Tornel 1916 -2016.- 2: Terremotos

TERREMOTO. Catástrofe en Lorquí
4 de abril de 1911
Entre febrero y abril de 1911, tuvo lugar una serie de importantes episodios sísmicos en todo el sureste español. El 3 de abril de 1911, la mayor sacudida se experimentó en el entorno de Lorquí, en donde la mayoría de los edificios, de muy mala factura, se vinieron abajo.
– Terremoto.- A las once y diez de ayer se ha dejado sentir en esta capital un fuerte temblor de tierra. El fenómeno ha durado tres o cuatro segundos, siendo más intenso, si cabe, que los ocurridos hace unos días.
– Alarma.- El fenómeno sísmico ha producido en al capital una alarma intensa y un susto mayúsculo. La fuerte trepidación del suelo hizo prorrumpir en gritos a cuantos se dieron cuenta de la importancia del fenómeno. Dentro de los edificios, la oscilación ha hecho vacilar a las personas y objetos, dando en tierra con los que no gozaban de una gran estabilidad. Las gentes, despavoridas, huían de las viviendas, creyendo les había llegado la hora de la muerte y temiendo morir aplastadas al dar en tierra los edificios. Mujeres, niños y no pocos hombres han sufrido sustos enormes notándose en los semblantes las huellas del efecto moral que ha producido el temblor de tierra.
Efectos del terremoto.- La gran intensidad del fenómeno sísmico ha producido en la capital y pueblos cercanos efectos materiales de consideración.
En Alcantarilla.- En el vecino pueblo de Alcantarilla, el temblor de tierra derribó la pared situada a la espalda de la casa escuela. No ha ocurrido desgracia alguna.
En Cotillas.- Los desperfectos que ha causado el terremoto en este pueblo son de más importancia que los ocasionados en el anterior. Varias casas amenazan ruina.
En Lorquí.- Próximamente a las once y quince minutos se ha dejado sentir una fuerte trepidación de tierra. El pueblo se encuentra en estado casi ruinoso. Son muchos los edificios que amenazan dar en tierra. El vecindario está consternado, no atreviéndose a penetrar en las viviendas por temor a morir aplastados. Varias paredes han caído no ocurriendo milagrosamente desgracias personales.
Auxilios.- De la estación del ferrocarril han salido par Lorquí personal a las órdenes de los jefes del depósito de máquinas y sección y el inspector del movimiento. El objeto del viaje obedece a haberse recibido noticias de que la estación de dicho pueblo y las casillas de los guardas barreras amenazan un hundimiento.
Daños en Lorquí.- Las últimas noticias que recibimos de Lorquí nos dan cuenta de los daños causados en aquella estación por el terremoto. La estación se ha agrietado. La casa del guardabarrera Francisco Miñarro, se ha desplomado por la parte alta. Habrá necesidad de derribarla. La casa del guardabarrera Pascual Cano ha quedado en tal estado que habrá que tirarla al suelo pues amenaza ruina. En el pueblo se han caído tres o cuatro casas y se dice que hay algunos heridos.
Diario de Murcia.- El terremoto de ayer produjo más impresión y más alarma que el del 21 de marzo, porque como no se repiten con tanta frecuencia, al iniciarse otro, se teme instantáneamente que sea mayor y hasta horroroso, pasando por nuestra imaginación el recuerdo fatídico de Mesina. A mí, el de ayer me cogió en mi mesa de escritorio sentado en mi sillón y con la pluma en la mano para empezar un artículo sobre la Cámara de Comercio. Sentí lo mismo que en el otro: primero el traqueteo del sillón, luego el de la mesa y últimamente el ruido de la puerta vidriera de la calle; y también dije ayer lo mismo que el día 21. ¡Dios Mío! ¡Dios mío! Y no dije más, ¡A ver qué otra cosa se va a decir cuando en realidad se puede temer quedar uno aplastado bajo las ruinas de la casa en que vive!
Yo quiero mucho a D. José Canalejas, y me alegro de que haya vuelto al redondel, digo al Gobierno, porque el toro que hay en la plaza política, le toca a él despacharlo; pero la verdad, en el estremecimiento pavoroso del terremoto, no se me ocurre invocarle ni llamarle, diciendo: ¡Canalejas de mi vida! ¡Moret de mi alma! y eso que sé que esos hombres valen por los elementos… liberales. Lo que digo es lo que he dicho y si me da tiempo, añado. ¡María Santísima! ¡No que nó!
No tengo la filosofía del justum et tenacem virum, del que decía el escritor romano “que si viera el cielo hundirse y abrirse la tierra deshecha y sacudida, él marcharía impávido sobre las ruinas”. Ese tipo del estoico, es muy difícil encontrarlo en una persona de carne y hueso. Y menos ente los creyentes entre los que estamos convencidos que ha de llegar un día terrible, aunque cuando caeli movendi sunt et terra.
