El Mágico de Salerno

ENHORABUENA A LOS COMPAÑEROS DE “ONDA REGIONAL”,
Emisora de Murcia, que sufrieron un ERE injustificado, y que después de muchos años han ganado su pleito y vuelven a su trabajo.
161201
Murcia, 1º de diciembre de 1739
La “comedia de magia” titulada “El Mágico de Salerno” llegó a Murcia casi 20 años después de su estreno. Para su montaje fue preciso adaptar la vieja Casa de Comedias de La Puerta del Toro, junto a la Catedral y el Hospital de San Juan de Dios. El éxito de la compañía fue único en la época ya que “El Magíco” estuvo en cartel más de cuatro meses, lo que supuso buenos ingresos al comercio y hostelería de la ciudad por las muchas personas que acudían al teatro.    
La Ziudad, en vista de lo que ha manifestado el Sr Dn Diego Zarzosa, Rxºr Comisario de la casa de comedias, de haver entregado a las personas que tomaron a su cargo la construccion de los bastidores y demas aderezos para las representaciones de las tres partes del Mágico de Salerno en la temporada pasada por las perdidas que se les siguieron, en parte de compensacion 30 Pesos Escudos de plata en las representaciones de Dn Juan de Espina, en fuerza de la amplia facultad que se le confirio en Cavildo de diez de noviembre proximo pasado, Aprovó esta disposicion.

 

Autos Sacramentales de Navidad

Auto de Reyes. Patiño, Murcia enero de 2015
Auto de Reyes. Patiño, Murcia enero de 2015
Murcia, 16 de diciembre de 1738
Entre 1730 y 1740 las compañías de teatro que actuaron en la Casa de Comedias de la puerta del Toro ofrecieron numerosos espectáculos en los que abundaban los “efectos especiales”. Con motivo de la proximidad de las fechas navideñas, a veces se ponía en escena algún asunto de carácter bíblico, bajo el formato de “Auto Sacramental”, siguiendo el estilo de los textos de Calderón de La Barca y de otros escritores de los siglos anteriores. Sin embargo, no se han encontrado apenas testimonios de alegorías y simulacros de la Epifanía o Adoración de los Reyes.
Viose memorial de Balthasar Garcia, autor de la Compañia que se halla representando, en que manifiesta tiene dispuestas para estas proximas Pasquas las comedias de “Sta Rita por Maria Ejipciaca”, “El Diablo Predicador” y “La Magdalena de Roma”, todas ellas con las tramoyas que les corresponde, de que se ocasiona crecido gasto, y para sanearlo concluye pidiendo que en las entradas se haumente (s) lo que la Ciudad tubiese por combeniente, dando al mismo tiempo la providencia que corresponde para que el crecido numero de personas que entran sin pagar lo executen no teniendo regalia que los exima.
Y la Ziudad, haviendolo oydo, tratado y conferido, Acordó que en dhªs comedias se haumente (s) la entrada de dos quartos por persona, prezediendo que el Sr Marques de Beniel, Rexidor Comisario, se actue de las tramoyas que cada una tiene y disponiendo que el tramoyista cumpla con su obligacion en la mayor desencia de ellas, sin permitir falte ninguna de las que les corresponde. Y por lo que mira a las personas que entran sin pagar, dhº Sr practique la diligencia que lleba entendido guardandose el estilo.

 

Acogerse a sagrado

Murcia 27 de Noviembre de 89
151127Los tratados entre el Reino de España y la Santa Sede convenían, entre otras cosas, que los edificios de carácter religioso (conventos, iglesias, ermitas, etc.) eran propiedad del estado vaticano, por lo que, como territorio de otra nación, la justicia real no podía acceder a su interior para realizar detenciones. Esto se entendía popularmente como acogerse a sagrado. Por ello, cualquier persona que fuese perseguida por la ley, o que temiese ser detenida por algún asunto, entraba en cualquier templo y permanecía allí mientras se arreglaban las cosas. (Del libro “Historias de los Lugares”). Al terminarse la construcción de la torre de la catedral de Murcia en las últimas décadas del siglo XVIII, con las nuevas salas para el reloj y demás, los acogidos a sagrado se instalaban en esos espacios, con las consiguientes molestias para las familias de los campaneros que vivían en ellas.  
Muy Sr mío:
El primer galan de la compañia comica que representa en esta Ciudad, por disenciones que tiene o ha tenido con sus compañeros, se excusa a cumplir con su obligacion quando le a tocado. Se me dió parte de esta novedad y al efecto le mandé comparezer para ordenarle lo que juzgara combeniente, pero en vez de atemperarse, no obedeció y se retiró a la Stª Yglesia, donde permanece.
Yo no quiero exigir mas de este comico sino que cumpla con su obligacion no dejando burlado al publico ni a mi autoridad que está desairada con la bellaqueria de estas jentes que al menor prezepto u orden que se les dá se retiran al Sagrado mofandose de las Providencias del Magistrado que tanto respeto y obediencia merecen.
Y asi, para hacerle cumplir a este comico con su obligacion y reprehenderle su desacato qual corresponda, sin imponerle pena de sangre ni mutilacion de miembro, he de deber a V. S. permita que se traslade a las Rls Carzeles a mi disposicion vajo la formalidad de la cauzion que otorgará mi Alguazil Maior,
Dios Guarde a V. S. muchos años.

