Riegos de Mula

Mula. 29 de junio de 1797
160629La huerta de Mula funciona, desde hace siglos, gracias a la construcción y conservación de la acequia mayor. Esa gestión, a diferencia de otras huertas levantinas que conservan la tradición árabe, se hacía mediante el reparto de agua, adjudicándola a quienes la necesitasen abonando un canon. Esto se debe a que por diversas causas, fue preciso reconstruir la vieja acequia por parte de un grupo de propietarios, ajenos a la gestión concejil.
En el siglo XVIII este reparto se hacía en las puertas del Ayuntamiento, originándose algunas cuestiones, por la disconformidad de las partes. Así, era habitual que los regidores apelasen a la moderación y tranquilidad durante ese ritual.
Teniendo por conveniente que el concierto de las aguas de esta Villa que diariamente se haze en la entrada de estas Casas Consistoriales se execute con el devido arreglo, presidido este Acto de la autoridad correspondiente, conforme a las ordenanzas que lo gobiernan: Dixeron que devian de acordar y acordaron asista y presida diariamente al explicado Acto el referido Señor Rexidor Decano, por quien se execute con toda quietud, tranquilidad, moderacion y arreglo, y que en los casos de gravedad que ocurriesen se de cuenta a su Merzed, dhº Sr Rexente, para que se adapten (s) las devidas providencias mediante a que las ocupaciones del Juzgado no permiten la diaria asistencia al explicado concierto; y en ausencia o impedimento del dhº Señor Rexidor Decano, lo sostituia el dhº Sr Diputado Dn Felipe Sanchez, a quienes para el efecto sus Merzedes confieren su comision en forma.

 

Deja un comentario