Cruces y amuletos

Los meses de mayo, junio, julio y agosto son, según el calendario agrícola, los de mayor actividad, comenzando por la recolección de los cereales y llegando a los frutales y la vid, tanto para el consumo directo de la uva como para la elaboración del vino.
Coincide en este tiempo, el que las altas temperaturas generan la creación espontánea de grandes nubes, que al ascender en la atmósfera se enfría el agua que contienen convirtiéndola en el peor enemigo del agricultor: el granizo, o “piedra” como se le conoce en muchos lugares.
Buscando elementos de protección ante las terribles tormentas que podían dar al traste con las cosechas, las diferentes sociedades se armaron de amuletos y organizaron ritos como los baños y aspersiones de aguas, rogativas, conjuros y similares.
La fuerte presencia de la iglesia en muchos ambientes rurales, encontró en el culto las cruces y en la adoración a la Virgen un fuerte elemento que ha calado de tal forma en la sociedad que se ha olvidado el motivo original del ritual. No es casualidad que el culto a la cruz se continúe hasta el mes de Septiembre, cuando termina la cosecha, con ceremonias como baños, conjuros y bendiciones de campos, cuyo ceremonial tiene muchos paralelismos con los realizados en otras culturas.
Véase lo narrado por Caro Baroja:

 

La Cruz de Mayo y las aguas
… Hay razones para pensar que viejas prácticas de aspersión con el agua de mayo, cuya virtud se ha visto alabada en refranes y cantares se han cristianizado, siendo adscritas al día de la Cruz en primer lugar; al de San Gregorio, en segundo.
En algunos lugares el día de la Santa Cruz se sumerge una cruz en el agua, agua que se usa para asegurar las cosechas y para que los enfermos y tullidos se bañen después.
En la villa de Caravaca (Murcia) es particularmente curioso dicho rito. Las fiestas comienzan la víspera. La primera parte gira en torno al baño del vino. En el santuario mismo donde se guarda o guardaba la milagrosa cruz que ha dado fama a la villa, un sacerdote sumerge el pie de ella en cierto receptáculo que contiene vino; después, la alza, colocándola sobre una gran bandeja llena de flores, flores que se rocían con el vino que cae de la reliquia y que luego se distribuyen entre los fieles, atribuyéndoseles diferentes virtudes, así como también al vino del receptáculo mencionado, que se mezcla con el de otros odres, y se reparte entre los vecinos”. Terminado este baño, se baja solemnemente la cruz a la parroquial de San Salvador. Va en carroza dorada. Madoz describía así la procesión que en su tiempo la acompañaba:
“La víspera por la tarde se baja del castillo en procesión dicha reliquia a la iglesia parroquial, formando el acompañamiento todo el clero, el Ayuntamiento, autoridades, personas de distinción y numeroso concurso que asiste por convite y por devoción; un número considerable de arcabuceros, vecinos del pueblo y campos, improvisan una compañía, según costumbre antiquísima, mandada por un capitán retirado y un alférez que lleva la bandera destinada al efecto; los arcabuceros van delante de la procesión y principian a hacer fuego desde que sale del castillo la Santa Cruz hasta que entra en la parroquia. Van también comparsas de moros a caballo y a pie, otros vestidos a la española antigua con peto, espaldar y casco adornado de flores contrahechas, formando un frontis de bastante altura, y por último, algunos niños vestidos de ángeles. Por la noche hay castillo de pólvora, iluminación, repique y música en las casas consistoriales.
Al día siguiente, es decir, el mismo día 3 de mayo, se conduce la cruz de la iglesia parroquial al baño de agua, a un templete construido ex profeso en 1780 en el paseo de la Corredera, entre el estruendo de los arcabuces. Un sacerdote sumerge parte de ella en el agua que circunda al edificio y en seguida se bañan en él los enfermos, tullidos, ciegos, etc.
Luego se vuelve con la cruz a la iglesia, donde se celebra una misa solemne, y por la tarde se conduce a su propio santuario, donde queda colocada hasta el día siguiente”.
En la misma provincia de Murcia, aunque con menos fama, practican sumersión semejante en el pueblo de Abanilla.
El mismo Madoz la describe así: «La fiesta que con más solemnidad se celebra en esta villa es la de la Santa Cruz en su día; concurren a ella numerosas familias de los pueblos circunvecinos, para asistir a lo procesión en que se conduce al centro de la huerta y sitio de Maoya una reliquia o cruz pequeña que piadosamente se dice aparecida; se baña en la acequia mayor con grande estrépito de trabucos que llevan los mozos del país; después se bendicen los campos y agua para el riego, y se traslada todo el concurso a la iglesia, donde tiene lugar la solemne función religiosa”.
El nombre de Maoya acaso, esté ligado con el de «maya» o mayo.
En Villanueva del Segura el día de la Cruz se sumergía una en agua y luego se bañaba a los niños en tal agua, para que se pusieran sanos, según vi en los días que allí estuve, del 23 al 26 de febrero de 1950.

