Catedral de Murcia, 5 de abril de 1784
20170405El Señor Portilla, por si y a nombre de los demás Mayordomos de la Cofradía de Jesús Nazareno, suplicó al Cabildo se sirva permitir que en la mañana del Viernes Santo se abra la puerta de los perdones para que entren y salgan los pasos de la Cena y Columna respecto a no caber por las otras dos puertas colaterales sin mucha angustia y con evidente riesgo de desgracias.
El Cabildo concedió dicha licencia solo para los dos referidos pasos pero con las limitaciones y prevenciones acordadas en los años antecedentes acerca de la hora en que debe entrar la procesión en esta Santa Iglesia, y silencio que se ha de observar.
De todo lo cual quedó entendido dicho Señor Portilla.
Una de las leyendas que existen en torno al ritual de las procesiones de Semana Santa en Murcia sigue siendo el que en algún momento los desfiles pasionales discurrieran por dentro de las naves de la Catedral.
Hasta donde hemos llegado en nuestros rebuscos, sólo hemos encontrado unas escasas referencias al asunto, y todas localizadas en las últimas décadas del siglo XVIII y algunas del XIX. Y se nos hace necesario concretar algunos puntos al respecto.
En primer lugar, conviene recordar que en el edificio de la catedral y en su entorno se realizaron obras a lo largo de todo aquel siglo, por lo que el tránsito en su entorno era imposible, o cuando menos, peligroso.
La fachada o imafronte se pudo levantar a lo largo de las primeras cuatro décadas del siglo, lo que conllevaba la existencia de andamios y espacios ocupados por los maestros alarifes, además del necesario trajín de los carros y aperos de los que traían las piezas para ser colocadas. Esta actividad involucraba no sólo el exterior sino también la nave inmediata del templo, en donde el trabajo también era muy activo.
Para aislar el templo de todo ese movimiento se habían colocado unas enormes cortinas que trataban de preservar el resto del templo tanto del ruido como del polvo y demás que conllevaba la obra.
En segundo lugar: Una vez terminada la fachada, se planteó tanto por el Cabildo como por el Ayuntamiento el “Hermosear” el resultado abriendo el espacio y creando una plaza nueva. Para ello era preciso trasladar la sede del obispado, viejo y deteriorado edifico que ocultaba la fachada por estar justo enfrente. Para ello fue necesario negociar con el Marqués de Los Vélez que era propietario de un palacete que circundaba la plaza por su lado sur. En esto no hubo problemas. Se derribó el antiguo palacio del obispo y parte de el del Marqués sobre él se construyó el actual palacio episcopal dejando libre el espacio frontal de la fachada.
Todo ello se hizo a mediados del siglo XVIII, muchos años después de que Belluga se hubiese marchado de Murcia.
Hubo otras reformas en el edificio catedralicio, pero fueron de menor relevancia para la plaza. Sin embargo, se habían acometido las obras de terminación de la torre, detenidas desde siglos atrás por la mala cimentación de su base.
En tercer lugar: Alguna vez hemos comentado que las iglesias, a consecuencia de los tratados con el Estado Vaticano, eran consideradas como territorio propio de ese estado, lo que permitía que muchas personas, tratando de escapar a la acción judicial, se refugiasen en ellas, lo que les garantizaba una cierta inmunidad. Esas gentes vivían dentro de los templos, y la catedral de Murcia no era una excepción. A lo largo del siglo XVIII sus “inquilinos” no bajaban de diez o doce, alojados bien en las capillas laterales o bien en algunos espacios de la torre.
En cuarto lugar: Aunque según el protocolo del Cabildo, la mayoría de sus Canónigos se tomaban “vacaciones” desde el martes Santo, o de perdón, el rito de las ceremonias del santo tiempo se cumplía rigurosamente. Los miércoles, jueves y viernes Santos se cantaban las pasiones, se rezaban los oficios y si asistía el obispo de turno, el miércoles se procedía al lavado de pies de doce mendigos. Además las familias o agrupaciones propietarias de las capillas y altares privados, que sólo estaban protegidas por unas verjas de madera muy viejas y muy deterioradas, procedían a su limpieza y mejoras. Y no bajaba la asistencia de fieles en número, al menos, de trescientas personas. Esto arrastraba una abundancia de “pobres almas” que pedían la voluntad, cuando no se la tomaban directamente.
En conclusión: Si un colectivo gremial como lo era una cofradía, aunque fuese la de mayor rango y a la cual perteneciesen algunos miembros del Cabildos, solicitaba poder introducir su comitiva dentro del edificio, por parte del Cabildo se le exigían ciertas precauciones y garantías, tales como ir acompañados de vigilantes para evitar confusiones, y garantías y fianzas para cubrir los posibles perjuicios.
No en vano deben ser recordados los numerosos bandos de buen gobierno que reclamaban precaución frente a supuestos penitentes vestidos con las túnicas propias de las cofradías, que en realidad eran ladrones y “gentes de mal vivir”.

