Pelea entre marineros

DSC_0017Cartagena, 11 de mayo de 1738
Pareció Nicolás Fipo, consejero de la Galera San Felipe, y dijo:
Que por cuanto en el disgusto que tubo con Pedro Casal, piloto de la misma galera, resultó herido de las heridas (s) que este le dió, de que a el presente se halla sano y fuera de peligro. Y habiendo interiormente perdonado la ofensa y derecho que pudiera tener con el dicho Pedro Casal, ahora es la voluntad del otorgante ponerlo en ejecución por instrumento público.
Y desde luego, teniendo presente la Santa Ley de Jesucristo y lo que enseña por sus Sagrados Evangelios, perdona al dhº Pedro Casal de la ofenza (s) que le hizo remitiéndole todos los agravios que contra el otorgante le hiso, y se aparta de los derechos y acciones que le competían en la causa fulminada de oficio por el Señor Auditor de las Reales Galeras, para que ahora ni en ningún tiempo se tenga como parte. Antes bien, pide y suplica al Sr Auditor le haya por apartado y desistido y que la determinación de la causa sea, atendiendo a su desestimiento que lleva hecho. Y que para la seguridad de no tener mas cuestión en adelante, dé fianza el dicho Pedro Casal de que no tendrá con el otorgante disgusto alguno, y si que vivirán como buenos amigos.
No firmó porque dijo no saber y a su ruego lo hizo uno de los testigos.

Deja un comentario