 

Difuntos. Los cementerios

Los movimientos románticos del siglo XIX crearon mitos y creencias en torno a los fallecidos. La llamada novela gótica potenció esta idea con personajes como Drácula, El Golem, Nosferatu y otros, sin mencionar el crecimiento de creencias en “aparecidos”, “fantasmas” o “la santa compaña”.
Razones no faltan. Desde que se implantaron en Europa las dos grandes religiones (cristianos, maometanos), el ritual funerario conllevaba enterrar a los difuntos en las inmediaciones de los templos y lugares sagrados, incluso en los emplazados en los cascos urbanos. El avance de las tropas cristianas ocupando lugares de tradición árabe y trasformando las mezquitas en iglesias, no cambió las cosas y se seguía enterrando junto a ellas. También a lo largo de la Edad Media surgió una inmensidad de conventos en los que se enterraba a sus miembros en sus propios claustros.
Este estado de cosas se mantuvo hasta los siglos XVI y XVII, cuando los tremendos episodios de peste produjeron centenares de miles de muertes. En las cercanías de las ciudades, pueblos y lugares se habilitaron espacios donde se abrieron enormes zanjas en las que eran arrojados los cadáveres que no eran quemados. Estos lugares fueron denominados “Montes Sacros”.
Los diferentes avatares de finales del siglo XVIII y de la primera mitad del XIX, (guerras, desamortización, Etc.) hicieron que muchos conventos aislados quedasen abandonados y que sus cementerios fuesen saqueados y las tumbas abiertas. Esto dió pie a la creencia de “muertos” que reivindicaban su derecho al descanso eterno alterado por esas acciones.
Por otro lado, las políticas de higiene y sanidad desarrolladas a lo largo del siglo XVIII recomendaban la apertura de cementerios civiles extramuros de las Ciudades, ya que por el aumento de la población, los cementerios parroquiales estaban desbordados.
La leyenda urbana sobre la venganza del Prior del Convento de Santo Domingo de Murcia, cuyo cuerpo estuvo enterrado en el solar donde se construyó el teatro Romea, pasada la desamortización, se mantiene viva amenazando con incendiar el coliseo tres veces. De momento se han registrado dos graves episodios en el edificio.
El primer cementerio municipal murciano estuvo en las inmediaciones de la Puerta de Orihuela.
Portada del segundo cementerio municipal de Murcia
Portada del segundo cementerio municipal de Murcia
Murcia, 29 de octubre de 1796
Sabado extra en las Casas de la Corte despues de concluida la funzion de rogativa a Maria Ssmª de la Fuensanta por el benefizio de la lluvia.
Viose papel de los Sres Dean y Cavildo de esta Stº Yglesia, su fhª 27 del corriente, dirijido a esta Ciudad, en que manifiesta que en cumplimiento de las Rls Ordenes y prezedidos los Oficios correspondientes, Acordó en 20 de noviembre de 1795 la construccion de un zementerio en el sitio que parezio mas proporzionado. El que hallandose concluido, ha resuelto el Yllmº Sr Obispo hazer por si la bendizion en el dia de mañana domingo, concluidos los Divinos Oficios en dhª Stª Yglesia, y queriendo S. Y. que este acto tan religioso se practique con la mayor solemnidad, ha determinado se baya (s) prozesionalmente concurriendo asi dhº Cavildo como el Clero, lo que participa a este Ayuntamiento para que se sirva asistir, con lo demas que manifiesta.
Quien habiendolo tratado y conferido, considerando que el haber tenido efecto la construczion de este edificio se debe al infatigable zelo y eficazia de su Señoria mediante los ofizios que ha pasado asi por escrito como berbales, con el Yllmº Sr Obispo e yndividuos de su Cavildo, lo que se corrobora ademas con ver que desde el año de1787 en que se expidio la Rl Zedula de S. M. en este asunto, sin embargo de las juntas y conferenzias que se tubieron y constan del expediente, todas fueron dificultades y no pudo verificarse su establezimiento, desde luego dá el Ayuntamiento las debidas grazias a nombre del publico al Sr Corregidor por lo que se ha dedicado y dedica a su mayor benefizio como es notorio, y particularmente en el presente negozio, tan interesante a la humanidad: Y Acuerda se concurra a dhª funzion de vendizion del Zementerio, zitandose generalmente segun costumbre. Y que para que en todo tiempo conste lo referido, se una dhº papel al expediente de que se ha hecho relazion por su Señoria y se coloque en este mismo Cavildo.