 

Rogativas y conjuros por Abril

Lorca, 6 de abril de 1715
160406La frecuencia y categoría de los ritos de protección como eran las rogativas, las bendiciones de campos y los conjuros contra el pedrisco, ofrece una amplia información acerca de la actividad en los campos y en los lugares. Como es natural, en las tierras sureñas en donde la falta de agua suponía, y sigue suponiendo, una continua angustia, cualquier medio para conseguir la lluvia era fundamental. Pero también lo era cuando en abril había exceso de precipitaciones, puesto que, los caminos y las calles de la mayoría de los lugares, pueblos y ciudades no estaban empedradas si no que eran de tierra, lo que hacía que se convirtieran en barrizales intransitables. Además los frecuentes episodios de tormentas de pedrisco suponían serias pérdidas de las cosechas.

La Ziudad Acordo se de recado por el presente escnº a los Rvdºs Pes Prelados de los Conventos para que desde mañana domingo, siete del corriente, asista un religioso de cada Convento en el Calbario para conjurar las nubes y por este medio preserbar los panes de la malignidad que puedan ocasionar las nubes, ejecutandolo como los años anteriores, alternando por sus antiguedades; y tambien se de recado al Sr Vicario para que mande se toquen las campanas de las Parrochias a nublo por la mañana, a mediodia y a las Abemarias todos los dias, y que se conjuren dhªs nubes en dhªs Yglesias quando ubiere nezesidad.

 

Rogativas con Nuestro Padre Jesús

9 de marzo de 1719, Catedral de Murcia
Para mis amigos de la Cofradía de Los Moraos y para “Los Arrixacos”.
160309En tiempo de Cuaresma, las rogativas convocadas con motivo de las sequías se reducían a la inserción del rezo “pro pluviam” en el ofertorio de las misas, por preservar el carácter pasional del tiempo. Sin embargo, la carestía de granos que comenzaba a percibirse en los campos auguraba malas cosechas, lo que recomendaba recurrir a los grandes protocolos. A principios del siglo XVIII, el culto a la Fuensanta todavía era muy minoritario, y la Arrixaca y la imagen de Nuestro Padre Jesús, depositadas en el Convento de Los Agustinos, eran de las más veneradas. Por ello frecuentemente se recurría a su protección en las grandes ceremonias de rogativa.
Confirio el Cavildo sobre hacer rogativas para la llubia y nieve, en considerazion de la gran falta que haçe uno y otro en esta Ciudad y Obispado, por no haverse conseguido el remedio con las deprecaciones hechas hasta ahora. Y se Acordo por todos los votos que se hallaron presentes que la Misa votiva solemne de Stª Eurosia, Virgen y Martir, que se ofreçio en el ordinario antecedente, se celebre en esta Stª Yglesia el sabado primero que vendra como esta acordado, y que el Domingo inmediato siguiente, en prozesion General como es estilo, se traigan las Stªs Ymagenes de Jesus Nazareno y Nrª Srª de la Rejaca que se veneran en el Convento de Religiosos de Sr Sn Augustin de esta Ciudad por tiempo de nuebe dias en dhª Stª Yglesia en rogativas por la llubia y nieve que se neçesita. Que cumplidos estos, se vuelvan a sus Capillas dhªs Stªs Ymagenes en la misma forma.

