banderas eran frecuentes, lo que podía suponer que los navíos fuesen capturados para incorporarlos a sus bandos, o ser hundidos según la dureza del encuentro. Los supervivientes pasaban a ser esclavos y su rescate suponía la obtencíon de importantes cantidades. Desde tiempos atrás los monjes trinitarios se encargaban de gestionar esos canjes.
 50224

Average Rating: 4.7 out of 5 based on 291 user reviews.

Mazarrón, 25 de julio de 1743
El mayor avance del siglo XVIII en la Región fue en el ambiente de la sanidad. Los tremendos episodios de peste que tuvieron lugar en los siglos anteriores promovieron el establecimiento de protocolos internacionales de prevención de contagios, a pesar de las tensiones bélicas entre naciones. La principal amenaza provenía de las tierras africanas. Las costas murcianas estaban practicamente despobladas. Por ello los lugares ribereños debían proceder a su vigilancia con los escasos medios de que disponían. El municipio de Mazarrón contaba con unos mil vecinos, de los que muchos vivían en cortijos y caseríos aislados. Con toda probabilidad, muchos conocían las calas donde se podía hacer contrabando o matute (delito cometido matutinamente).
…. observando la misma disposicion que en la ultima peste se executo, señalan siete puestos, executando en cada uno de ellos una barraca de a tres hombres que seran: la primera en el Cavezo o Prechel (s) que nombran, mediazion a la jurisdicion desta Villa de la Ziudad de Lorca; otra en la Pelea, otra en Calaleño, otra en el Castellar, otra en los Cavezos de Las Yllas, otra en el Acoolar y otra en el mojon mediazion a la jurisdiczion de Cartaxena, sirviendo en cada puesto dhºs tres hombres, encargandoles todo cuydado y vixilancia para no dejar costear ninguna enbarcazion, jente ni otros prementos a tierra que puedan o no sospechar el yntroduzir dicho mal contaxioso, absteniendose en toda forma, y dando los avisos por menor a esta Villa y encaminarlos a la Real Junta de Sanidad, segun se previene.
Y les consina (s) esta Villa a cada uno de dhºs tres hombres al respecto de dos Rls de Vellon a el dia.

Average Rating: 5 out of 5 based on 209 user reviews.