 

Escándalos en el teatro

Murcia, 14 de octubre de 1772
La distribución del público en los teatros, casas de comedias y corralas se hacía de forma contraria a la actual. Las personas de distinción ocupaban las plateas y los palcos y era frecuente la presencia de miembros del clero. El “pueblo” se asentaba en el patio y en los anfiteatros superiores. A estas últimas localidades solían acudir los soldados y la gente más bulliciosa que, con frecuencia, arrojaba todo tipo de inmundicias al patio. Aquí, el público, por la proximidad con la orquesta y el escenario, era muy crítico, manifestando sonoramente su disgusto, sobre todo hacia las actrices que también cantaban y bailaban tonadillas y canciones populares en las aperturas, intermedios y finales de la representación. En este registro con frecuencia su calidad era más que deficiente lo que, como poco, disparaba gritos y burlas.
pedazo de decorado recuperado por Zarwell
pedazo de decorado recuperado por Zarwell
Dn Juan Antonio de Guemes, Corregidor y Justicia Mayor de la Ciudad de Murcia:
Ago saber aber adbertido y notado que algunas personas de las que concurren a el patio de la Casa de Comedias estan con poca armonia mobiendo conbersaciones, ruydos, silbidos y bozes impidiendo con esto a los demas y sin guardar a la Rl Justicia el decoro y respecto debido. Y deseando se obserbe la mejor tranquilidad segun y como corresponde a un acto a donde asisten sujetos de caracter por sus empleos y circunstancias y la gente de Justicia que ay en esta capital, y se cumpla lo mandado por la superioridad de que en semejantes funciones se mantengan con toda quietud y atoncion:
Mando que ninguna persona de qualquier estado o condicion que sea, lebante la boz para pedir se tenga esta diversion o otra, ni bitupere a comica alguna por el descuido que se adbierta en su papel; antes se mantenga en su aciento y lugar sin dar bozes, ruido ni alboroto, guardando la mejor armonia y compostura
Y atendiendo que la Rl Justicia o Comisarios de la Ciudad que la representan es a quien toca mandar lo que se a de ejecutar en estos actos para dibertir al publico vajo la multa de 20 Ducados y 30 dias de carzel al que se justificare contravenir a ello.
Y si goza de Fuero Eclesiastico o Militar se ara la Sumaria correspondiente pasandola a su Juez y dando cuenta al Excmº Sr Conde de Aranda para dar la providencia que convenga para este desorden.
Y para que llegue a noticia de todos se fija este edicto.

Entradas para el teatro

11 de septiembre de 1798
A finales de siglo los teatros de Murcia y Cartagena ofrecían una programación continuada, tanto de comedia como de drama. A veces de ópera también. La gestión de los teatros había sido el argumento de una polémica entre los elementos más progresistas y los más conservadores, puesto que por diferentes razones, su actividad se justificaba por ir parte de los beneficios a los conventos hospitales dirigidos por la órden de San Juan de Dios. Además el incontable número de elementos de la sociedad que disponían de pases o invitaciones gratuitas, para ellos y sus familias, mermaba la recaudación.

150911Viose un Auto proveido por el Sr Corregidor a la instancia de Maunel Franco y Felipe Bueno, Ympresarios de la Compañía comica que se ha admitido a representar en esta Casa Teatro para el dia de ayer, en que Manda su Sriª continuen sus funciones desde el de mañana en adelante cobrando de los concurentes los precios siguientes:

La entrada diaria de comedias de capa y espada en diez quartos

De medio teatro, onze quartos

Teatro entero, doze

Palcos:

Primero, inclusa la entrada, treinta Rls

El del numero ocho de los mismos, quarenta Rls

Palcos segundos, inclusa la entrada,veinte Rls

Asientos de luneta, dos Rls cada uno

Varandillas, un Real

Patio, medio real

Primera y segunda fila de la tertulia, un Real

Los restantes asientos, medio real.