 

Salzillo y los Cuatro Santos

Cartagena, 28 de octubre de 1755
41028Uno de los mayores éxitos de Salzillo a nivel popular fue la elaboración de los Cuatro Santos para el Ayuntamiento de Cartagena. Las ímagenes fueron recibidas con carácter de alto protocolo. Quedaron expuestas en las Salas Capitulares durante unas semanas, por su mejor iluminación, y cerca de la Navidad fueron conducidas a la Catedral.
El año de 1755 fué bastante complicado con fuertes episodios sísmicos y una sequía tremenda, con las consiguientes amenazas de plagas de langosta. En todas partes se hacían rogativas y bendiciones de campos, por lo que la llegada de estas imágenes a la Ciudad portuaria trajo a sus habitantes un profundo sentimiento de protección.
El Sr Dn Pedro Garzia Garro, dixo que a conformidad de los encargos y acuerdos de esta Ciudad y por la direccion del Sr Dn Pedro Corvari, Regidor de la Murcia, por Dn Francº Zarzillo, maestro maior en ella de escultura y modelo, se an conduzido y entregado en esta Sala Capitular las quatro ymaxenes que se le mandaron hazer de los Gloriosos Sn Fulgencio, Sn Leandro, Sn Yzidoro y Stª Florentina, naturales y Patrizios de esta Ciudad, executados con el primor que se conoze por hallarse presente en esta Zala. Lo que segun lo ajustado de su fabrica, son trezientos pesos a nobenta cada uno de ocho Rls de Plata de a dies y seis quartos, y que el coste que a tenido en dhª conduzion y hazer dos caxones de madera en que se an trahido a sido de otros sesenta y cinco pesos de dhª moneda; de que espera el referido Dn Francº Zalzillo se le de satisfaczion por haverse de restituir luego a la dhª Ciudad de Murzia.
De que da quenta para que en su yntelixenzia resuelva esta Ciduad lo que tenga por combeniente.
Y entendida, dixo que hallandose sus Ymajenes dezentes las que rezive esta Ciduad a su satisfaczion, Acuerda que para la de dhº Ympresario se despache libramiento de seis mil y quatrozientos Rls de Vn, que es el ymporte de su coste y costa contra Dn Mathias de Palacio, Mayordomo de Propios de esta Ciudad, para que de su prozedido y que prozediere, haga dhª paga al referido Dn Francº Salzillo, tomando rezivo y dando y escriviendo El Sr Dn Pedro Garzia las grazias a su Merced y al dhº Sr Dn Pedro Corvari por su favor y cuidado en este negozio.

