Esto no es lo que parece… Señor Juez.

Esto no es lo que parece… Señor Juez.
En verdad, parece que los hechos se tornan según los fiscales en mi contra y que la prensa,
(sotovoce : ¡Que Dios les perdone!)
ha venido contando muchas cosas que me involucran en el asunto. Pero en realidad, yo no estoy aquí para hablar de ellos, o de algunos de ellos, que solo tratan de incomodarme.
Su Señoría comprenderá que esto de venir aquí a contar todo eso me resulta muy incómodo, con todo lo que tengo que hacer. Y además no me han acompañado los técnicos de imagen, que tienen aprendido el protocolo de cómo hacerme fotos, y de todo eso. Es tan pesado todo esto…
Verá Su Señoría: Aunque la cita la ha puesto V. S., y que por ello he tenido que aplazar otros asuntos urgentes, deberá anotar que lo he hecho por mi propia voluntad, sin apremios ni arrestos. Porque, insisto, todo esto no es lo que parece, y puede explicárselo tomando un café.
Los tiempos están muy agitados, y con las prisas se pueden olvidar algunas cosillas, o pasarlas por alto. La actividad de mis cargos resulta tan dinámica, que suelen colarse algunas tonterías, de las que luego ni siquiera puedo acordarme. Total, aunque estoy en este puesto porque me votaron, debo dar cuentas primero a los del partido. Ya se encarga la maquinaria de explicarlo a esos. De aquí a cuatro años, todo esto habrá pasado y como les habremos contado todo lo que decimos que queremos hacer, y se lo habrán creído…
/al oido: -Porque, créame V. S. Se lo creen todo y nos votarán/.
En fín. Su Señoría disculpará que no pueda dedicarle más tiempo, y esto solo es una cordial visita de cortesía. Y si no es mucha molestia para V. S., le ruego sea breve en decirme para qué me ha llamado, insistiendo, créame, en que todo eso no es lo que parece.

Deja un comentario