Teatro Sacro en Fortuna

Fortuna, 10 de julio de 1750
Auto de Reyes en Patiño
Auto de Reyes en Patiño
Los estudios teóricos sobre el teatro popular en los lugares y pedanías de Murcia aseguran que, al márgen de los festejos navideños, debieron hacerse algunas representaciones de autos sacramentales en los momentos de Semana Santa y Corpus. Sin embargo, existen muy pocos testimonios sobre ello.
En la Villa de Fortuna, que acogería apenas unos cientos de vecinos, había una importante actividad en torno a los rituales. Algunos años, desde Murcia se convocaba a sus danzantes del Corpus y los de Abanilla para que actuasen en la capital en esa fecha. Así pues, no debe extrañar que una de las escasas noticias recogidas hasta ahora sobre teatro popular, venga de ese lugar, cuyos baños comenzaban a ser muy frecuentados a mediados del siglo XVIII.
Viose memorial de Antonio Miralles y otros vezinos de la Villa de Fortuna, haciendo relacion de la expecial debocion que sus moradores tienen a la Ymajen de Nrº Padre Jesus, y para su mayor venerazion a sus expensas han echo construir una prodijiosa echura de su Divina Magestad, siendo general el jubilo que en esto manifiesta el pueblo, y pretenden acompañarlo con la representacion de la comedia de Dn Juan de Espina en Milan, cuyo auto les impide la falta de bastidores, por lo que suplican a la Ziudad se sirba prestarles los que tiene para semejantes funciones, estando como estan promptos a obligarse a bolberlos tales y tan buenos como se les entregue, a satiafaccion del Ayuntamiento. Y haviendolo oydo, Acordo se les preste con el seguro y obligacion correspondiente, con interbencion de Dn Pedrº Faxardo.