Estas evocaciones piadosas tranquilizan bastante, porque envuelven una súplica, una apelación a la Misericordia Divina, pero no hacen que desaparezca el temor. Como no tranquilizan tampoco las consideraciones científicas, aun siendo tan razonadas como las que publica en este periódico mi buen amigo, el Señor Pato y Quitana. Porque el caso es que en poco tiempo son tres los terremotos que nos han avisado que vivimos sobre un volcán.
De todos lo modos, no nos queda más que una resolución vulgar, pero suprema que se encierra en aquellas palabras con las cuales se puede desafiar hasta a la fatalidad del destino: ¡Sea lo que Dios quiera! Y a vivir.
José Martínez Tornel
El terremoto de ayer.- El fenómeno sísmico que tanto pánico produce, se ha repetido en Murcia en el intervalo de pocos días, con una intensidad casi semejante al excepcionalísimo que sentimos el día 5 de Mayo de 1902. Como siempre que tiembla la tierra temblamos de miedo reconociendo nuestra pequeñez ante la potencia de las fuerzas naturales, pero pasado el susto, tan frescazos y tan soberbios como siempre, creyéndose cada cual embajador, director de la Omnipotencia que preside el movimiento y la vida universal.
…. vamos al asunto que en esta ocasión es el explicar según nuestro leal saber y entender, las causas de los terremotos en la región murciana.
En nuestra provincia existen los siguientes focos de fenómenos sísmicos:
1º.- la senata (¿?) de Lorca donde existen tres capas de mineral de azufre entre enargas yesosas y calizas.
2º.- Los baños de Alhama, Archena y Fortuna.
3º.- las rocas anócenas que circundan el valle del Segura desde Murcia a Guardamar.
4º.- El eje que desde Cabo de Gata al Cabo de Palos ocasionó en la época terciaria los criaderos metalíferos que tanta fama y riqueza han dado en las zonas mineras de Almagrera, Mazarrón y Cartagena.
En tales focos existen materiales geológicos de buena disposición, para dar lugar a combinaciones químicas, que elevando la temperatura de los elementos combinados, producen gases que al alcanzar enormes temperaturas, pueden producir no solo grandes conmociones terrestres sino la expulsión a la superficie, por fenómeno eruptivo, de rocas subterráneas, en tal o cual grado de fusión. La zona de peligro es tan extensa y los agentes peligrosos existen en tal cantidad, que el descubrirlos pudiera entenderse que nuestro propósito es dar un mal raro a los miedosos e inquietar a los de ánimo mas fuerte. No hay tal cosa, pues ni sabemos ni queremos amargar existencias, ahora ya amargadas con las cosas y sinsabores propios de las flaquezas físicas y moriales de nuestros organismos.
… existen elementos salvadores que anulan total o parcialmente la agitación de aquellos. Elementos salvadores son todas las aberturas por donde los gases producidos en el interior salen a la superficie antes de que se efectúe la acumulación y la presión suficientes capaces de ocasionar los fenómenos sísmicos o eruptivos, Las aberturas hacen el papel de válvulas subterráneas de seguridad que evitan la ruptura de la enorme caldera evitando que los gases lleguen a cierto grado de dilatación. Las válvulas de seguridad, unas naturales, y otras artificiales, existentes en la región en que tratamos, son innumerables. Consisten en grietas que salen al exterior, grietas comunicadas con oquedades interiores por donde se extienden los gases sin que la dilatación encuentre obstáculos que vencer y destruir. Consisten en manantiales de aguas sulfurosas a mayor o menor temperatura …/…
Sin tal aparato respiratorio, la hermosa región murciana no sería una de las más hermosas del globo por sus hermosos campos, por sus fecundas vegas, por sus flores, por su cielo, por sus hermosas mujeres, y sí inmenso montón de ruinas que recordaran con dolor una serie de horrorosas catástrofes. No hay pues, que exagerar peligros, ni tener más temores que los racionales. Hay que recordar que desde hace cerca de un siglo, los terremotos no han tenido intensidad bastante para ocasionar catástrofe, y si se discurre que la intensidad ha disminuido desde que se han multiplicado las aberturas, o sean las válvulas de seguridad, puede esperarse que por aquello del aparato respiratorio, el monstruo no nos dé qué sentir.