La gota fría

9 de septiembre de 1733
40909Todos los años por estas fechas va siendo habitual que se haga mención a las inundaciones que ahora sabemos responden al fenómeno metereológico conocido como “gota fría”. Las tormentas que acontecían de forma súbita en Sierra Espuña y las pedanías altas de Lorca provocaban crecidas de los rios Guadalentín y Segura, alcanzando la Ciudad de Murcia. El punto más debil de la población se encontraba en el plano de San Francisco, por la falta de defensas en ese espacio. El malecón, muralla defensiva, comenzaba ahí, y la necesidad de tener abierto el camino de servicio del molino, propiedad de las grandes familias locales, dejaba a la Ciudad indefensa, y con frecuencia los barrios de San Pedro y Santa Catalina sufrían pequeñas inundaciones.  
Catedral.- Se Acordo, con el dictamen del Sr Obispo que propuso el Sr Dean, que en esta Stª Yglesia se çelebre una Misa solemne de grazias por haver librado Dios a esta Ciudad de Murcia de la inundazion con que la amenazó la crecida del Rio por diferentes partes el dia domingo 6 del corriente, aviendo salido el agua del por la puerta del puente de madera, por la de Nrª Srª de Los Peligros que esta en el porche de la Ynquisicion, y por el Malecon, de suerte que llegó a entrar en muchas casas de la poblazion desta Ciudad y aun en algunas Yglesias estando inundada toda la huerta por una y otra parte de dhº rio. Y por haber comenzado a vajar el agua dhº dia domingo en la noche y haberse visto libre la Ciudad el lunes siguiente que fue vispera de la Natividad de Nrª Srª, Acordo el Cavildo que dhª misa de Graçias se cante con el Te Deum Laudamus, estando el Santisimo patente el Domingo siguiente que se contaran treçe del corriente mes de Septiembre en que se çelebra la fiesta del Dulcisimo Nombre de Maria, despues de la misa Conventual y hora de sexta de dhº dia por haberlo dispuesto asi el Sr Obispo juntamente con el Sr Dean, y que de esta determinacion se dé parte a la Ciudad por papel del Cavildo y para que asista a dhª gratificazion como lo ofreçe por su papel, que llegó despues de dhª determinazion.
Y para ponerla en execuzion como queda expresado, que se prevenga al Maestro de Zeremonias y demas Ministros desta Stª Yglesia, musicos y campanero.

Café y botillería

Murcia, 17 de julio de 1787
Cafetería “el Arco”, en Santo Domingo. Julio 2014
En los últimos años del siglo XVIII, eran frecuentes ya los establecimientos conocidos como cafeterías. En ellos, el principal consumo era el café y el té, servidos en elegantes veladores, a diferencia de las tabernas en las que los clientes bebían depie, y las posadas donde se sentaban los clientes juntos. La botillería era el servicio de helados y bebidas frías, como hemos comentado alguna vez. Seguimos sin encontrar referencias al consumo de cerveza.
Viose memorial de Juan Huertos, vezino de esta Ciudad, suplicando se digne darle su permiso para abrir un cafe o botilleria en la parte que pueda colocarse
Y el Ayuntamiento, habiendolo oido, cometio esta instanzia a los Sres Dn Joaquin Lopez de Zetina, Rxºr, y Dn Gregorio Carrascosa, Jurado, para que conzedan al ynteresado la lizenzia que solizita, no habiendo perxuizio comun ni particular y ajustandose por la venta que drºs ha de pagar a la Rl Hazienda.
Alegoría del “maligno” en uno de los conjuratorios de la Catedral de Murcia.
Esta tarde a las siete y media “El Tío del Saco” y “El Postillón mayor” hablarán sobre “Ritos de protección colectiva” dentro de la programación del tradicional Seminario de folklore y etnografía del Museo de la Ciudad. José Sánchez Conesa, “El Tío del Saco”, lleva años recorriendo los lugares en busca de todos aquellos elementos de la cultura tradicional que todavía perviven. Del “Postillón Mayor” ya se conoce su filiación.