Pablo Sistori en el teatro

1503122Murcia, 12 de marzo de 1773
Alguna vez se ha comentado que las compañías teatrales que actuaban en Murcia se componían de los autores, los actores, y, si acaso, una pareja o dos de bailarines para los intermedios y finales. Las de ópera eran más complejas con un mayor número de cantantes. Algunas traían sus propios músicos, pero con frecuencia se recurría a los intérpretes locales.
Las casas de comedias disponían de decorados y tramoyas que servían para todo tipo de escenas. En 1773, Pablo Sistori y Pablo Pebemonte o Piemonte eran los dos grandes pnitores locales, y no resultaría muy disparatado suponer que realizaran algunos decorados. Ambos participaron en la elaboración de un inventario de los peltrechos de la casa de comedias.    
En la Ciudad de Murcia y Casa Theatro de ella a 12 dias del mes de Marzo de 1773 años, concurrio el Sr Dn Salvador Binader Corbari, Regidor de ella y Comisario nombrado por su Ayuntamiento para las representaziones Ytalianas, Francº Boculini y Costantino Boccusi, Ympresarios de ellas, en quienes ha quedado rematada dhª casa,
Dn Pablo Sistori y Dn Pablo Piemonte, maestros de pintor, Gerardo Crespo y Francº Reyes, que lo son de carpinteria, vezinos desta Ziudad estos quatro ultimos, para justificar los peltrechos de dhª Casa Theatro por haverlos practicado a Joseph Pochi, Arrendador que fue de ella; y hallandose presente este, puso de manifiesto todos los referidos peltrechos y se valuaron en la forma siguiente:
– Primeramente 1 posada que es la primera que hai en dhº teatro; la qual se aprezio por lo respectivo a pintura en 225 Rls, y por lo que haze a carpinteria 160 Rls, que juntos todos hazen 385 Rls
– 1 telon grande de lienzo y botones apreziado la pintura y lienzo en 140 Rls, y la madera 40 Rls, que ambas partidas hazen 200 Rls
– 2 vastidores fixos, el lienzo y pintura en 86 Rls, y la madera en treinta, que componen 116 Rls
– 8 vastidores de lienzo, este y la pintura en 250 Rls y la madera en 73 Rls; todos 323 Rls
– Otros 8 vastidores de lienzo y la madera en 73 Rls y la pintura y lienzo en 200, que componen 273 Rls
– 4 vastidores de papel, apreziada la madera en 28 Rls y la pintura en 36, que hazen 64 Rls
– 1 foro de lienzo de tres vastidores, el lienzo y pintura en 190 Rls y la madera en 30, que componen 220
– 2 foros, el un vastidor de lienzo y el otro de papel, la pintura, papel y lienzo en 40 Rls y la madera en 15, que hazen 55 Rls
– 4 banbalinas de buelta de papel, este y la pintura en 50 Rls, y la madera 18 Rls, que importan 68 Rls
– 5 banvalinas (s), las 4 de lienzo y la 1 de papel, apreziadas la pintura, lienzo, papel y madera en 36 Rls
– 12 varales con 34 candilexas, apreziada la madera en 6 Rls, y las candilexas en 136, que vale todo 142
– 12 candilexas a la cara del tablado y otras 4 mas añadidas, apreciadas en 70, y 2 mencheros (s); todos ellos en 80 Rls
– 8 caxas de arriba y 10 de avaxo, apreziadas en 100 Rls
– 1 caxa de aforo de arriba de madera, en 8 Rls
– 2 tornos en la pared fixados, apreaciados en 30 Rls
– 8 vastidores de papel que antes estaban de galeria y ahora se hallan de templo; el papel y pintura en 160 Rls y la madera en 73 Rls, importan todos 233 Rls
– 9 vastidores de papel con pintura de jardin, valuado el papel y pintura en 80 Rls, y la madera en 64, componen 144 Rls
– 3 vastidores de lienzo sueltos, que el uno sirve de puerta, la pintura y lienzo en 40 Rls, y la madera en 12, todo 52 Rls
– 1 foro de salon de lienzo de 3 vastidores, apreciada la pintura y lienzo en 96 Rls y la madera en 4 que componen 100 Rls
– Otro foro ygual de lienzo: la pintura y lienzo en 190 Rls y la madera en 8, componen 198 Rls
– 1 telon de alcabuete (s) de salon, de lienzo; este y la pintura en 140 Rls y la madera en 10, importa 150
– Otro telon de lienzo de pintura de vosque; el lienzo y pintura se aprecio en 150 Rls, y la madera en 8 importa todo 158 Rls
– 2 vastidores de lienzo con pinturas de medio salon: el lienzo y pintura en 60 Rls y la madera en 12, componen 72 Rls
– 1 elevazion corriente de madera, en 30 Rls
– 1 escotillon corriente armado, en 32 Rls
– 1 escalera de madera de cinco escalones para vaxar al foro en 8 Rls
– 40 bancos, 2 de ellos sin respaldos, en 800 Rls
– 10 tahuretes para los musicos en 80 Rls
– 3 lunetas con 50  asientos y con 41 serrajas y sus llabes en 500 Rls
– 14 aposentos con sus serrajas y llaves, y 5 esteras de esparto valuadas estas en 5 Rls
– 72 sillas pequeñas con asientos de anea, las 5 de ellas inutiles, en 174 Rls
– 41 sillas grandes con asientos de anea, la una de ellas hecha pedazos, en 160 Rls
– 11 lampareros de madera con 8 lamparas de vidrios, en 20 Rls
– 1 farol de vidrio y otro con solo el almazon (s), en 9 Rls
– 3 mesas para cobrar y 1 silla grande con respaldo para lo mismo, en 110 Rls
– 7 llabes para las puertas de mugeres y bestuario, y 4 de vailarines, que se anotan sin dar prezio
– 1 flauta o palo y siervo de carton; 1 peñasco de lo mismo; 1 vanco de almohada, 1 fuente de papel, 1 cueba de lo mismo, 1 acha de madera, 2 mazas, 1 rodela de oja de lata, 1 pellejo para flauta, y 5 candeleros, todo apreciado en 8 Rls
– 6 tableros pegados en la pared, y 4 perchas que no se baluan y se anotan para la entrega.