Francisco Pato y Quintana

 

Nave del trascoro de la catedral

Catedral de Murcia, 17 de abril de 1733
Como se ha comentado alguna vez, entre 1728 y 1733 los episodios sísmicos fueron contínuos, y algunos debieron ser de fuerte intensidad. Junto a esto, el primer proyecto de imafronte o fachada de la catedral era, al parecer, excesivamente recargado planteando serios problemas a la estructura de la nave llamada del trascoro. Es sabido que para afianzar esa fachada, era preciso dotar de la fortaleza necesaria a los arcos de esa nave. Pasado un tiempo, esa primera fachada se desplomó, y se procedió al diseño y construcción de la actual.      
150417El Sr Dn Rafael Guerrero, Fabriquero maior de esta Stª Yglesia, dio noticia al Cavildo como con el motivo de haberse reparado las quiebras que tenian por fuera las pilastras de la portada principal de ella, se avian reconocido otras quiebras que se han augmentado y descubierto de nuevo en los arcos principales de la bobeda del trascoro y en las paredes que hay sobre ellos indicando algun desplomo en la pared principal de dhª portada, y amenazando ruina dhºs arcos por el quebranto que se descubre en ellos y en dhªs paredes por muchas partes, por lo qual el Maestro que ha reparado dhªs pilastras de la parte de afuera, es de sentir que para la seguridad y firmeza de dhºs arcos prinçipales, paredes y bovedas del trascoro de esta Stª Yglesia sera conveniente y precisa por el daño y peligro de los terremotos haçer otros arcos nuevos por vajo de los antiguos con pilastras y colunas correspondientes por la parte de adentro que los reciban y sustenten en qualquier acontezimiento y movimiento.
Confirio el Cavildo y Acordo que los Sres Contadores con dhº Sr Fabriquero maior hagan reconozer el quebranto de dhºs arcos, paredes y bovedas del trascoro por los maestros de Arquitectura que haya en esta Ciudad para que informen del daño que hay y del peligro que puede resultar de dhªs quiebras y del remedio que discurran para la seguridad de la obra y resguardo de la ruina que amenanza, y de todo den quenta al Cavildo para determinar lo que convenga.

Semana Santa y terremotos

1 de Abril de 1732
150401La Semana Santa de 1732 se vió alterada por los fortísimos episodios sísmicos que se dejaron sentir en todo el Reino y que venían sucediendo desde cinco años atrás de forma continuada. Muchos edificios, entre ellos la catedral de Murcia y su nueva fachada, se vieron afectados. Se tiene noticias de daños en lugares como Alumbres, Fuente Álamo y Mazarrón por los comunicados que enviaron los párrocos, pero previsiblemente muchos cortijos y viviendas aisladas de los campos quedaron seriamente afectados.
Las procesiones no salieron y en las iglesias se realizaban rogativas y conjuros con la plegaria “Pro serenitate”.
Viose zertificacion de Juan Pastor y Francisco Coronado, maestros beedores del oficio de albañileria, hecha de horden del Sr Correjidor, que contiene los reparos que necesitan las casas de la Corte por el quebranto que an padecido con los continuados temblores de tierra que an sobrevenido en estos dias,
Y la Ciudad, haviendola oido y al Sr Correjidor que manifestó la precision y brevedad para la ejecucion de estos reparos por el eminente riesgo que amenazan dhªs casas, Acordo que los Cavalleros Procurador General y Obrero Maior hagan se practique nuevo reconocimiento de ellas por dhºs maestros, quienes zertifiquen con yndividualidad de los que se necesitan hacer y su coste, y se traiga para resolver, haciendo al mismo tiempo reconocer las demas casas propias de esta Ciudad dando quenta del estado en que se hallan y los reparos de que necesitan y las personas que tienen obligacion a ejecutarlos, y de todo traigan razon.