28 de julio de 1739
Las fiestas de toros están poderosamante ligadas a las Cofradías del Rosario y de Ánimas, entre otras. Muchas de estas agrupaciones corrían con la organización – y recaudación – de las corridas que se hacían en muchas ciudades de España. En Murcia, desde mediados del siglo XVII hasta adentrado el XVIII, la Cofradía del Rosario vinculada al Convento de Santo Domingo solicitaba permiso para hacerlas en la plaza del mercado, que todavía hoy sigue presidiendo su capilla. Como se aprecia en el texto, muchos concejales eran miembros de esta cofradía, por lo que siempre que se presentaba una solicitud de este tipo, la apoyaban.
Por cierto, en 1739 hubo tremendas epidemias, por lo que las aglomeraciones de gentes estaba prohibida.
Muchas de las presuntas “fiestas” de toros en las que los animales sufren tido tipo de vejaciones como los toros ensogados, los embolados, los de “fuego”, y el conocido “toro de la Vega” también eran organizadas por las cofradías en los pequeños lugares. Baste buscar en las redes las páginas de ese triste ritual.
Para más información: M. Muñoz Zielinski: “Fiestas de toros en los pueblos”. Revista Aportagayola. Feria de Murcia, 2013 y 2014.
Viose memorial de la Illmª Cofradia de Nrª Señora del Rosario haciendo presente que con el producto de las corridas de toros de los dos años antecedentes se havia echo la obra de la capilla maior y escalera de la Yglesia de dhª ymajen; y por estar amenazando ruina la Sacristia y quedar algunos materiales para prinzipiarla, suplicava a esta Ziudad que para subbenir a los gastos le concediese licencia para tres corridas de toros en los dias que fuere servido señalar vajo de las reglas que se les havia concedido en los años antecedentes.
La Ciudad, haviendolo oydo, Acordó no haver lugar la gracia que se pide en atencion a las continuas enfermedades malignas que se han experimentado y al presente subsisten en la estacion de rigorosos calores, fuera dar fomento a su augmento, ademas de tener representado a su Magetad sobre el destino de lo que rindieron las primeras corridas de toros, en cuya atencion no se admitan en este año sobre el referido asumpto memoriales algunos.
Exzepto los Señores Dn Juan Carrillo, Dn Christoval de Lison, dn Luis Menchiron, Dn Diego Portocarrero, Dn Joseph de la Calle, Dn Juan Antonio Navarro, Dn Lorenzo Fuster y Dn Lorenzo Dieguez, Rxores, que no bienen en el acuerdo por las razones que han manifetado en la conferencia.

Average Rating: 4.6 out of 5 based on 196 user reviews.

Murcia, 25 de junio de 1735
Durante los meses de verano, era frecuente la aparición de afecciones y enfermedades provenidas de una higiene muy deficiente o por la presencia de aguas estancadas en acequias y ramblas. El tabardillo o fiebre tifoidea provocaba fuertes diarreas, mientras que el paludismo generaba las tercianas o cuartanas. Debido a esto, por ejemplo, estuvo a punto de desaparecer la población de Fuente Álamo por las infecciones que causaban las numerosas charcas que permanecían durante semanas en la cercana rambla.
Uno de los alimentos más vigilados eran los embutidos que se elaboraban con muy escasas prevenciones higiénicas.
El Señor Dn Francisco Rocamora, Rexidor, hizo presente el rezelo que se ha dibulgado de el perjuicio que se puede seguir a la salud publica en la venta del rafali expecialmente en el presente tiempo de los calores y continuacion de las enfermedades de tabardillos, lo que participa a la Ciudad para que resuelva lo mas combeniente. Y haviendolo oido, dio las gracias a dhº Señor por su zelo, y Acordó que los Cavalleros Fieles Executores dispongan una Junta de quatro medicos de la maior inteligencia y en ella se confiera esta materia, y de lo que resolvieren traigan razon para determinar en su vista.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 233 user reviews.