Tormenta de verano

Yecla, 2 de julio de 1727
Cualquier agricultor experto sabe que la mayor amenaza para las cosechas es la acción que causan las fuertes e imprevistas tormentas de verano. A pesar de los adelantos científicos y técnicos que se han desarrollado a lo largo de los siglos, sólo se ha conseguido que los servicios metereológicos puedan prevenirlas.
La zona de Yecla, Villena y Monovar producía unos vinos muy apreciados por toda la sociedad del siglo XVIII. Por ello estas fuertes tormentas suponían en esos lugares auténticos desastres, tanto agrícolas como económicos.
La Villa de, una conformidad, dixo que haviendo sido Dios servido ynviar a este Pueblo una tormenta de piedra, granizo y hagua (s) el dia 27 de junio proximo pasado, tan sumamente exzesiva y orrorosa que ningun anziano a bisto caso semexante.
De (la) que prozedio perderse lo prinzipal de los frutos de las viñas, huertos y olivares y que fuesen las abenidas tan suamamente crezidas en particular las Cañadas del Pulpillo y la de Palao, y la de la Rambla Parada (s), que todas se avocaron y corresponden a las azequias de la Fuente Biexa y Hagua Nueba, donde an causado tantas ruinas con la piedra, arena y demas basura que yntrodugeron en dhªs azequias que an perdido las haguas su curso, haziendo tan crezidos revalsos (s) con las bardomeras, que llegaron las haguas quasi a cubrir y tampar (s) su sudimentos (s), de tal forma que es mui contingente y notorio el riesgo de que dhªs haguas, no dandoles pronto expediente y salida y limpiando sus caños, tomen otro curso o se profunden de manera que se pierdan dhªs haguas y queden todos sus ynteresados y el pueblo sin poder utilizarse de ellas y aplicarlas segun sus derechos con ymponderable perjuizio que se dexa considerar; y de cuyos rebalsos, espezialmente de la azequia de la Fuente Viexa, a prozeido, no solo grandes ruinas en ella por ser tierras, mollar su caxa, si que tambien se an corrompido las haguas en grave perjuizio de la salud publica; para cuyo remedio, haviendose reconozido todo lo referido por el Sr Alcalde Mayor, asistido de diferentes Capitulares y del ynfrascrito escnº, Mando publicar Vando para que ningun vezino vebiese dhªs haguas y los aguadores cargasen del zercado de dhª Fuente Biexa, donde se a experimentado allarse clara y pura y saludable, y que lo executasen vaxo de graves penas que para ello ynpuso (s). Y no teniendo como no tiene dhª hagua caudal alguno para reparar y limpiar dhª hazequias y estando tan proximo el riego de los panizos, que es cosecha prinzipal para este pueblo, la que en todo se perdera faltandole dhº riego, y considerando tamvien la olbligacion general que tienen todos los vezinos de la limpia regular de dhªs azequias en cada verano, lo que en el presente todavia no a executado, y atendiendo a que dhª limpia no puede ser sufiziente para que se logre el fin a repapar dhªa azequias y poner corrientes dhªs haguas y que zesen y obien tan gravisimos riesgos y perjuizios, como ya se experimentan unos y comminan (s) otros: Se Acrodo que luego yncontinenti y sin perder tiempo alguno se limpien dhªs dos azequias y nazimientos de las haguas dandoles el devido curso que an tenido, para que los ynteresados,s cada uno en su tiempo y segun sus derechos, benefizien sus haziendas y que el pueblo logre puras y limpias dhª haguas…

Pro serenitate tempora

Huerta de Murcia, 13 de junio de 1728
Felicidades a Antonias, Antonios, Tonis, Toños, etc.
Riada de Santa Teresa en Murcia, según Gustave Doré
El mayor temor de los campesinos eran las tormentas de verano que mandaban al traste sobretodo las cosechas de cereales. En estos tiempos del año en que paradójicamente suele predominar la sequía por la escasez de lluvias, esos fenómenos metereológicos causaban tremendos daños. Lo más frecuente era la caída de granizo. Una antigua creencia era que el sonido de las campanas de las iglesias, mediante los conjuros, hacía “romper las nubes” y que “la piedra”, como se conoce en el Levante español, se desvaneciese.
El Libro de Rezos contiene todas las “colectas”, pequeñas oraciones que se leen en el momento del ofertorio de la misa. Las hay para proteger todo tipo de calamidades, incluso las que piden que deje de llover.
Sobre todo esto hablará el Postillón mayor el dia 17 de julio en una conferencia durante el Festival Internacional de Folklore de Murcia.
Propuso el Sr Dean le parecia conveniente haçer en esta Stª Yglesia alguna demostracion y rogativa por la serenidad del tiempo respecto de experimentarse muchos dias ha continuadas nuves, tempestades y lluvias que en diferentes partes han hecho mucho daño en los frutos de la presente cosecha, y en esta Ciudad envarazan el que se pueda recoger y trillar las mieses amenazando cada dia mayor perjuicio,
Por lo cual, aviendo conferido, Acordo el Cavildo que mañana, lunes catorce del corriente despues de horas del coro se çelebre en esta Stª Yglesia una Misa solemne con musica pro serenitate y que dhº Sr Dean dé providencia para que todos los dias interin durasen los frutos en los canpos (s) se conjure en la torre a las nuves y tempestades por las mañanas, al medio dia y a la tarde.