Mojones de San Ginés de La Jara
Para Don Antonio Gómez, profesor de La Unión, en su cumpleaños.
El Monasterio de San Ginés de La Jara se encuentra cerca de la finca de los Señores de Lo Poyo, negociantes y regidores cartageneros. En el siglo XVI, el Monasterio comenzó a cobrar importancia como sanatorio, por lo que la Ciudad de Cartagena le donó los terrenos colindantes. En el papel instrumento de cesión se menciona el paraje de El Garbanzal, donde nació la actual La Unión, así como “El Bedal”, donde algunos postillones solemos ir de excursión o a merendar. 
En 28 dias del mes de (roto) de 1596 años, estando en el Convento de Sr San Gines de la Xara, que es en el termino desta Ciudad, adelante del Garbançal haçia la mar, los dhºs Pedro Casanova, Alguacil del Stº Oficio, Diego Bienbengud Rosique, Julian Zunge y Nicolas Garri, Regidores y comisarios nombrados por esta Ciudad para señalar y amojonar el monte y cabeço que diçen de los Angeles.
Y en presencia por antemi, Jusepe Giner, escrivano mayor del Ayuntamiento, publico y del numero de esta dhº Ciudad de Cartagena, hiçieron el dhº amojonamiento en la forma siguiente:
Començaron desde la cruz de marmol que esta frontero de la puerta de dhº Convento, la qual queda por mojon porque todo lo yncluso desde la dhª cruz hacia el dhº caveço y monte de los Angeles queda por de dhº Conbento.
Desde la dhº cruz de marmol prosiguieron por la orilla del camino que pasa por delante de la puerta del dhº Convento hasta llegar al arca y nacimiento de la fuente del agua con que se riega la guerta (s) del dhº Convento, la qual dhº arca quedo por segundo mojon. Y el camino que pasa por la puerta del dhº Convento a de quedar siempre libre y desembarazado para que todos los que quisieren puedan pasar por el. Y el abrebadero que esta mas abajo de la dhª arca y nacimiento del agua y a la esquina del real de afuera del dhº Convento, queda libre para que en el puedan abrevar sus ganados y bestiares todos los que quisieren sin que se les pueda bedar.
Desde la dhª arca y naçimiento del agua, fueron prosiguiendo alrededor del dhº Cavezo haçia la parte de mediodia hasta las casas en la dhª parte tiene Baltasar Lopez arrimadas a otras de Pedro Macias. Y se señalo el limite de dhº cabeço por la orilla de un arrollo y ramblizo que pasa 30 pasos apartado de la esquina de las dhªs casas.
Pasando mas adelante haçia la dhª parte de mediodia, se puso por mojon una crus de palo.
Desde la dhª cruz se fue prosiguiendo por la falda del dhº monte haçia el mediodia, y se puso un mojon de piedra con dos hitas que mira  hazia el Caveço de los Mingotes.
Desde dhº mojon se fue prosiguiendo por la falda del dhº Caveço hacia la parte del mediodia hasta un pino que esta la dhª falda, el qual quedo por mojon.
Desde el dhº pino se prosiguio por la laeda (s) del dhº monte, haçia la dhª parte del mediodia y se puso otra cruz de palo por mojon.
Desde la dhª cruz se prosiguio por la laeda (s) del dhº caveço hasta otro pino que esta en ella, el qual quedo por mojon.
Desde dhº pino se prosiguio por la laeda del dhº monte hasta çerca de la senda que diçen del Puerto El Losar (s), y alli se puso por mojon otra cruz de palo que a la parte del mediodia tiene el Cabeço que diçen de la Cueba del Hermitaño.
Desde la dhª cruz se fue prosiguiendo hasta el rastro de una rambla que diçen ser vereda (s) de Los Colmenares. El qual dhº rastro de rambla, como cerca el dhº monte por la parte del mediodia, quedo por limite y mojon, como tanto que un gollisno (s) que vaxa de el dhº monte de donde diçen el Estrecho y ba a dar a la solera que diçen de Los Frailes que queda por majada para los ganados para que libremente puedan entrar en el.
Desde la dhº rambla se fue prosiguiendo alrededor de dhº monte y quedo por mojon el tajo de peñas que tiene hacia la dhª parte de mediodia.
Desde la parte donde el dhº monte mira hacia el poniente quedo asimismo por limite y mojon las peñas y altura de dhº monte. Y las majadas que caen haçia la casa y heredad de Juan Pascual quedan libres para que puedan entrar a ellas los ganados.
Prosiguieron el amojonamiento hasta una punta del dhº monte que haze Puerto con otro montecillo pequeño, que esta a la parte de poniente, y alli se puso una cruz por mojon.
Desde esa cruz se prosiguio el amojonamiento por la falda de los montesillos (s) que estan a la parte del poniente del dhº monte de los Angeles y por la falda de los dhºs dos montezillos que mira al mediodia se fue prosiguiendo hasta lo alto de otro tercero montecillo que esta a la parte del poniente de los dhºs dos, y en lo alto del dhº terzero montezillo se puso por mojon otra cruz de palo. Y el dhº monte donde se puso la dhª cruz, caen sus vertientes a la parte del Bedal que dicen de la Giana (s). Y las dhªs bertientes y majadas que caen hacia el dhº Bedal, quedaron libres para los ganados.
Desde la dhº cruz prosiguieron por lo alto de otro cabeço que vaja haçia el camino que ba desta Ciudad al dhº Convento de Sr San Gines, que esta del dhº cabeço a la parte del norte, y en el dhº cabezo se puso otra cruz por señal.
Desde la dhª cruz se prosiguio el dhº amojonamiento hasta la orilla de una rambla que vaja desde donde el dhº monte de los Angeles hace puerto con los otros dos montezillos, y en la orilla de la dhª Rambla se puso otro mojon.
Desde el dhº mojon se fue prosiguiendo por la falda del dhº Cabeço de los Angeles, y en ella por la parte que mira a el norte se puso otra cruz de palo por señal.
Desde la dhª cruz se fue siguiendo por la falda del dhº Cabezo haçia el levante, y en la dhº falda se puso otro mojon de piedra por señal.
Y desde el dhº mojon se prosiguio yendo haçia el levante hasta la cruz de marmol donde se començo el dhº amojonamiento.
Y todo lo yncluso en los dhºs limites y mojones en que entran el dhº Cavezo y Monte que diçen de los Angeles, los dhºs Comisarios, en virtud de la comision de esta Ciudad, los haitaron y senalaron (s) por de el dhº Convento.
En cuyo nombre dieron la posesion de todo ello a Fray Bartolome Muñoz, Guardian del dhº Convento, para que sea suyo y lo aya y tenga como casa propia suia, asi el Guardian e Frailes del dhº Convento que agora son como los que adelante fueren.
E lo firmaron de sus nonbres, siendose Pedro Marques de Rueda, Thomas de Guero, y Alonso de Sepuveda, Regidores desta Ciudad, Pedro Casanova, Diego Vievengud Rosique, Julian Zonge, Nicolas Garri Caçeres, antemi, Jusepe Giner.
Y de  todo lo yncluso por los dhºs limites haçemos la dhª graçia y donaçion yrevocable a el dhº Convento de Sr San Gines del dhº monte con todos los aprovechamientos que en el ay para que sea suyo y como cosa propia lo goze y posea
Y Ordenamos y Mandamos que ninguna persona sea osado de entrar a pastar en el dhº monte en lo yncluso en los dhºs limites ni mojones con sus ganados ni bestiares, ni a haçer leña, caçar ni a otros aprovechamientos so pena de 1500 maravedis por cada manada de ganado menudo cada vez que entrare; y por cada vez que alguno entrare a caçar la misma pena; y por cada carga o carretada o chirrionada de leña la misma pena, y por cada cabeça de ganado bacuno y de yeguas y asnos 2 Reales.