 

Average Rating: 5 out of 5 based on 279 user reviews.

Murcia, 5 de noviembre de 1737
41105Había un pequeño oratorio o altar dedicado a San Patricio, Patrono de la Ciudad, a la entrada del Salón de sesiones del Ayuntamiento. Después de los episodios sísmicos de los años 1728 a 1731, fue necesario reconstruir por completo el edificio. Se diseñó de forma más funcional, ampliando las ventanas para dar más luz a los despachos, y se hizo más cómodo el salón de plenos. Para ello se redujo el espacio dedicado a la capilla. El único documento que nos queda de esta es un proyecto para el altar.
La Ziudad, teniendo presente que con el motibo de haverse mudado la Sala de este Ayuntamiento queda el oratorio descubierto en la antesala. Y deseando que tenga el culto y veneracion correspondiente: Acuerda que el Mayordomo disponga cortinas que cruzen de parte a parte de forma que quede separado dhº oratorio y en disposicion de que haviertas dhªs cortinas se pueda oir la misa. Y disponga asi mismo se dore y componga el caliz y que se executen las demas alajas correspondientes a la mayor desencia de los hornamentos y de dhª Capilla, Y todo ello sea con interbecion del Sr Dn Alphonso Manresa, Regidor Procurador General. Y que dhº mayordomo forme relacion de los gastos.

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 254 user reviews.

Cartagena, 28 de octubre de 1755
41028Uno de los mayores éxitos de Salzillo a nivel popular fue la elaboración de los Cuatro Santos para el Ayuntamiento de Cartagena. Las ímagenes fueron recibidas con carácter de alto protocolo. Quedaron expuestas en las Salas Capitulares durante unas semanas, por su mejor iluminación, y cerca de la Navidad fueron conducidas a la Catedral.
El año de 1755 fué bastante complicado con fuertes episodios sísmicos y una sequía tremenda, con las consiguientes amenazas de plagas de langosta. En todas partes se hacían rogativas y bendiciones de campos, por lo que la llegada de estas imágenes a la Ciudad portuaria trajo a sus habitantes un profundo sentimiento de protección.
El Sr Dn Pedro Garzia Garro, dixo que a conformidad de los encargos y acuerdos de esta Ciudad y por la direccion del Sr Dn Pedro Corvari, Regidor de la Murcia, por Dn Francº Zarzillo, maestro maior en ella de escultura y modelo, se an conduzido y entregado en esta Sala Capitular las quatro ymaxenes que se le mandaron hazer de los Gloriosos Sn Fulgencio, Sn Leandro, Sn Yzidoro y Stª Florentina, naturales y Patrizios de esta Ciudad, executados con el primor que se conoze por hallarse presente en esta Zala. Lo que segun lo ajustado de su fabrica, son trezientos pesos a nobenta cada uno de ocho Rls de Plata de a dies y seis quartos, y que el coste que a tenido en dhª conduzion y hazer dos caxones de madera en que se an trahido a sido de otros sesenta y cinco pesos de dhª moneda; de que espera el referido Dn Francº Zalzillo se le de satisfaczion por haverse de restituir luego a la dhª Ciudad de Murzia.
De que da quenta para que en su yntelixenzia resuelva esta Ciduad lo que tenga por combeniente.
Y entendida, dixo que hallandose sus Ymajenes dezentes las que rezive esta Ciduad a su satisfaczion, Acuerda que para la de dhº Ympresario se despache libramiento de seis mil y quatrozientos Rls de Vn, que es el ymporte de su coste y costa contra Dn Mathias de Palacio, Mayordomo de Propios de esta Ciudad, para que de su prozedido y que prozediere, haga dhª paga al referido Dn Francº Salzillo, tomando rezivo y dando y escriviendo El Sr Dn Pedro Garzia las grazias a su Merced y al dhº Sr Dn Pedro Corvari por su favor y cuidado en este negozio.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 267 user reviews.