Conjuros y cruces de Mayo

29 de abril de 1735
Los fenómenos metereológicos que acontecían / y siguen haciéndolo / durante los meses cálidos, como las heladas, las nieblas, y sobre todo las tormentas imprevistas de agua o de granizo, “la piedra” entre los agricultores, estaban considerados como acciones del “Malígno”. No bastaba con las bendiciones de los campos si no que había que recurrir al protocolo “mágico” del conjuro, cuya esencia consiste en espantar al diablo que provoca esos males.
Esto ha sido una constante en todas las culturas cuya economía se basaba en la agricultura. Así, los cristianos adoptaron viejas creencias “paganas” recurriendo precisamente al culto de la Cruz como elemento protector desde primeros de mayo hasta finales de septiembre, que es la época más importante de la cosecha.
Es habitual encontrar elementos protectores, (fetiches, herraduras, etc.,) en el entorno de las cruces que son extraños al espiritu religioso.
Pronto el Postillón dará una charla sobre estas cosas.
Catedral.- El Sr Rocamora, Razionero medio, propuso al Cavildo que respecto de esperarse cosecha abundante de trigo y zevada por lo que si Magestad a socorrido con favorables llubias a la huerta y Campo desta Ciudad, le parecia combeniente que para librarla de sus plagas de piedra y nieblas se conjurase en la torre desta Stª Yglesia y se toquen las campanas como se a executado en otros años.
Y oido por el Cavildo, confirio sobre ello y Acordo que se conjure en dicha torre con el Santo Lignum Crucis todos los dias por la mañana, medio dia y tarde repicando las campanas al descubrir y enzerrar dhª Sagrada Reliquia, dando prinzipio al medio dia deste y que de esta determinacion se de noticia al Capellan conjurante, sachristanes y campanero para que lo pongan en execuzion, y quando se acuerde se suspendan dhºs conjuros se determine la aiuda de costa que se les a de dar por dhª ocupazion y trabajo.

Conjuros contra el viento

Murcia, 26 de marzo de 1733
reunión de sabios en Centroamérica para pedir la lluvia
Los estudios sobre los ritos de conjuro para la lluvia y las tormentas son abundantes. Existe una diferencia entre la necesidad de agua para los campos y las fuentes (acción benéfica: rogativas) y el daño que producen los granizos, las heladas y los vientos (acción malefica: conjuros). Para estos ritos todas las sociedades, de cualquier creencia, disponen de protocolos.
En las huertas y campos de Murcia, las tormentas de “piedra” y viento que sobrevenían en Marzo y Abril suponían una seria amenaza para las cosechas que ya verdeaban.
Catedral.- Por haberse dado notiçia al Cavildo de que en este Pais continuan los mas dias las tempestades de aires recios que disipan las nuves, y causan notable daño en los arboles y en los frutos de la tierra, Acordo el Cavildo que desde esta tarde todos los dias por las mañanas, al medio dia y al ponerse el sol se toquen las campanas de la torre de esta Stª Yglesia y se conjuren en ella los ayres como es estilo.