Murcia, 15 de mayo de 1780
Los baños de mar en las costas murcianas se practicaban con frecuencia, a pesar de la amenaza de los corsarios y piratas cuyo negocio consistía en el secuestro y posterior trámite del rescate.  Por ello, el termalismo fue cobrando importancia a lo largo del siglo XVIII. En las cercanías de Murcia fueron muy frecuentados Alhama y los Baños de Mula. Estos últimos gozan de una dudosa fama, puesto que allí se reunían (y según algunos se sigue haciendo) los adulteros de forma secreta. Así, resulta un tanto delicado mencionar la frecuencia con que presbiteros, capellanes y canónigos acudían a esos baños.
Catedral.- En vista de certificacion jurada del medico Dn Antonio Conca, fhª de ayer y suplica del Sr Palomares, Canónigo, para concesion de enfermeria abierta con que pase a baños Termales de la Puebla de Mula a buscar remedio de sus quebrantos, Acordó el Cavildo concedersela para fuera de la Ciudad al fin expresado por tiempo de un mes a su concienzia menos en el que no necesitase, y en la forma regular.

Average Rating: 4.6 out of 5 based on 198 user reviews.