14 de marzo de 1765.- Tribunal Eclesiástico del Obispado de Cartagena
Para todos los postillones cofrades de Nrº Padre Jesús.
Las dos cofradías más representativas de la Semana Santa murciana, los llamados “coloraos” y “moraos”, mantuvieron largos pleitos con los conventos donde alojaban sus bienes.
La Cofradía de Nuestro Padre Jesús, junto con la casi secreta de Santiago de la Espada, agrupaba a la oligarquía de la Ciudad, sobre todo a los fabricantes y comerciantes de la seda. Construyó su propia ermita junto al desaparecido convento de San Agustín, santo protector de las cosechas. A pesar de que las procesiones tenían un carácter gremial y que durante las fechas de su celebración la mayoría de los huertanos estaban en plena faena de los trabajos de la monda de las acequias y de los primeros riegos de primavera, cuando el estado de las calles por la lluvia lo permitía, esa procesión salía al amanecer.
Fue la primera cofradía que consiguió la licencia del Cabildo de la Catedral para pasar por dentro del templo. Ello se debió, sin duda, a que algunos Canónigos eran miembros de ella.
Ejecutoria ganada a favor de la Iltre Cofradía de N. P. Jesus Nazareno en el Pleyto que siguió contra la Comunidad de Sn Agustin desta Ciudad sobre el juicio de propiedad de la Yglesia en que se venera dhª sagrada Ymagen.
En el pleyto que ante nos y en Nrº Tribunal a pendido y pende entre partes, de la una la Cofradia de Nrº Padre Jesus Nazareno de esta Ciudad y el Fiscal Gral Eclesiastico de este Tribunal, actores demandantes; y de la otra reo demandado el Combento y Religiosos del Sr Sn Agustin Calzados desta Ciudad, Miguel Garcia Horjacada y Agustin de Valberde sus Procuradores, en sus nombres y sobre pretender la Cofradia que la Hermita o Capilla en que se alla colocada y venera la Sagrada Ymagen de Nrº Padre Jesus se declare por suia propia y que tambien lo sean la referida y demas ymagenes, ornamentos, alaxas y utensilios que en ella ai con absoluta independenzia del expresado Combento y sus indibiduos, y por sugeta unicamente a la Jurisdiczion ordinaria Eclesiastica de este Obispado y que en su consequenzia se pueda llamar dhª Yglesia Hermita de la expresada Ymagen en todos los autos en que se ofreciese nombrarla, y que sus Juntas y Cavildo los presida la persona que se nombrase por este Tribunal con la libre facultad de nombrar Predicadores para las funciones que ocurran en la citada Hermita y para los demas Autos que correspondan a la Cofradia y al Fiscal sobre que se declare por oratorio publico o Hermita la en que se venera dhª sagrada Ymagen, supera en todo y por todo a los Sres Ordinarios de este Obispado, como lo estan las demas Hermitas u oratorios publicos de él con absoluta independencia del referido Combento, y por ygual sugezion tiene la Jurisdicion ordinaria la Cofradia su govierno, disposizion, limosna y alaxas, y el Combento sobre que se le absuelva de la expresada demanda poniendo en ella perpetuo silencio a la Cofradia y al fiscal &ª Xpti nomini imbocato:
Fallamos, atento los autos y meritos del prozeso a que nos referimos, que la Cofradia y Fiscal en el presente juizio petitorio an provado su aczion y demanda para lo que aquí se contendra en bastante forma:
Declaramosla por bien provada y que el referido Combento no a justificado sus exempziones como devía. Damosla por no justificada, en cuia consequencia devemos declarar y declaramos que dhª Cofradia es verdadero Patrono de la expresada Hermita por haverla edificado en suelo propio a sus expensas y con las mismas mantenerla y costear el culto.
Que la Administrazion temporal y economico de ella, su Sagradas Ymagenes, ornamentos y alaxas le toca y perteneze para el uso de ellas a que etan destinadas, y no para otro alguno.
Que pueden nombrar predicadores, determinar las funciones que tengan por nezesarias para el maior culto y venerazion de dhª Soberana Ymagen, como tambien el poder pedir a este fin las limosnas que los fieles quieran dar voluntariamente.
Que la Administrazion espiritual y autoritativa de todo ello es privativa de los Illmºs Sres Obispos de este Obispado y sus Provisores y Vicarios Generales en su nombre, a quienes an de estar sugetos enteramente dhºs Cofrades para dar quenta siempre que se les pida de dhªs limosnas y su distribuzion, reservando a la Dignidad Episcopal la facultad de nombrar persona o personas que en su nombre presidan las Juntas de la Cofradia sin que los Cofrades puedan disponer o enagenar los bienes raizes que tenga ni los muebles prezisos sin expresa lizenzia de este Tribunal y las demas dilixenzias prevenidas por drº.
Y que dhª Hermita, llamese tal Yglesia, oratorio publico o Capilla, es separada y de todo independiente del referido Combento sin que este ni sus individuos puedan de ninguna forma introduzirse al gobierno y direczion de ella ni al de la Cofradia y sus funziones, y que en los actos judiciales y extra judiciales, acuerdos, impresos, inscrizpiones, laminas, &ª, pueda dhª Hermita o Capilla llamarse de Nrº Padre Jesus sin el aditamento de que esta situada en el Combento del Sr Sn Agustin. Y que la dhª Cofradia, si quisiere para obiar los incombenientes e inquietudes que asta aquí se an exprimentado, pueda cerrar a su costa la puerta por donde se comunica con el expresado Combento, haciendola mazizar de silleria, manposteria u otra obra firme para su maior estavilidad.
A todo lo qual no se opondran dhºs Religiosos, con aperzebimiento que si lo hizieren se prozedera contra ellos a lo que aya lugar en drº.
Juzgando asi, lo pronunziamos, mandamos y firmamos sin hazer especial condenazion de costas, sino es que cada parte pague las suias y las comunes por mitad.
Lizdº Dn Geronimo Rosillo.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 193 user reviews.