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 243 user reviews.

Torres de la costa, 9 de junio de 1753
En las torres de la costa estaban destinados unos cinco o seis hombres. Su misión principal era vigilar el mar, para prevenir cualquier desembarco corsario o enemigo. Debían permanecer en esas pequeñas fortalezas al menos seis meses, por lo que su cotidiano era forzosamente aburrido. Hay indicios de que algunos de esos torreros se dedicaban al contrabando, pero la mayoría buscaban otras actividades como la pesca, algo de cultivo de hortalizas para su sustento, o a la ganadería.
Los que vivían en la torre de Portmán disfrutaban de un paisaje que, si no lo impedimos, va a desaparecer por la construcción de un macro puerto comercial.       
Viose en este Ayuntamiento un memorial de Gines Sanchez, Joseph Maestre, Graviel (s) Matheos, Juan Hrz y otro vecinos de Lugar de Almubres, ganaderos y abastesedores de carnes, en que disen que para la manutenzion de los ganados es notorio el corto termino de baldios que tiene esta Juridizion, por lo que no son suficientes al pasto de sus ganados, por lo que hasen presente a esta Ciudad que, ademas de los cotos destinados para plantios y Dehesa de Yerbas que deven reservar, ocurre la novedad que los torreros de las torres de Porman (s), Cavo de Palos, Suhia (s = Azohía), y Atalayeros de una costa y otra, demas de su actividad, estan guardando a mas distancia de quarto de legua de cada torre y atalaya ympidiendo el pasto de dhºs sus ganados, probocando y maltratando los pastores como tambien que Francº Aranda, arrendador de la Hazienda que llaman de los Mitres, que linda con la Dehesa de yeguas que es paso y vereda inmemorial de los ganados que transitan al Rincon de San Gines, se apropia el guardar la Sierra que llaman de Pulpi y vende la leña que produse, como en caso nesesario ofresen justificar, y ympide el paso y transito de los ganados, con lo demas que expresan; por lo que recurren al Patrosinio de esta Ciudad a fin de que se sirva tomar la providencia que le paresca mas conveniente ympidiendo dhºs cotos y que se haga saber a dhº Aranda no impida el libre trafico y vereda para los ganados, para evitar los conosidos perjuizios que se les siguen a los suplicantes.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 293 user reviews.

Águilas, 21 de abril de 1722
la costa de Águilas a mediados del siglo XVIII
La epidemia de peste de Marsella, que se ha comentado alguna vez, obligó a establecer un cordón sanitario en la costa de todo el Mediterráneo. El escaso destacamento de tropas destinado en la marina de Lorca y Águilas para vigilancia de posibles desembarcos de gente y géneros contaminados, se encontró en varias ocasiones con barcos de corsarios y piratas fuertemente armados. Estos buscaban, junto con el saqueo, el secuestro de todo tipo de personas para negociar un rescate. Las costas murcianas estaban desguarnecidas salvo en la línea de torres que se habían construído siglos atrás, pero en Almería sólo había unos pequeños fortines en Vera, en Garrucha y en Carboneras.
Viose carta del Sr Dn Joseph Luis de Guzman, Thte Rei y Comandante  de la plaza de Cartaxena, su fhª en 18 del corriente respuesta de la que esta Ziudad le escrivio pidiendole minorase la Cavalleria que ay de guarnizion en esta marina para el resguardo de la peste de Franzia, en que dize desea concurrir a ello en quanto le fuere posible lo qual ejecutara luego que se desembaraze de algunas ocupaziones que lo detienen en Cartaxena, pasando a dhª marina a practicarlo. Y el Sr Dn Juan Vautista Ferro, Rxºr, manifesto carta que le remite Joseph de Vera, la misma que a este le a escrito dhº Señor Thte Rei, con fha de 19 deste mes, en que se haze cargo del informe que le a pedido como persona que asiste de quenta desta Ziudad a las providenzias de dhª marina, del numero de Cavallos que existen en los puestos de ella, previniendole dhº Sr Thte Rey no le es dable por aora concurrir a la pretension desta Ziudad en la minorazion que solizita pues teniendo animo de quitar algunos Cavallos para alivio del Campo, se lo embaraza las novedades que ocurren de haver los moros cautivado las guardias de tropas que custodian los llanos de Almeria y que tres navios arjelinos a acometido con las lanchas a las guardias del termino de la torre de las Aguilas con muchedumbre de ynfieles, que despues de haver muerto a algunos con la fusileria se retiraron a su bordo sin lograr nada, y haver notizia de que estos vajeles pretenden ymbadir estas marinas, y que por ello le a sido forzoso reforzar las guardias a fin de precaver todo daño, y que con estas disposiziones componga dhº Joseph de Vera en dhª marina formar quartel o barraca competente contigua a la casa de Calderon capaz para los nueve cavallos que estan alojados en casas separadas con seis Dragones, no perdiendo tiempo alguno para que no se experimente la menor disgrazia, con otras expresiones a este asunto.

Average Rating: 4.4 out of 5 based on 167 user reviews.