Autos de Reyes

7 de enero de 1911
LOS REYES EN LA HUERTA.
Este año se ha representado en muchos pueblos y parajes de la huerta, el coloquio dramático titulado “La Adoración de los Santos Reyes”.
Hace algunos años, no se representaba más que en el Palmar, donde no se ha interrumpido la tradición por más de medio siglo. Este año hay un verdadero resurgimiento de “Los Reyes” en la huerta murciana. El coloquio representado siquiera sea formalmente, resulta religioso é interesante. Cuando lo representan pa devertirse es una profanación. Hay de todo.
El coloquio original está dividido en tres actos y es para representarlo en el teatro. Pero para representarlo al aire libre, como se representó ayer, se hace un arreglo y se reparten las escenas más interesantes entre las plazas y calles, ó los caminos y sendas, y las iglesias ó ermitas. La primera parte comprende la llegada á Jerusalem de los tres Reyes, cada uno por su lado y guiados los tres por la misma estrella (un niño muy mono con alas); el encuentro y reconocimiento de los tres Magos; la visita á Herodes, la cortesía fingida de este para con los egregios huéspedes mientras están delante y su furor é iracundía cuando se van (momento y monólogo de prueba para el que hace el papel de Herodes, que es él más fuerte). La segunda parte se representa en la Iglesia, ó en la ermita, con más ó menos extensión; según la confianza que al párroco ó capellán tienen en la formalidad y religiosidad de los que representan los Reyes.
Si se teme que lo habrían de tomar á broma y chacota, los reyes no hacen otra cosa que oír la misa en el presbiterio, sentados en los sillones presbiteriales; pero si con certeza se cabe que lo han de hacer en serio, se continua todo el coloquio; hace de Virgen la joven más hermosa del pueblo, ofrendan oro, mirra é incienso los Reyes; les contesta la Virgen toda ruborosa y conmovida; toca el órgano, si lo hay, y si no las guitarras, las bandurrias y las panderetas la Marcha real, y enseguida se dice una misa que la oyen todos con fervor religioso. Parece algo primitiva, que recuerda los autos y las fiestas especiales que se hacían en las Catedrales los días de Pascua de Navidad.
La nota de la muchacha que representa el papel de Virgen, es siempre tierna y muy poética. Su belleza, su candor y su turbación, cuando dice las primeras palabras, contestando á los Reyes, que la han preguntado cuando nació Jesús…
“Ha tres noches, en esta misma cueva, le día a luz”,
son palabras temblorosas, que electrizan el auditorio.
La historia de estos Reyes es muy accidentada. Como llevan consigo un baile de pujas porque baile fulana, porque no baile, etc., y rifas de dulces á beneficio de la Iglesia o de la ermita, también con pujas á la línea; como los Inocentes (payasos) asnean mucho y corre la bebida, no han sido unos Reyes solos los que han degenerado en trigedía, dando su respectivo contingente á la cárcel y al hospital.
Este año, con haberse representado el coloquio en siete ú ocho partidas de nuestra huerta, no tengo noticia de que haya ocurrido en ninguna parte, nada desagradable. Así debe ser.
José Martínez Tornel
Baile de pujas en Aledo
Baile de pujas en Aledo

Teatro en Navidad

16 de diciembre de 1738
41216
A pesar del frio propio del invierno, las representaciones teatrales continuaban durante los dias de pascua, aunque la casa de comedias era una corrala o patio, sólo cubierto por unas lonas. Cuando llovía se suspendían las actuaciones que debían comenzar sobre las cuatro de la tarde, para acabar a la hora de la cena, sobre las siete de la noche.
Para respetar el calendario festivo, se ponían en escena obras de trama sagrada o moralizante con un gran aparato escénico, que con frecuencia era el atractivo principal del espectáculo.   
Viose memorial de Balthasar Garcia, autor de la Compañia que se halla representando, en que manifiesta tiene dispuestas para estas proximas Pasquas las comedias de “Sta Rita por Maria Ejipciaca”, “El Diablo Predicador” y “La Magdalena de Roma”, todas ellas con las tramoyas que les corresponde, de que se ocasiona crecido gasto, y para sanearlo concluye pidiendo que en las entradas se haumente (s) lo que la Ciudad tubiese por combeniente, dando al mismo tiempo la providencia que corresponde para que el crecido numero de personas que entran sin pagar lo executen no teniendo regalia que los exima.
La Ziudad, haviendolo oydo, tratado y conferido, Acordó que en dhªs comedias se haumente la entrada de dos quartos por persona, prezediendo que el Sr Marques de Beniel, Rexidor Comisario, se actue de las tramoyas que cada una tiene y disponiendo que el tramoyista cumpla con su obligacion en la mayor desencia de ellas, sin permitir falte ninguna de las que les corresponde. Y por lo que mira a las personas que entran sin pagar, dhº Sr practique la diligencia que lleba entendido guardandose el estilo.

INVITACIÓN

ARCHIVO1412